Patxi López propone refrendar la «voluntad de seguir viviendo juntos» en un nuevo Estado federal
Patxi López, en una imagen reciente - EFE

Patxi López propone refrendar la «voluntad de seguir viviendo juntos» en un nuevo Estado federal

El PSE defiende una reforma profunda de la Constitución que clarifique competencias y dote de más poder al Senado para «terminar con el chantaje» nacionalista. Previo «pacto ciudadano»

Actualizado:

El Partido Socialista de Euskadi (PSE), liderado por Patxi López, propone acometer una serie de profundas reformas en el actual entramado institucional español, incluida la Constitución, para avanzar hacia un modelo de Estado que simula al federal. Un nuevo esquema de organización política que supere los “problemas” del sistema autonómico de 1978, que los socialistas condensan en la “ambigüedad”del reparto competencial y la insolidaridad de las partes, lo que ha derivado en los últimos años en una “guerra sin fin” entre las comunidades autónomas –especialmente Euskadi y Cataluña- y la Administración Central por el poder.

Para hacer frente al “chantaje permanente de los nacionalismos” en su choque infinito con el Gobierno de España y órdagos soberanistas, los socialistas vascos consideran necesario plantear “un nuevo contrato ciudadano” que ratifique “la unidad y el deseo de seguir viviendo juntos, de forma solidaria y corresponsable” bajo un modelo de organización que tiende hacia el federalismo y que implicaría la "corresponsabilidad en la gobernanza común" por parte de unas comunidades autónomas mejor representadas en un Senado más poderoso que el actual.

“Queremos mejorar el funcionamiento del Estado autonómico, mejorando la coordinación y la cooperación federal del Estado”,aseguran los de Patxi López, que recogen su propuesta en la ponencia política de su próximo Congreso, a primeros de febrero. El presidente del PSOE y máximo dirigente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, también ha elaborado su propio documento en defensa del modelo federal, sistema por el que el socialismo español parece decantarse ya abiertamente.

En concreto, desde el PSE apuntan a la necesidad urgente de definir de forma clara las competencias de las autonomías, que tendrían un mayor peso y capacidad de decisión política representadas en una Cámara Territorial que sea representativa "de verdad". Es en ella donde podrían "participar en las decisiones fundamentales que afectan al conjunto de ciudadanos del Estado compartido”. En paralelo, los socialistas vascos apuestan por “impedir” que el Gobierno central “tenga instrumentos” que anulen las competencias de los poderes autonómicos –reservándose la vía de la normativa básica- como en su opinión está haciendo hoy el gobierno de Mariano Rajoy alimentando “las fuerzas centrífugas secesionistas”.

Nuevo proceso constituyente

Aunque no dicen cómo, los de Patxi López se inclinan por un nuevo proceso constituyente que sea refrendado por la ciudadanía, lo que podría conllevar la celebración de una consulta, algo a lo que el exlendakari ya ha dicho en dos ocasiones -en el debate electoral en ETB y en una entrevista en la radio pública vasca posterior- que no impediría, siempre y cuando se tratara de un proceso claro y de acuerdo a la legalidad.

Pero frente a los planteamientos de independencia que promueven los nacionalistas, el PSE apuesta por la unidad. Habla de un “nuevo pacto ciudadano” que ratifique y fortalezca la voluntad de convivencia de los vascos –y catalanes- “en el seno de la Comunidad Autónoma” y con el resto de España.

“Debemos elaborar algún procedimiento para ratificar la voluntad ciudadana de seguir viviendo juntos y terminar con el chantaje permanente de los nacionalismos que deslegitiman el carácter democrático del Estado compartido”, reza el documento del PSE. “Los Socialistas vascos –añaden-afirmamos nuestra voluntad de seguir viviendo juntos, tanto la ciudadanía vasca entre sí, como con el conjunto de los españoles (…) La reforma que planteamos no puede ser, en ningún caso, utilizada como excusa para trocear el Estado compartido. Al contrario, debe servir para reforzar la pertenencia de todas las instituciones al Estado común”.

Por último, y como han venido defendiendo desde el Gobierno vasco en los últimos años, los de Patxi López contraponen su idea de modelo organizativo político al de los nacionalistas al promover un “Estado de los ciudadanos”, y su libre “identidad individual”, frente al carácter unificador de los anteriores. Por esa razón tampoco hacen ninguna mención a la cuestión de la“indisoluble unidad de la nación española”, que recoge la Constitución.

La propuesta de reforma del marco político-institucional español, además de otras formulaciones sobre el entramado vasco, se recogen en el documento base de la Ponencia Política del PSE, de 47 folios, a la que ha tenido acceso ABC, y que el partido debatirá dentro de un mes en el congreso en el que Patxi López será reelegido secretario general.