El día que Angela apoyó "con todas sus fuerzas" a Mariano
efe
CUMBRE GERMANO-ESPAÑOLA

El día que Angela apoyó "con todas sus fuerzas" a Mariano

Merkel expresó su total confianza en Rajoy en el momento más difícil de la legislatura para el presidente del Gobierno

Actualizado:

Mariano Rajoy llegó este lunes a Berlín en uno de los momentos más delicados de la legislatura para su Gobierno. Acosado por las acusasiones de supuesta corrupción en el partido, con los datos del paro desbocados y con las durísimas reformas sin efectos positivos visibles para los ciudadanos, el presidente del Gobierno tiene ahora mismo la valoración bajo mínimos. A lo que hay que sumar la petición de dimisión que acaba de hacer el jefe de la oposición, en consonancia con las protestas callejeras que, al estilo de marzo de 2004, se estaban produciendo cerca de la sede del PP. Y así se presentó en la Cancillería Federal de Alemania.

Rajoy llegó tranquilo a la cumbre con Merkel, e incluso se permitió sonreír y saludar a la prensa con total serenidad. Dos días antes había asegurado que “todo es falso”, en relación con el caso Bárcenas y las posibles retribuciones irregulares dentro del PP, pero su negación tajante no había hecho bajar la presión sobre él y su Gobierno.

En Berlín, sin embargo, encontró un aliado perfecto. La canciller alemana, Angela Merkel, está plenamente satisfecha con las reformas que ha puesto en marcha Rajoy en España para salir de la crisis, y así se lo hizo ver. “Tenemos gran respeto y admiración por sus reformas”, dijo la canciller, que se dirigió a Rajoy por el nombre de pila, Mariano, como gesto de complicidad y confianza. Acto seguido el presidente del Gobierno daría las gracias a “Angela”.

La relación entre Rajoy y Merkel es “intensa y estrecha”, según destacaron los dos. Van juntos en el mismo barco europeo, aunque hayan tenido discrepancias puntuales, y para ambos la estabilidad presupuestaria es clave en el camino de la recuperación económica. Merkel aprecia las reformas que ha puesto en marcha Rajoy en España, el coste que tienen y lo que tardan en producir efectos. Pero está convencida de que es el único camino correcto para salir de la crisis económica y sabe que Rajoy no cejará en su empeño hasta llegar a la meta.

Precisamente por eso, la sombra de la corrupción podía ser un obstáculo en la excelente relación bilateral, ante el riesgo de que afecta a la recuperación económica de España, por la pérdida de confianza exterior en nuestro país.

Merkel zanjó esa duda en seco durante la rueda de prensa posterior a la cumbre. Aseguró que confía plenamente en Rajoy y en su Gobierno, y en que sabrán salir adelante y solucionar esta situación. Más aún, aseguró que confía en la política de Rajoy y que le apoya con todas sus fuerzas. Una expresión de apoyo en un momento clave para el presidente del Gobierno que este, sin duda, supo apreciar.

El clima de confianza dio lugar incluso al sentido del humor. Rajoy agradeció a los alemanes que elijan España como destino de vacaciones, y alabó su buen gusto. Merkel sonrió, pero tuvo su réplica, y contestó que precisamente porque en su país prima la austeridad y el ahorro, luego los alemanes tienen dinero para irse de vacaciones, por ejemplo a España. Era su respuesta a las peticiones de Rajoy para que Alemania pusiera en marcha políticas de estímulo y crecimiento.

Rajoy regresó por la tarde a España con la satisfacción de tener el aliado más fuerte en Europa, y con la convicción de que ha tomado el camino correcto para salir de la crisis y crear empleo, y seguirá adelante "con ganas, ilusión, fuerza, coraje y determinación", a sabiendas de que ahora atraviesa el momento más difícil y de que lo superará porque todo lo que se le imputa, a raíz de los supuestos papeles de Bárcenas, "es absolutamente falso", según subrayó.