Elecciones Generales

Los empresarios evitan reunirse entre la incertidumbre política

Los inversores siguen a la expectativa ante la posible marcha atrás en la senda reformista

L. P. ARECHEDERRA
MadridActualizado:

La habitual prudencia del dinero. Los grandes empresarios del país -que forman el Consejo Empresarial para la Competitividad, un foro desde el que analizan la economía española- anularon ayer martes una reunión que se iba a celebrar en plena resaca tras las elecciones generales del pasado domingo.

Ante las dificultades para formar Gobierno, con tan dispares formaciones políticas en los posibles pactos, el Consejo Empresarial para la Competitividad evitó ayer celebrar una reunión prevista hacía tiempo, según fuentes empresariales, recogida en la agenda de los grandes empresarios.

Este foro, creado en plena tormenta económica en 2011, reúne a quince compañías que dan empleo a más de 1,7 millones de trabajadores y representan una facturación equivalente al 35% del PIB, el termómetro que recoge los bienes y servicios que produce la economía española durante un año.

Este silencio, sin embargo, ya fue ocupado el lunes por Juan Rosell, el presidente de la patronal CEOE, a la que pertenecen todas las grandes empresas. Rosell pidió «diálogo» a los partidos y una coalición sin «programas de máximos». «A España le conviene tranquilidad», concluyó el empresario.

Nervios por Podemos

Otras fuentes empresariales confirman que los inversores están nerviosos tanto por las dificultades para investir a un presidente del Gobierno, un proceso que puede durar hasta más de dos meses, como por la posible formación de una coalición de izquierdas, lo que llevaría a Podemos al poder, una carta en la mano de Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE.

Los temores de los inversores existen, según estas fuentes, por la marcha atrás que podría provocar esta opción política en la senda de las reformas, que ha dado la vuelta a la crisis y ha trasladado confianza al exterior.

La Bolsa española subió ayer medio punto tras una caída brusca, del 3,62%, el lunes

Esta actitud expectante sigue reflejándose en el espejo de los mercados bursátiles, donde los inversores mueven su dinero. El Ibex 35, el principal índice de la Bolsa, rebotó ayer un 0,53% tras una caída del 3,62% el lunes, en la jornada posterior a los comicios, el mayor desplome desde septiembre.

Francisco Salvador, analista de MG Valores, considera que la ligera subida del Ibex 35 no significa que los inversores hayan digerido las dudas que genera el resultado electoral. Califica el alza de «recuperación pequeña», tras la caída de bruces del lunes. «Es un día de intervalo», de expectativa.

El analista señala que los inversores «siguen sin apetito para tomar posiciones» en la Bolsa española ante la ausencia de un horizonte claro: aún no se sabe si alguna coalición logrará gobernar o si habra nuevas elecciones.

Mayor coste para España

Hay que tener en cuenta que España debe mucho dinero a invesores extranjeros, quienes podrían exigir condiciones más duras a cambio de refinanciar la deuda, explica Salvador. Si aprecian más riesgo en los bonos españoles, podrían pedir a cambio intereses mayores, lo que elevaría el gasto público en esta partida. A estos inversores les preocupa, sobre todo, que se altere la confianza con cambios bruscos en el mercado laboral, con una supuesta derogación de la reforma laboral -como anunció toda la izquierda si gobierna- o la introducción del contrato único, un concepto novedoso en nuestro mercado, propuesto por Ciudadanos.

Renta 4, un banco especializado en gestión de patrimonios e inversiones, considera que la sesión en los parqués estuvo marcada por los datos macroeconómicos, especialmente los llegados desde Estados Unidos, cuya economía creció un 2% en el tercer trimestre del año. Con este alza, el selectivo español ha recuperado los 9.400 puntos, en una jornada de subidas en otros índices europeos. Un leve alivio en medio de las dudas por el horizonte.