Feijóo: el «personaje» Bárcenas «pagará por lo que ha hecho»
Alberto Núñez Feijóo se ha reunido este lunes con Mariano Rajoy en la Moncloa - emilio naranjo / efe

Feijóo: el «personaje» Bárcenas «pagará por lo que ha hecho»

El presidente de la Xunta de Galicia acusa al extesorero del PP de «utilizar» al partido para «enriquecerse»

Actualizado:

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado este lunes que no quería hablar del «personaje» Luis Bárcenas, extesorero de su partido, al que ha acusado de «utilizar» el «buen nombre del PP para enriquecerse». Eso sí, ha augurado que «pagará por lo que ha hecho». Así se ha pronunciado Feijóo en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras reunirse durante dos horas con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, un encuentro en el que han hablado sobre los «intereses» de Galicia y no sobre ese «personaje».

El presidente gallego ha señalado que Luis Bárcenas se ha «apropiado del buen nombre» de un partido para «enriquecerse». «Esta persona, estoy convencido de que pagará por lo que ha hecho», ha aseverado, para insistir en que el caso Bárcenas no formaba parte de la «agenda» de su entrevista con el jefe del Ejecutivo.

Rechaza que haya mediado en este caso

Al ser preguntado si ha realizado una labor de mediación entre el PP y el exministro Francisco Álvarez-Cascos en relación con el llamado «caso Bárcenas», Feijóo lo ha negado de plano. «No he tenido ninguna relación ni ninguna mediación, ni de forma directa ni indirecta, ni se me ha pedido», ha añadido. Según ha explicado, Cascos le envió un correo electrónico a raíz de una información publicada en un periódico de Asturias en el que se «citaba» a Manuel Fraga en relación con los llamados papeles de Bárcenas. «Me trasladó el interés para que no manchemos el nombre del presidente Fraga», ha proclamado, tras insistir en que no ha realizado labores de mediación en este caso.

«No me creo nada del señor Bárcenas»

Dicho esto, ha reiterado que no quería «aprovechar» la tribuna que se le brinda desde el Palacio de la Moncloa para hablar de ese «personaje» y ha recalcado que él ha venido a hablar de las preocupaciones de 2,8 millones de gallegos. Preguntado después si cree que el extesorero está chantajeando al partido, el presidente de la Xunta ha manifestado que no se cree «nada» de él y ha añadido que por eso no podía «ser partícipe» de sus «estrategias de defensa». Eso sí, ha dicho que «la agenda en España no la puede marcar ese señor». «No me creo nada del señor Bárcenas -ha enfatizado-. Creo que la inmensa mayoría de los españoles, en este momento tenemos un enorme escepticismo sobre lo que dice, sobre lo que calla y sobre lo que habla».

¿Próximo inquilino de la Moncloa?

Al ser preguntado después si se imagina como próximo inquilino de la Moncloa, sus primeras palabras han sido que ésta era una rueda de prensa «lo suficientemente seria». A renglón seguido, ha manifestado que su «compromiso es conocido» y es «ser el presidente de Galicia».

Según ha agregado, sus «intereses son los intereses generales de los gallegos». Y en el ámbito político, ha proseguido, su «compromiso» es «ayudar en todo lo que pueda al presidente de su partido y del Gobierno de España». «Ésa es mi máxima ambición en política, es ayudar al presidente del Gobierno en todo aquello que me solicite», ha recalcado.

Un año «muy difícil» para Rajoy

Sobre si ve a Rajoy preocupado por los datos de las encuestas y el deterioro de su imagen, Feijóo ha asegurado que «la preocupación fundamental» del jefe del Ejecutivo es cuando iniciará España una etapa de recuperación después de un año «muy difícil».

De hecho, ha dicho que Rajoy ha tenido el año «más difícil» que ha vivido «nunca un presidente del Gobierno, a excepción de la Transición», puesto que, en su opinión, ningún jefe del Ejecutivo se ha enfrentado nunca a tantos problemas «económicos, financieros y de la reputación de España a la vez». «Y la gran cuestión es cuando podemos empezar unas políticas de crecimiento, dado que estamos en una segunda recesión y Europa en un momento de extraordinaria dificultad», ha concluido el presidente gallego.