Santiago Abascal, en una imagen de archivo
Santiago Abascal, en una imagen de archivo - MILLÁN HERCE
Elecciones Generales

Elecciones generales 2016UPyD y VOX, sumidos en la irrelevancia

Los dos partidos se ven ampliamente superados por formaciones como PACMA, y se quedan muy lejos de conseguir representante en el Congreso

Actualizado:

El reciclaje desesperado de Unión Progreso y Democracia (UPyD) tras el batacazo sufrido en el 20-D. El declive del bipartidismo ofrecía el mejor escenario posible para que los partidos ocultos tras PSOE y PP entrasen en el gran mapa político español. Pero a UPyD le ha sucedido justo lo contrario: desde las elecciones generales de 2011, el partido que ahora lidera Gorka Maneiro ha pasado de 1.140.242 votos en 2011 a 153.505 en 2015 y poco más de 50.000 en este 26 de junio. Dicho de otra forma, han perdido el 95 por ciento de sus votos desde 2011.

[ Resultados de las elecciones generales de 2016]

Fue Ciudadanos el partido que se hizo con el espacio ideológico que buscaba UPyD y por el que había estado trabajando desde su fundación. El partido fundado por Rosa Díez y el de Albert Rivera mantuvieron desde el principio una relación tormentosa que desde luego no terminó bien para UPyD. Ciudadanos supo ocupar la posición de contrapeso «reformista» de Podemos desde el centro, y UPyD se encontró con que no había sitio en el espacio electoral español para ellos.

Andrés Herzog, quien había tomado el relevo de Rosa Díez, dimitió después de las elecciones del 20 de diciembre. El relevo con Gorka Maneiro y la mayor presencia de Fernando Savater en la campaña no ha servido para que el partido evitase su caída a la marginalidad. El resultado de estas elecciones es un paso más en la decadencia del partido, y complica pensar en un escenario en el que la formación pueda sobrevivir.

Tras conocer los datos del escrutinio, Maneiro deseó en Twitter que los partidos «piensen en España y en los españoles», aunque evitó hacer balance sobre los resultados de su partido.

VOX, menos votos que en diciembre

Similar varapalo se lleva VOX de estas elecciones generales, las segundas en las que participa el partido liderado por Santiago Abascal. Su llamativa campaña electoral, en la que el presidente de la formación en Madrid terminó detenido en Gibraltar por desplegar una bandera española en el Peñón, no les ha servido para conseguir más votos.

Tampoco su lema, sacado directamente de la campaña de Donald Trump («hacer a España grande otra vez», el mismo que utiliza el republicano con América en su carrera a Casa Blanca), les ha dado más atracción. VOX ha perdido votos respecto al 20 de diciembre, muy lejos de acercarse a conseguir representación. La formación de derechas ha obtenido menos votos que en diciembre: solo un 0,2% de los votos (46.638) frente al 0,23% cosechado seis meses atrás.

Abascal sí reconoció que sus resultados «han sido decepcionantes una vez más», aunque remarcó que el partido sigue vivo. También se refirió con dureza al resto de partidos: «La manipulación de las encuestas con el 'sorpasso' de Podemos ha surtido efecto. La estrategia del miedo de Mariano Rajoy ha triunfado. Millones de españoles han votado con la nariz tapada.

PACMA crece de nuevo

VOX y UPyD se han quedado lejísimos a nivel nacional del PACMA (Partido Animalista Contra el Maltrato Animal), que se ha consolidado en estas elecciones como el primero de los partidos nacionales sin representación en el Congreso. Los animalistas han mejorado el resultado que obtuvieron en diciembre, que a su vez ya estaba por encima de sus resultados históricos.

PACMA ha sumado 284.000 votos, un 1,19 por ciento, 60.000 más que en diciembre. Estos números no le sirven para conseguir representación, pero sí que tendrían presencia en el Congreso de los Diputados si el sistema electoral fuera de circunscripción única y no provincial.