Casi 2.500 soldados se fueron al paro en los últimos seis meses de 2012
Legionarios de la Brigada Ligera (BRILEG) en el Patio de Armas de la Base «Álvarez de Sotomayor» en Viator (Almería) - EFE
DEFENSA

Casi 2.500 soldados se fueron al paro en los últimos seis meses de 2012

Las Fuerzas Armadas se componen de 26.158 oficiales, 23.153 suboficiales y 79.006 militares de Tropa y Marinería

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cerca de 2.500 soldados salieron de las Fuerzas Armadas en los últimos seis meses de 2012, dejando la plantilla de tropa y marinería por debajo del máximo, que en los últimos presupuestos generales el Gobierno fijó en 80.000 para 2013. Mientras tanto, el número de oficiales y suboficiales se ha visto incrementado en más de 500 efectivos.

En total, según los datos del Ministerio de Defensa publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE), a fecha de 31 de diciembre de 2012 había 79.006 soldados y militares, casi 1.000 menos que el máximo fijado para 2013, y 2.481 menos que los que había el 12 de junio de 2012. En 2010 el máximo estaba en 86.000.

Según los datos proporcionados por el BOE, el reparto por escalafones en las Fuerzas Armada es: 26.158 oficiales, 29.153 suboficiales y los 79.006 militares de Tropa y Marinería.

La diferencia entre junio y diciembre corresponde al total de personas que han dejado las Fuerzas Armadas, voluntariamente o por la rescisión o no renovación de sus compromisos. En los últimos seis meses de 2012 no hubo ningún soldado ni marinero nuevo, ya que en todo el año pasado no se hizo ninguna convocatoria de tropa y marinería, una situación inédita desde el fin del servicio militar obligatorio.

La Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM) está «indignada» con esta «reducción drástica» de soldados y marineros, y ha avisado al ministro de Defensa, Pedro Morenés, de que se está convirtiendo en el «ministro del paro militar». El representante de esta asociación ante el Consejo de Personal para 2013, José Gómez Navarro, ha denunciado además que se está «echando a la calle» a mucha gente a la que se impide promocionar, «gente preparada, con formación», que ha completado estudios universitarios con los que «debería poder» acceder a las escalas superiores.