EFE
Elecciones Generales
Elecciones Generales

El PP se queda sin representación en el País Vasco

El PNV aspira a ganar influencia en el Congreso ganando un diputado más que en los comicios de 2016

Consulta los resultados de las elecciones generales 2019

Resultados de las elecciones generales: ganadores, participación y todas las declaraciones, en directo

BilbaoActualizado:

La llave de la investidura de Pedro Sánchez puede volver a estar en manos del nacionalismo vasco, claro vencedor de este 28-A. Pese a que las encuestas auguraban una pugna con el Partido Socialista, finalmente el PNV se impuso con holgura y sumó un diputado a los cinco que obtuvo la pasada legislatura. La formación que preside Andoni Ortuzar cumple su objetivo y gana protagonismo en Madrid al igual que EH Bildu, que obtuvo cuatro escaños. El gran damnificado de la jornada electoral fue el PP vasco, que se quedó sin representación tras perder los dos escaños de 2016.

El júbilo era patente ayer entre los dirigentes del PNV, que consiguieron encauzar el voto de los vascos mediante el impulso de una campaña enfocada en «clave vasca». Síntoma de ello es la alta participación registrada en el País Vasco este 28-A, que fue casi diez puntos superior a la de los pasados comicios. Los seis escaños del partido nacionalista le otorgan capacidad de influencia y autoridad en Madrid: «Nuestra mano está tendida al diálogo con voluntad de acuerdo -afirmó Ortuzar-. Vamos a trabajar por el reconocimiento de la realidad nacional de Euskadi y por un nuevo modelo de Estado».

También hubo celebraciones en las sedes de EH Bildu, que se sirvieron de la caída de Podemos para captar el voto de izquierda. Los radicales obtuvieron cuatro diputados al igual que PSE y la formación morada, ganadora de las elecciones de 2016 en el País Vasco.

Retroceso popular

El mapa político vasco que deja el 28-A es sustancialmente distinto al de 2016. Para entenderlo hay que mirar a Álava pero también a Vizcaya, donde el PNV recuperó la hegemonía perdida en los pasados comicios ante el auge de Podemos. Los nacionalistas obtuvieron un diputado más (3), mientras que el PSE (2) recogió el escaño perdido por la formación morada (2). EH Bildu se quedó con uno, y el PP con nada.

Los populares se jugaban su futuro en Álava, que en las últimas semanas ha sido escenario de tensos debates entre conservadores y soberanistas. Finalmente, Javier Maroto, número tres de Pablo Casado, perdió el escaño cosechado en 2016. La fragmentación del voto de derecha castigó a la formación popular en la provincia, dado que Ciudadanos y Vox, que no obtuvieron ningún diputado, se llevaron consigo más de 12.000 votos.