Dos españoles, ejerciendo su derecho al voto en un colegio electoral
Dos españoles, ejerciendo su derecho al voto en un colegio electoral - JAIME GARCÍA
Elecciones Generales
Opinión

Toda política es local

Análisis de Narciso Michavila, presidente de GAD3

NARCISO MICHAVILA
Actualizado:

El pasado domingo, los españoles no votaron pensando en lo mejor para sus representantes, sino que votaron, u optaron por abstenerse, pensando en lo mejor para sus familias. Y por qué no decirlo, pensando en lo mejor para su país

¿Te sorprendieron los resultados electorales? La pregunta, como es lógico, ha sido recurrente esta semana. Pues sinceramente sí: los resultados me han sorprendido. Respecto a lo estimado, el medio de millón de votos de más del Partido Popular y el millón de votos de menos de Unidos Podemos es sólo un 4 por ciento del censo, pero ha sido determinante para cambiar el arco parlamentario anticipado por GAD3. Ahora toca revisar los métodos de estimación sin echarle la culpa a la afición: el elector, en su mayor parte, no miente, y la prueba es que nunca el recuerdo de voto fue tan preciso. Tan preciso que, quizá por lo fácil que parecía, no vimos los cambios de última hora.

¿En qué medida esos cambios fueron causados por el Brexit? Uno de cada cuatro hogares españoles vio como sus ahorros en la bolsa caían un 12 por ciento el último día de campaña, por lo que la incidencia del BREXIT no es descartable. Sobre todo, si tenemos en cuenta que el movimiento electoral ha sido muy homogéneo en toda España. Hasta el punto de que la estimación de escaños basada en el histórico y el resultado global permiten estimar correctamente 346 de los 350 diputados. La sociedad española, dentro de su gran diversidad se comportó el 26 de junio como una única nación. El cambio de voto no tiene su origen, por tanto, en causas locales. Ahora bien, no podemos seguir cayendo en el error de anteponer los titulares que afectan a la élite financiera sobre los problemas cotidianos que sufren los ciudadanos. Esos problemas que durante seis meses han estado ausentes del debate político porque los políticos han estado centrados en hablar de pactos, de cargos, de coaliciones o de reformas electorales.

Muchos votantes el pasado domingo tuvieron presente el Brexit, pero tuvieron más presente aún su puesto de trabajo, su pensión, su centro de salud, el colegio de sus hijos, la dificultad para acceder a la vivienda o la corrupción política. «All politics is local» –«toda política es local»–, defendía Tip O’Neill, portavoz Demócrata en el congreso de Estados Unidos. Conviene que lo tengan presente nuestros políticos a la hora de negociar para formar gobierno. Los españoles el domingo no votaron pensando en lo mejor para sus representantes sino que votaron, u optaron por abstenerse, pensando en lo mejor para sus familias. Y, por qué no decirlo, pensando en lo mejor para su país.