El Gobierno pide un informe a la Abogacía del Estado sobre la declaración de Cataluña
Mariano Rajoy baja del avión recién aterrizado en el Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile - reuters

El Gobierno pide un informe a la Abogacía del Estado sobre la declaración de Cataluña

Quiere conocer si debe presentar un recurso y qué consecuencias jurídicas tendría la no presentación de ese recurso

Actualizado:

El Gobierno de Mariano Rajoy ha encargado un informe jurídico a la Abogacía del Estado para que analice la declaración aprobada por el Parlamento autonómico catalán, en la que se declara a Cataluña como sujeto político y jurídico soberano. El objetivo de ese informe es analizar la declaración, explicar qué efectos tienes, si el Gobierno de la Nación debe presentar un recurso y qué consecuencias jurídicas tendría la no presentación de ese recurso.

En una conversación informal con periodistas, a bordo del avión de la Fuerza Aérea Española que le trasladaba de Lima a Santiago de Chile, Rajoy incidió en la idea que había expresado horas antes, en la declaración oficial del Palacio del Gobierno de Perú, ante el presidente Ollanta Humala. Allí Rajoy dejó claro que poner en tela de juicio todo no sirve para nada, en alusión a la resolución aprobada en Cataluña.

Insiste en que el diálogo y la ley siguen siendo las armas del Gobierno de la Nación

Mientras Rajoy afirmaba en Lima que la resolución estaba fuera del espíritu de la Constitución y que el Gobierno aplicaría la ley si fuera preciso para dejarla sin ningún efecto, en Madrid, en el Palacio de la Moncloa, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, analizaba con su equipo punto por punto la declaración aprobada por los independentistas catalanas. En conversación con el presidente del Gobierno, Rajoy encargó a Santamaría que pidiera un informe a la Abogacía del Estado antes de fijar la respuesta definitiva del Gobierno.

En todo caso, Rajoy insiste en que el diálogo y la ley siguen siendo las armas del Gobierno de la Nación. El jefe del Ejecutivo no está dispuesto a entrar en una espiral de amenazas y discursos agresivos, pese a que algunos se lo pidan y desde Cataluña el mismo portavoz del Ejecutivo autonómico se sienta decepcionado por lo que llama «indiferencia» del Gobierno. La respuesta del Gobierno sigue siendo prudente, sin estridencias, y con nuevos llamamientos a la convivencia y al diálogo.

Rajoy confirmó en esa conversación informal con periodistas en el avión que se reunirá con Artur Mas próximamente, después de que el Rey le reciba en audiencia. Como ya fijaron en Gerona, cuando se inauguró la prolongación del AVE, Mas acudiría a La Moncloa tras pasar por el Palacio de la Zarzuela, lo que ocurrirá en las próximas semanas.

El presidente del Gobierno también ha destacado que ante el desafío independentista catalán cuenta con el apoyo del jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, con quien comparte una misma idea de España. Otra cosa es la rebelión de algunos diputados del PSC, fuera de control por completo de la dirección federal del PSOE.