Rajoy, en La Moncloa junto a su perro, en la última jornada de reflexión
Rajoy, en La Moncloa junto a su perro, en la última jornada de reflexión - EFE
Elecciones Generales

Elecciones 2016Jornada de reflexión, una tradición «sin sentido»

El auge de las redes sociales y los cambios que ha vivido España en los últimos años han puesto en duda la idoneidad de este día, que llegó de la mano de la democracia para proteger el voto de los electores

-MadridActualizado:

Hoy es un día extraño. Después de que, durante los últimos 14 días, cuatro caballeros apellidados Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera no pararan de pedir el voto a diestro y siniestro, ya no pueden hacerlo, y eso que sólo faltan unas horas para que todos los españoles acudamos a las urnas. ¿El motivo?, tenemos jornada de reflexión, la fecha de la campaña en la que los actos políticos y las encuestas están prohibidos para, en teoría, no influir en la decisión de los electores.

«Esto es una antigualla», considera Jesús Gutiérrez Villalta, profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid, quien explica que mantener esta tradición «no tiene sentido hoy en día» porque estamos expuestos a estímulos políticos en todo momento y además proceden de diferentes vías, como por ejemplo las redes sociales. «Parece que estamos todos de reflexión menos Twitter», ironiza el politólogo.

«Esto es una antigualla»

Y es que la legislación electoral española, además de prohibir los actos políticos, tampoco permite que se publiquen encuestas en los cinco últimos días de campaña. Los medios de comunicación respetan el veto pero Twitter, como bien sabe Gutiérrez Villalta, vive al margen gracias al ingenio de los más avispados, que publican sus estimaciones sustituyendo los nombres de los partidos por frutas.

Prohibición de encuestas

«Es completamente anacrónico porque además, con internet, es evidente que es incontrolable, no le puedes poner puertas al campo», subraya Santiago Pérez-Nievas, profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid, quien tilda esta tradición de «obsoleta». «No tiene sentido», insiste el profesor, quien lamenta que esta prohibición «dennote una actitud paternalista hacia los votantes, que tienen derecho a informarse hasta el último día y más ante un panorama como el actual, en el que los pactos postelectorales van a tener mucha importancia».

Pérez-Nievas ahonda en que el modelo ideal sería publicar encuestas hasta el último día, como ocurre por ejemplo en Reino Unido o EE.UU., para que el votante tenga la mayor información posible antes de decantarse por una u otra opción política. «La gente toma decisiones distintas según lo que estime que vaya salir», subraya el profesor, quien apuesta, como Gutiérrez Villalta, que habría que revisar la legislación electoral en este sentido.

Sí tiene sentido

Frances Pallarés, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, también es partidario de revocar la prohibición de las encuestas en la recta final de campaña, pero considera que la jornada de reflexión, que se celebra igualmente en países como Italia o Polonia, tiene sentido. «Creo que ayuda a tranquilizar el ambiente antes de la votación», suscribe el experto, quien sin embargo es consciente de que las redes sociales han cambiado el escenario.

«Ayuda a tranquilizar el ambiente antes de votar»

Pese a todos los cambios que ha vivido la sociedad española desde que se formuló esta normativa, hoy los medios no podrán publicar encuestas y los candidatos cambiarán el mitin por tranquilos paseos para reflexionar en los que no se les puede ocurrir decir que se votarán a sí mismos.