Podemos duda de todo y pregunta a sus bases las causas de su fracaso

La formación plantea si las informaciones sobre sus vínculos con Venezuela fueron clave

MadridActualizado:

Podemos no sabe nada. El desconcierto sobre el resultado electoral es tan grande que el partido ha tratado de cerrar filas hasta tener un diagnóstico claro que ofrecer, una vez que las distintas opiniones no han hecho sino reabrir las discrepancias internas representadas en la rivalidad entre Iñigo Errejón y Pablo Iglesias.

Mientras partidarios de uno y otro defienden sus tesis en artículos de opinión y a través de las redes sociales, la formación trata de establecer un diagnóstico que le permita ofrecer respuestas a la pregunta recurrente: ¿qué ha fallado? y en último término, ¿quién es el responsable? Ayer, la jefa de gabinete de Iglesias, Irene Montero, planteó que ni el candidato ni Errejón como director de campaña «no deben plantearse nada hasta que tengamos un debate colectivo». Eso es lo que se va a promover desde la secretaría de Organización a través de una suerte de consulta descentralizada a las bases del partido.

Se plantean toda la estrategia

El secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, ha redactado un documento a modo de cuestionario para conocer cuáles fueron los errores que condujeron al fiasco electoral del 26-J. Este texto fue trasladado ayer a la secretaría de organización de cada territorio para «tener una visión concreta por comunidades de analisis postelectorales». El documento se mandó a todos los territorios para que participen también los círculos sectoriales del partido. Según aseguran desde el equipo de Echenique la idea es que ya se disponga un primer analisis serio para el consejo ciudadanos del próximo sábado 9 de julio.

El documento, titulado «Análisis colectivo de los resultados y la campaña del 26-J», que se unirá al estudio demoscópico que está elaborando Carolina Bescansa, se pregunta por las cuestiones que creen que han influido en la pérdida de más de un millón de votos el pasado domingo.

Y en esa búsqueda de respuestas Podemos se pregunta por absoultamente todo. Podemos pregunta si el problema ha sido la alianza con IU o si el problema ha sido el intento por plantear «un discurso socialdemócrta». Pero también el temor generado por el Brexit, la gestión en los ayuntamientos donde gobierna o la relación del partido con Venezuela. Incluso se preguntan si el problema ha estado en el que fue el principal argumento de su campaña: la mano tendida al PSOE

Los círculos tienen que contestar a estas preguntas antes del próximo 6 de julio. Cada Consejo Ciudadano autonómico elaborará un documento de conclusiones con las respuestas recibidas. Estas conclusiones serán trasladadas a la secretaría de Organización para que sean expuestas por Pablo Echenique en el Consejo Ciudadano estatal. Ese día los afines a Iglesias pretenden circunscribir el debate al análisis de los resultados, y postergar el debate sobre la convocatoria de una asamblea extraordinaria que parece ya inevitable.

Hollande critica a Iglesias

La gestión de las conversaciones tras la investidura es una de las preguntas que se plantea Podemos, aunque la formación sigue defendiendo que no se equivocó al no votar a favor de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Se escudan además en que sus bases refrendaron esa decisión.

Pero esa actuación empieza a ser utilizada por los partidos socialdemócratas europeos para prevenir a sus electores, Ayer, el presidente de Francia, François Hollande, consideró durante una entrevista con el diario francés «Les Échos» que «la intransigencia de Podemos en España ha contribuido a dejar gobernar a la derecha».

Según recoge Efe, preguntado por las divisiones en la izquierda francesa, Hollande estimó que hay «una izquierda de gobierno», que tiene el deber de unirse para no dejar espacio a la derecha o a la extrema derecha, y una izquierda contestataria, que cuestiona un sistema «y no se plantea realmente la cuestión del ejercicio del poder».