El Ejército español logra detener a un importante líder de la insurgencia afgana

En una operación sobre la zona de Galachesmé asesorada por los militares desplegados en Afganistán

Actualizado:

Las tropas españolas en Afganistán han desplegado aviones no tripulados y helicópteros en varias operaciones realizadas en los últimos días contra la insurgencia, en apoyo del ejército afgano, en la provincia de Badghis, zona de responsabilidad española.

Las últimas operaciones de importancia en las que los militares españoles han apoyado a las fuerzas afganas se desarrollaron los pasados días 28, en Galachesmé, y 31 de enero, en Gostakh, que se saldaron con la detención de varios insurgentes y la incautación de armamento.

En ninguna de ellas se registraron heridos entre el contingente español, según han informado a Efe fuentes del Estado Mayor de la Defensa, que recalcan que este tipo de operaciones tienen como misión principal presionar sobre la insurgencia, para anular su capacidad de amenazar los núcleos de población en la provincia y contribuir a mantener la actual situación de seguridad.

En la operación realizada en Galachesmé participó la 3ª Brigada del Ejército Afgano, junto con los asesores españoles, que dirigieron una acción de dos batallones diferentes.

Durante la operación, según el Estado Mayor, se respondió a los ataques de la insurgencia y se logró detener a un importante líder de la zona, incautándose de diverso armamento.

El pasado 31 de enero, en la denominada Operación Gostakh, realizada de forma coordinada entre las fuerzas terrestres afganas y españolas, participaron medios aéreos ubicados en la Base Aérea de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat: un helicóptero CH-47 Chinook y dos Cougar de la Unidad ASPUHEL del Ejército de Tierra, dos helicópteros Superpuma del Destacamento HELISAF del Ejército del Aire, y un avión no tripulado (UAV) de la Unidad PASI del Ejército de Tierra. A estos medios se unieron dos helicópteros Apache norteamericanos, con base en Shindand.

Según el Estado Mayor, la Operación Gostakh ha sido un éxito y ha servido para demostrar por un lado la gran coordinación entre las unidades españolas y las afganas y por otro el cada vez más alto nivel de preparación de las Fuerzas Armadas Afganas (ANA).