Patxi López ya sondea al PSOE para ser secretario general tras las europeas
Patxi López, exlendakari - efe

Patxi López ya sondea al PSOE para ser secretario general tras las europeas

Su equipo mantuvo una reunión con el PSM en Semana Santa donde desveló sus condiciones: solo irá a primarias si antes logra todo el poder orgánico

Actualizado:

Patxi López ha comenzado a sondear la disposición de las federaciones a apoyar su intento por liderar el PSOE. Según ha sabido ABC en fuentes conocedoras de esos contactos, pone cuatro condiciones: ser elegido secretario general antes que candidato a la Presidencia del Gobierno; que el congreso del partido se haga tras las elecciones europeas del 25 de mayo de 2014, para no "quemarse"; que las posteriores primarias sean un trámite de consolidación de su liderazgo; y cuarta, que Alfredo Pérez Rubalcaba "no salga de mala manera". 

Sus planes chocan con lo aprobado por el Comité Federal el 12 de enero, que solo prevé una consulta a militantes y simpatizantes por el cartel electoral de 2015; incluso, chocan con los planes de Rubalcaba, quien viene repitiendo que su "contrato" es de cuatro años, es decir, hasta 2016. Pero el exlendakari no quiere correr riesgos midiéndose primero con otros aspirantes a La Moncloa. Su estrategia pasa por pactar el poder orgánico y, con el PSOE ya controlado, erigirse en el candidato en unas primarias "casi por aclamación".

ABC tiene constancia de que en Semana Santa se produjo un contacto entre el PSE y el PSM para abordar la cuestión. La decisión de López de descubrir sus cartas precisamente con la federación madrileña no es baladí, porque en el 38 Congreso de Sevilla su secretario general, Tomás Gómez, fue quien intentó hasta el final convencerle, sin éxito, de que se presentara como "tercera vía" entre Rubalcaba y Carme Chacón.

"Depende de con qué venga"

Un año después, Patxi López cree llegado el momento de preparar el terreno para después de las europeas, no antes. Tras el previsible batacazo electoral, prevé una situación interna tan insostenible que obligará a tomar decisiones. Será el momento de tenerlo todo bien atado, a la vieja usanza: mediante un pacto cerrado entre las principales federaciones. Por eso ya ha descubierto sus cartas al PSM, la cuarta delegación en el 38 Congreso (aportó 79 compromisarios), y se está "dejando ver" con Andalucía (la primera,con 234) y Comunidad Valenciana (la tercera, con 87).

Si las convence -la disposicion del PSC (101 delegados) es una incógnita tras el distanciamiento de Chacón-, el exlendakari se sentará con Rubalcaba a negociar el "modus operandi" de la sucesión. Esta reflexión hace desconfiar a Gómez, adversario del hoy secretario general, hasta el punto de que su respuesta ha sido "depende de con qué venga". Dicho de otra manera: si se trata de heredar a Rubalcaba con el apoyo de Felipe González y la "vieja guardia", en la que encuadra a José Blanco y a exdirigentes como Manuel Chaves, hoy enfrentado a su sucesor en Andalucía, José Antonio Griñán, López "tendrá problemas".

El PSM le ha aconsejado que se "acerque" a Griñán, cosa que lleva intentando meses, aunque la primera respuesta del todopoderoso barón socialista a la tentativa fue fría.

Hace mes y medio, Lopez dejó caer extraoficialmente su deseo de organizar actos en la primera federación del partido, pero Griñán lo paró. "No le gustó", reconoce una fuente cercana al presidente andaluz. Le pillaba a contrapié, en pleno cierre de filas con Rubalcaba tras fuertes tensiones entre ambos. De hecho, el 19 de marzo envió al vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, a reunirse en el Congreso con diputados y senadores de las ocho provincias para transmitirles un único mensaje: la federación ya no está en ninguna "operación Chacón" y hay que apoyar a Rubalcaba... hasta nueva orden.

La llamada de Ares

Pero López no ceja en su empeño. Hace quince días, según ha sabido ABC, el secretario de Organización del PSE, Rodolfo Ares, telefoneó a Susana Díaz, secretaria general de Sevilla, la provincia con más militantes socialistas, para insistirle en lo del acto. Díaz ha dicho que sí pero con la advertencia de que, en este momento, el PSOE-A no quiere más "lecturas sucesorias", asegura una fuente próxima a la dirigente.

Además, Patxi López se reunió a solas en Madrid hace dos meses con el secretario general del PSPV, Ximo Puig, en lo que tan solo fue un "intercambio de impresiones sobre la situación del PSOE", sin hablar de futuro, según confirmó el propio Puig a ABC. Puig asegura que López no ha pedido celebrar actos allí. Tampoco le hace  falta porque su cargo de Relaciones Políticas de la Ejecutiva, creado "ad hoc" por Rubalcaba para él, da cobertura a sus viajes.

Juntos en Badajoz

La última vez que se les vio juntos fue ayer,en Badajoz para asistir a la conferencia sobre modelo fiscal del PSOE con el secretario general extremeño, Guillermo Fernández Vara, con quien el líder vasco mantiene una magnífica relación jalonada de frecuentes encuentros.

Respecto a su relación con Rubalcaba, algunas fuentes insisten en que éste no ve con buenos ojos las movimientos del exlendakari, y no se cansa de repetir que hay que acabar con las "intrigas palaciegas". Cuando estalló el "caso Ponferrada", López hizo gestos de desmarque que no gustaron a su mentor y luego, tras la remodelación de la Ejecutiva, él ha devuelto el golpe diciendo que ahora la dirección debe demostrar que está "a la altura de la situación que vivimos".