Auditores detectan incoherencias en los supuestos papeles del extesorero del PP
El extesorero del PP, Luis Bárcenas

Auditores detectan incoherencias en los supuestos papeles del extesorero del PP

Una de las claves es el documento desvelado por ABC, que acredita la legalidad del préstamo a García Escudero

Actualizado:

Los supuestos apuntes contables del Partido Popular publicados por el diario El País no solo han supuesto una auténtica revolución entre la clase política de nuestro país. También han conmocionado a los expertos en contabilidad por las «muchas incoherencias» encontradas en los documentos. Así lo han afirmado a este diario tanto economistas, como auditores y expertos financieros consultados y que apuntan básicamente a dos grupos de irregularidades.

En primer lugar, el cruce de registros entre contabilidad oficial y contabilidad «B», un auténtico despropósito para los conocedores de la gestión de la tesorería. «Nunca un movimiento que queda registrado en las cuentas oficiales de una empresa o partido político tiene también reflejo en una contabilidad oculta», asegura un auditor que prefiere mantener el anonimato. Precisamente, ABC publicó el pasado domingo que el crédito de cinco millones de pesetas que el presidente del Senado, Pío García-Escudero, reconoció que había pedido al PP y que figuraba en la supuesta libreta del extesorero Luis Bárcenas está incluido en la contabilidad oficial del PP.

Transferencia bancaria

El reconocimiento por parte de García-Escudero de la veracidad de ese préstamo -solicitado para reparar los daños que había sufrido su casa en un atentado terrorista- fue esgrimido algunos medios de comunicación y partidos políticos como una prueba de la veracidad de los documentos publicados por el diario del grupo Prisa. Sin embargo, el registro desvelado por ABC en el que se refleja como García-Escudero devolvió en tres años la cantidad total a plazos mediante transferencias bancarias de su cuenta personal arrojan ahora serias dudas sobre la autenticidad de la supuesta contabilidad oculta de Bárcenas. «Una contabilidad B, por definición, es parca y reducida y nunca refleja operaciones que se lleven a cabo por transferencia bancaria. Lógicamente su objetivo es desvincularla de la contabilidad oficial», afirma otro profesional del mundo de la auditoría que ha analizado los papeles con este diario.

El otro foco de controversia suscitado por la libreta de Bárcenas entre el mundo económico se centra en las «incoherencias técnicas» de los documentos. «No responden a una contabilidad ordinaria, presentan importantes contradicciones», explica otro economista. El hecho de que las anotaciones estén realizadas a mano, si bien no es un hecho que demuestre su falsedad, también ha despertado algunas dudas. «Parece una contabilidad del siglo XIX. Aunque sea un registro oficioso, en estos tiempos normalmente se utilizan herramientas informáticas», concuye otro analista.