Ximo Puig y Pedro Sánchez en el acto final de campaña
Ximo Puig y Pedro Sánchez en el acto final de campaña - AFP
Elecciones Generales

Sánchez cierra la campaña pidiendo el voto como muro frente a «la temible ultraderecha»

"Que no se equivoquen, que no especulen. Si nos votan a nosotros veneceremos a la suma de las tres derechas. No podemos especular o jugar con el voto", proclama el presidente en su búsqueda de los electores indecisos.

Las elecciones generales 2019 en directo

ValenciaActualizado:

El presidente del Gobierno ha cerrado su campaña electoral en Valencia tras dos días con seis actos en un auténtico arreón final que pone de manifiesto la importancia que los socialistas dan a la movilización. Sánchez ha buscado un arreón final ante el "riesgo real" de una suma de PP, Ciudadanos y Vox que le arrebate La Moncloa.

Tras dos actos en Toledo y Madrid en las horas previas, el PSOE ha celebrado en el parque central de Valencia su acto más multitudinario de la campaña con unos 6.000 asistentes. Posteriormente la organización elevó la cifra hasta los 10.000 asistentes. Los socialistas intensifican el voto del miedo. La candidata socialista a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez, presentó la posibilidad de un Gobierno alternativo al de Sánchez como "la amenaza más peligrosa a la que se ha enfrentado España en los últimos 40 años".

"Estamos hablando de parar la coalición contra el progreso", dijo Ximo Puig. La clave de excepcionalidad que los socialistas han querido imponer en esta campaña la puso de manifiesto el ministro José Luis Ábalos, cabeza de lista por Valencia: "En democracia se pueden perder unas elecciones se puede perder la democracia".

Sánchez ha cerrado la campaña haciendo bandera de sus meses de Gobierno y glosando los temas que promete abordar si logra mantener La Moncloa como la derogación de la LOMCE, la regulación de la eutnasia o el blindaje constitucional del carácter público de las pensiones.

En la dinámica polarizada a la que Sánchez ha llevado la campaña, el presidente del Gobierno ha presentado la votación del domingo como una disyuntiva entre "mirar al futuro o anclarnos en el pasado". Sánchez ha reclamado una mayoría fuerte que le permite retener el cargo porque "gobernar es ganar" y ante el "peligro real" de una suma alternativa a su Gobierno. Ha pedido concentrar el voto en el PSOE como único partido que puede frenar a "la ultraderecha temible".

"Que no se equivoquen, que no especulen. Si nos votan a nosotros veneceremos a la suma de las tres derechas. No podemos especular o jugar con el voto", ha reclamado Sánchez. Que se ha dirigido especialmente a los que dudan entre él y Podemos, Ciudadanos o la abstención: "En esta ocasión tienen que votar al PSOE", ha reclamado en clara muestra del carácter excepcionalidad que confiere al 28 de abril.