?
Síguenos en
INNOVACIÓN

El espectáculo empieza en el césped: el mejor aliado de los futbolistas en el terreno

Con el futbolista como protagonista, en los estadios se cuida hasta el último detalle del terreno de juego, un ámbito en constante mejora para favorecer el juego y evitar lesiones

Juanjo Gonzalo

Compartir

El pasado 9 de noviembre la ciudad de Éibar se vestía de gala. Era una fecha para el recuerdo en el calendario de su equipo. La llegada de un siempre ilusionante Real Madrid marcaba una jornada pasada por agua. «Hace pocos años, el Eibar-Real Madrid se hubiera suspendido, o se hubiera jugado en un campo embarrado», apunta Pedro Fernández-Bolaños, coordinador para la calidad de los terrenos de juego de LaLiga. Los focos se centraban en el aguacero continuo, que no iba a ser óbice para los de Zinedine Zidane, que acabarían ganando en un terreno de juego que se mostró, durante todo el encuentro, en perfectas condiciones. Tras la disputa del choque, el césped de Ipurúa se ha convertido en un ejemplo. Su éxito es haber colocado un sistema de césped híbrido que da coherencia y consistencia al suelo para que no salten trozos de hierba y para que no esté blando. «Hay clubes que quieren que su campo esté como el del Éibar. Quieren saber qué hacer», apunta Pedro Fernández-Bolaños.

Pero los azulgranas no son los únicos en contar con este sistema en sus campos, pues en LaLiga Santander la mayoría de clubes tienen «su terreno de juego reforzado, así que se comportaría como Ipurúa ante lluvias como esas. Los pocos que quedan están en ese camino», dice en clara alusión a los recién ascendidos y dos o tres clubes más.

El campo del Eibar se ha convertido en un ejemplo para el resto de clubes.

En los últimos años, todos los esfuerzos han provocado una mejora sustancial en los terrenos de juego guiados por el Reglamento para la Retransmisión Televisiva, con el afán de ofrecer un producto atractivo en un escenario lo más bonito posible. Para ello han marcado directrices muy claras: el balón debe rodar perfectamente, la composición del césped debe ser estéticamente atractiva y la superficie debe tener el nivel de dureza o blandura justa para evitar lesiones. Así, el corte del césped debe estar entre 20 y 30 mm, con toda la superficie a la misma altura, y las marcas del terreno de juego deben ser rectas e iguales en anchura de acuerdo con la anchura de los postes. «La idea es que el partido no se retrase, no se suspenda y no cause ningún problema» indica Fernández-Bolaños. «Y que si empezaba a las 20:00 horas y terminaba a las 22:00, fuera así».

La tecnología del césped, en constante evolución

«En un terreno duro es difícil jugar. Al terminar sientes dolores por todos los sitios. Por eso es tan importante el césped».
Carlos Bacca

Que ha habido muchos cambios en los últimos años en los estadios es algo evidente, y el césped es uno de los ámbitos que más ha evolucionado. Así lo siente Carlos Bacca. El delantero del Villarreal C.F. agradece cuando el terreno de juego se mantiene bien cuidado y regado. «En un terreno duro es difícil jugar. Al terminar sientes dolores por todos los sitios. Por eso también es importante el reglamento».

En el Reglamento para la Retransmisión Televisiva existe, incluso, el requisito de hacer un informe sobre el terreno de juego en cada partido, que se debe entregar cuatro horas antes del encuentro en LaLiga Santander y dos en LaLiga SmartBank. En él se detalla el último uso del césped, lo duro que está, el plan de riego, la altura de corte… Una serie de datos que el equipo local presenta al visitante para que conozca la situación en la que se encuentra. Antes ese formulario se rellenaba a mano, se le hacía una foto y se enviaba tal cual.

«No era operativo», indica Pedro Fernández-Bolaños. La creación de la aplicación Greenkeeper permite un plus de comodidad para los clubes. El responsable local es el encargado de rellenar y enviar los datos, recibiéndolo el visitante y pudiendo interactuar. Al descanso del choque, ese informe se cierra, salvo que el director decida incluir alguna información adicional. Una información que se vuelca en una base de datos de tal modo que posteriormente permita conocer la evolución de un terreno de juego y, añade Fernández-Bolaños, «una capacidad de análisis enorme». Desde LaLiga se vio como una idea excelente y ahora se realiza un seguimiento exhaustivo de los 42 terrenos de juego del fútbol profesional español.

Previene lesiones y mejora el juego

«Trabajamos a diario para prevenir las lesiones, y que nos puedan dar un aporte extra para prevenirlas es de agradecer».
Rodrigo Ely

Así, toda la tecnología que rodea al césped de los estadios supone una mejoría muy potente para el juego y, por supuesto, para los futbolistas, ya que ayuda a prevenir las lesiones de los futbolistas. «Tenemos la suerte de tener un césped increíble y está genial», puntualiza Rodrigo Ely, futbolista del Deportivo Alavés. «Nosotros trabajamos todos los días para prevenir las lesiones, y que LaLiga y los clubes nos pueden dar un aporte extra para prevenirlas en este sentido es de agradecer».

Como en cada club las necesidades son diferentes, otro de los objetivos es ayudar a potenciar la interacción entre los preparadores físicos, el cuerpo técnico y el cuerpo médico con los responsables del césped. De este modo, los primeros suelen comunicar a estos responsables en qué condiciones quieren el terreno de juego para permitir la evolución de cada jugador, pues la superficie de trabajo afecta mucho a su rendimiento. Un punto que Pedro Fernández-Bolaños tiene claro. «Los jugadores hoy en día son atletas. Si no se lesionan, el producto que ofrecen es mucho mejor».

La creación de un puesto dedicado en exclusiva a los terrenos de juego ha supuesto un gran avance con respecto a la referencia, Inglaterra, donde tanto en calidad como en capacidad de aguantar lluvias se encontraban muy por delante. Ahora, nuestros terrenos de juego ya se pueden comparar con los del país británico. «El estado del césped condiciona mucho a la hora de jugar y es de agradecer la inversión que se hace en ellos», dice Dani Parejo, mediocentro del Valencia C.F. Al fin y al cabo, «el fútbol es un espectáculo y el aficionado quiere ver el mejor juego posible, y para ello es primordial que el césped esté en buen estado».

«El estado del césped condiciona mucho, es de agradecer la inversión que se hace en ellos»

Dani Parejo, centrocampista del Valencia C.F.

Hay casos en los que los capitanes del propio club se encargan de formar parte de la toma de decisiones, como ocurre en uno de los clubes más laureados del país. «Eligieron un sistema que se cambia cada 10 años, y allí lo hacen cada temporada tanto por deseo de los futbolistas como por necesidades de ubicación y usos del terreno de juego en verano», recuerda Pedro Fernández-Bolaños. A pesar de que existen otros sistemas desarrollados para  cambiarlos año a año, «los capitanes querían ese sistema de larga duración con características biomecánicas y agronómicas determinadas». Y es que el césped está al servicio de jugador. «Por eso», concluye Fernández-Bolaños, «el encargado de su mantenimiento debe saber cómo va a responder el césped en cada situación y qué es lo que demanda el futbolista, buscando el equilibrio entre los deseos de los futbolistas y los requisitos técnicos y agronómicos de cada opción».

Ahora, con estadios cada vez más cerrados en los que apenas se muestra la luz del sol, aparece un nuevo reto. ¿La solución de cara al futuro? Un aumento considerable de «luz artificial para acelerar la recuperación del campo», señala Pedro Fernández-Bolaños. Una nueva ocasión para concienciar a los clubes e introducir la posibilidad de instalar calefacción debajo del césped para que las raíces no se hielen. El trabajo por mejorar, como ocurrió en Ipurúa, no cesa nunca.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con LaLiga. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.