Pablo Casado, líder del PP - Maya Balanya
Elecciones Generales
elecciones Generales 28-A

Pablo Casado: «El resultado ha sido malo, al PP le gusta ganar»

El PP pierde 66 escaños con respecto a las últimas elecciones generales, en las que fueron la fuerza más votada con el 33,03% de los votos y 137 escaños

Sigue en directo las reacciones de los resultados de las elecciones generales después de conocer los resultados

MadridActualizado:

Pablo Casado tomó el relevo de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular con el objetivo de devolver a la derecha tradicional al Gobierno, del que fue desalojada tras la moción de censura de Pedro Sánchez, y de acabar con la tiranía de los «decretazos».

«Votar es el acto de mayor confianza en democracia. Al final es dar un mandato muy claro de quién quieres que vele por la educación de tus hijos, la pensión de tu padres o el trabajo de tu pareja sabiendo que va a condicionar su futuro», decía Casado tras introducir su voto en las urnas del colegio madrileño de El Pilar, la mañana de este 28 de abril.

Desde la séptima planta de Génova, Pablo Casado aguardó los resultados definitivos junto al núcleo duro del PP, sin creerse los pésimos resultados que auguraban las encuestas y esperando que el recuento los mejorase. Sin embargo, la precampaña que fue en realidad la presencia de Sánchez en La Moncloa terminó impidiendo no al PP no solo recuperar el Gobierno que se le arrebató en junio, sino un debacle histórico.

Si en las anteriores elecciones generales, los populares, entonces liderados por Mariano Rajoy, obtuvieron 137 diputados y el 33,03% de los votos, este 2019, el Partido Popular se vio superado por el PSOE, que casi les dobla en escaños. Reacios a hacer ningún tipo de valoración hasta que no hubo un recuento avanzado, los populares no perdieron la esperanza, aunque los resultados electorales no fueron los esperados. «La mejor encuesta que podemos valorar es la de las urnas», aseguró Teodoro García Egea, secretario general del PP, que apostilló: «Para nosotros lo importante siempre ha sido España. Nosotros confiamos en los españoles». A pesar de que la participación aumentó respecto a los pasados comicios, como pedía el propio Casado durante la apertura de los colegios electorales y ratificaba el propio García Egea, en nueve puntos (75,76%), los 66 escaños obtenidos por el partido de Casado no fueron suficiente para dar un vuelco a los sondeos electorales y vencer a la izquierda.

Según TVE, fuentes del PP han calificado de «desastre» los resultados obtenidos, asegurando que se han equivocado en el discurso. Pablo Casado, que no compareció ante los medios hasta que se completó el escrutinio, lo hizo para resaltar lo positivo de estos comicios: «Nuestro agradecimiento a esos más de cuatro millones de españoles que siguen confiando en el PP para seguir siendo el principal partido de la oposición y el primero de la centro-derecha». Sin evitar abordar los resultados, a todas luces insuficientes, Casado aseguró que «el resultado ha sido malo, al PP le gusta ganar», vinculando la cáida a la fragmentación de la derecha.

También quiso felicitar en directo a Pedro Sánchez y al PSOE «Siempre he dicho que el PSOE es un gran partido, clave en la historia de España y espero que pueda llegar a acuerdos de gobernabilidad sin el apoyo de los independentistas. Para el PP lo primero es España y esperemos que podamos estar a las altura de las circunstancias».

Como escribe Mariano Calleja, el Partido Popular ha registrado el peor resultado desde su refundación en 1990 en unas elecciones generales, con 66 diputados. El derrumbe ha sido espectacular. En el equipo de Casado no se esperaban algo parecido ni de lejos. El hundimiento se produce, además, a menos de un mes de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo.