El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante su cierre de campaña en la plaza de Colón, Madrid - Reuters
Elecciones Generales

Elecciones generales 2019Abascal cierra la campaña con reproches a la gestión de Rajoy en Cataluña

«Fuimos gobernados ocho años por un fatalista que traicionó las expectativas», expresó ayer el presidente del partido

Resultados elecciones 2019 en directo: PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox se enfrenten en las urnas

MadridActualizado:

Fue en la plaza de Colón, en Madrid, donde el Partido Popular, Ciudadanos y Vox celebraron una multitudinaria manifestación a favor de la unidad de España en febrero y es en el mismo espacio donde la formación liderada por Santiago Abascal cerró ayer la campaña electoral. El partido hizo suyo el escenario mientras los populares celebraban su acto a 800 metros. El periodista Cake Minuesa dijo al empezar el acto que Vox es el «fenómeno político del año». Y razón no le faltó. La organización habló de 20.000 asistentes.

«El 28 de abril vamos a espantar del Palacio de la Moncloa a los traidores sin escrúpulos porque España ha gritado basta», expresó Abascal, en referencia al candidato-presidente, Pedro Sánchez, bajo la estatua del almirante Blas de Lezo. Durante su intervención, apeló al voto útil y recordó que son ellos el «único» partido que puede acabar con los separatistas catalanes. Criticó por ello, y una vez más, la gestión de la crisis territorial que realizó Mariano Rajoy mientras estuvo en el Ejecutivo. «Hasta hace poco parecía que España estuviera condenada (...) fuimos gobernados ocho años por un fatalista que traicionó las expectativas de muchos españoles», aseguró Abascal, sobre el expresidente del Gobierno.

Abascal también aprovechó el discurso para expresar su «respeto» a los periodistas que cubren los actos de su formación, después de que estas semanas fueran protagonistas de varias polémicas por su gestión con los medios. Pero criticó a los «manipuladores» y «a los multimillonarios de los despachos que quieren frenar a la España viva». Esta semana la sede nacional de la formación amanecía con los cristales reventados y en las redes sociales señalaron a «Podemos, a PSOE y sus aparatos de propaganda» como culpables, a su juicio, de la violencia que han sufrido durante la campaña. Precisamente, en Barcelona, San Sebastián o Bilbao los simpatizantes de Vox llegaron a ser agredidos por manifestantes. «Los socios de Pedro Sánchez, la vanguardia de la porra y la capucha del Gobierno ilegítimo del PSOE» les llamó ayer el líder de Vox. «El domingo habrá que elegir entre el pacto de la traición o una alternativa patriótica», había recordado previamente.

Hace cinco años Abascal daba mítines «subido a una caja de frutas y con un megáfono», recordó el número tres, Iván Espinosa de los Monteros. «Hoy Vox llena pabellones y palacios de los deportes». Desde que irrumpió con doce diputados en el Parlamento de Andalucía tras los comicios autonómicos, el pasado 2 de diciembre, la formación no ha hecho más que crecer y absorber al electorado descontento con los últimos años de gestión PP. La última encuesta de GAD3 para ABC reflejó una horquilla de entre 30 y 32 diputados y un 11,4 por ciento en estimación de voto. Unos resultados que supondrían el «sorpasso» a Podemos y que son irrisorios en la comparación con el 0,2 por ciento que rascaron en las generales de 2016.

En este sentido, Espinosa de los Monteros presumió ayer del voto del castigo al PP y a Cs del que se está nutriendo la formación. «Una papeleta multizasca que según la depositas en la urna es un zasca a Pedro (Sánchez) y a Pablo (Iglesias), y a la veleta naranja (Cs), a la derechita cobarde (PP)», expresó.

Femen intenta el boicot

La presidenta de Vox Madrid y candidata a la Comunidad, Rocío Monasterio, se encargó luego de recordar piedras angulares del programa electoral de la formación: comprometerse con la unidad de España, acabar con las autonomías, ilegalizar a los partidos separatistas, crear un ministerio para las familias, «que los violadores y los pederastas no salgan nunca de la cárcel» y exigir que educación sea una competencia de ámbito nacional «para garantizar que el español se hable en todos los rincones del país».

Monasterio también aseguró que si Vox llega al Gobierno acabarán con «el feminismo radical y los lobbies de género». Minutos antes de empezar el acto, un grupo de mujeres de Femen intentaron boicotear el mitin. Una activista consiguió burlar la seguridad y se coló en el escenario sin camiseta y al grito de «no es patriotismo es fascismo».