Laporta, la hija millonaria del presidente uzbeko y el capo ruso de Lloret
Joan Laporta, en una imagen de archivo - ABC
Trama de corrupción

Laporta, la hija millonaria del presidente uzbeko y el capo ruso de Lloret

El político es un asiduo en la urbanización de Karimova, la misma que la del encarcelado Andrei Petrov

Actualizado:

Hay amistades estrechísimas que no pasan desapercibidas; menos si los encuentros transcurren en lugares vigilados por muchos pares de ojos, como ha ocurrido en la investigación de la trama corrupta de Lloret. Y mucho menos si sus protagonistas tienen pedigrí. Es el caso del expresidente del Barça y político, Joan Laporta, un asiduo al que los agentes de Información de la Guardia Civil han visto moverse estos meses por misma urbanización en la que vivía el capo ruso Andrei Petrov en la localidad gerundense. Pero no era al cabecilla de la trama, encarcelado por supuestamente blanquear hasta 56 millones de euros, a quien iba a visitar Laporta, sino a su íntima amiga: la explosiva uzbeka Gulnara Karimova.

Karimova, además de ser la hija del presidente de Uzbekistán, tiene pasaporte diplomático y ejerció como embajadora de su país en España entre marzo de 2010 y junio del pasado año. Rica, bella y poderosa, es la dueña del conglomerado Zeromax, radicado en Suiza a efectos fiscales, pero con intereses en la minería, el transporte y la agricultura en su país. El principal club de fútbol uzbeko, el FC Bunyodkor, también estaba en sus manos y de hecho se le conoce como el equipo de la hija del presidente. Otro interés que Karimova comparte con Laporta y con el que ambos han hecho negocios cruzados.

Los investigadores no cuentan con indicios de que la empresaria, que vive a caballo entre varias ciudades europeas, haya tenido implicación con las operaciones de la trama de Lloret, pero la relación entre ella y Laporta no ha pasado desapercibida, sobre todo por las antiguas conexiones del expresidente del Barça con esa república asiática, siempre cuestionada por su nulo respeto de los derechos humanos.

Valija diplomática

La vecina especial de Petrov, que pasó de ser portero de discoteca a amasar una fortuna y presuntamente corromper a algunos concejales del Ayuntamiento de Lloret, disparó más alarmas en este caso ya de por sí enrevesado por la mezcla una vez más del crimen organizado, el blanqueo y los intereses urbanísticos y políticos. «Karimova tiene valija diplomática y eso supone una inmunidad de la que el crimen organizado suele tratar de aprovecharse», señalan fuentes del caso consultadas por ABC.

Hoy el juez Eloy Velasco, instructor del caso, elevará su exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en la que motiva que se impute al diputado de CiU y exalcalde de Lloret Xavier Crespo por cohecho y prevaricación. Él niega todo, pero tanto el ruso Petrov como el que fuera concejal de Urbanismo con Crespo, Josep Valls, han confirmado los viajes a Rusia pagados por el primero, así como entregas de dinero a cambio de concesiones.