El fiscal pide imputar a tres aristócratas y a una decena de empresarios
Gao Ping, sale de la Audiencia Nacional donde debe comparecer a diario - Oscar del Pozo
Operación contra la mafia china

El fiscal pide imputar a tres aristócratas y a una decena de empresarios

Los acusa de blanqueo y de un delito contra la Hacienda Pública por traer dinero a España a través de la red de Gao Ping

Actualizado:

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, instructor de la operación Emperador contra la mafia china de Gao Ping, la imputación de otras 13 personas por delitos de blanqueo y contra la Hacienda Pública. El fiscal solicita la imputación de tres aristócratas: María Margarita de Borbón Dos Sicilias; su hermana, María Inmaculada; y la hija de ésta, María Ilia García de Sáez, quienes según las investigaciones recurrieron a la red de blanqueo de la trama israelí, liderada por Malka Maman, para traer a España grandes cantidades de dinero en efectivo procedente de cuentas en el extranjero, burlando de esta forma los controles.

Más de tres millones de euros

En ocasiones ese dinero había pasado previamente por cuentas de los miembros de la organización en países como Suiza, India, Pakistán, Israel o Egipto. Entre las nuevas imputaciones pedidas están también las de varios empresarios como el ex consejero delegado de Banesto, Enrique Lasarte o la de Antonio Banus, sobrino del promotor de Puerto Banús en Málaga, que fue grabado por la Policía en uno de sus encuentros en Madrid con la cabecilla Malka Maman cuando supuestamente esta le hizo entrega de unos 100.000 euros ya lavados. Estos trece nombres forman parte de la treintena que han puesto al descubierto las investigaciones policiales. En siete meses, un selecto grupo de empresarios y sociedades españoles lavaron más de tres millones de euros con la mafia china y la rama hebrea.

Nombres y sociedades como los mencionados aparecen en faxes y conversaciones en al menos una o dos ocasiones en los informes elaborados por la Udyco de la Policía. Fue a esta parte de la trama a la que se llegó en último lugar cuando se investigaba a Gao Ping y su organización. Pero la hebrea es la más profesional y especializada de las destapadas en las operaciones de blanqueo, fraude y evasión fiscal.

Funcionaba con una doble vía. Por un lado, captaban a empresarios que generan mucho dinero en metálico y estos se convertían en actores o donantes de billetes pequeños para sacar del país y recibir luego las cantidades equivalesnte desde cuentas bancarias radicadas en paraísos fiscales.

La otra vía era la captación de clientes «receptores», empresarios y fortunas españoles con sumas depositadas en paraísos fiscales que necesitaban traer dinero a España. Para evitar el control de los servicios de prevención de blanqueo recurrían a la mafia china y a sus intermediarios.

En los próximos días se producirán nuevas peticiones por parte de la Fiscalía al juez Andreu, que deberá decidir ahora si imputa o no a los empresarios y aristócratas españoles que aparecen en las pesquisas.