El abogado del Estado Edmundo Bal, fichaje de Ciudadanos, es entrevistado por ABC
El abogado del Estado Edmundo Bal, fichaje de Ciudadanos, es entrevistado por ABC - Belén Díaz
Elecciones Generales
Entrevista

Edmundo Bal: «¿Me ves pactando con quien quería engañar a los españoles?»

Este abogado del Estado fue purgado de la causa del «procés» tras negarse a firmar un escrito de acusación del que se borró toda alusión a la violencia; ahora, es el número cuatro de Ciudadanos por Madrid al Congreso de los Diputados

MadridActualizado:

Edmundo Bal (Huelva, 1967) se mueve ya como en casa en la sede de Ciudadanos de la madrileña calle de Alcalá. Lleva el discurso bien aprendido y atiende a ABC con una soltura impropia de alguien con tan poco tiempo a sus espaldas en la política. Se considera «purgado» por el Gobierno de Pedro Sánchez y alerta contra el «engaño» a los españoles que trató de perpetrar el secretario general de los socialistas con el escrito de acusación de la Abogacía del Estado en el juicio del «procés». Hoy es número cuatro de los liberales en la lista por Madrid al Congreso, aunque Albert Rivera ya desliza que cuenta con él como ministro de Justicia.

—Se define como una persona progresista y moderada, ¿con qué ala de Cs se siente más cómodo: la liberal o la socialdemócrata?

—Son completamente inescindibles. Se puede ser las dos cosas a la vez. Por un lado, siempre he defendido que hay que bajar los impuestos. Creo que la riqueza se genera en el empresario, no en el Estado. Hay que mimar al empresario, facilitarle la generación de riqueza para todo el país y, efectivamente, hay que invertir en derechos sociales. En este partido estas dos cosas se conjugan muy bien.

—¿En estos primeros meses del juicio del «procés» se está fundamentando la acusación por rebelión?

—Estas cosas que están sucediendo ahora, estas semanas, que vosotros estáis viendo ahora, yo ya las vi en la instrucción: las cosas que les pasó a la entrada y a las salidas de los colegios a los policías y guardias civiles. No me pidas un juicio sobre qué tienen en la cabeza los magistrados del Tribunal Supremo de cara a la sentencia porque si yo dijera algo, sería una falta de respeto. Lo que sí tengo muy claro es que lo que hagan va a ser una sentencia justa, motivada. El Gobierno de España no quería que en nuestro escrito apareciera la violencia contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Me voy a ahorrar los adjetivos. Yo cuando vi eso dije: «Mira no. Firma tú, yo te lo hago, yo lo redacto, pero mi firma no va a estar ahí». Se me caería la cara de vergüenza.

—¿Se considera purgado por el Gobierno de Pedro Sánchez?

—Es una buena palabra. Este Gobierno que tenemos ahora, quizá como consecuencia de su debilidad parlamentaria, seguro que motivado por su ansia de permanecer en el poder a toda costa, ha exigido adhesiones. Nunca había pasado esto. Nunca habían pedido al técnico que asumiera un compromiso político. Yo he aprobado una oposición, asistí a las declaraciones, lo vi con mis propios ojos. ¿Qué quieres? ¿Que firme una cosa que es mentira y si no la firmo, en el momento en que digo que no la firmo, me amenazas con el cese? Yo sigo diciendo: no la firmo. Ahora es muy bonito porque soy el cuatro de la lista de Cs, pero entre que ha salido bien y el purgatorio por el que he pasado era para planteárselo.

—¿Vería conveniente moderar el tono hacia el PSOE para alejarlo de los independentistas?

—Yo es que no veo ningún cambio en la postura del PSOE. Muchas veces nos planteáis que el PSOE y Sánchez son diferentes. ¡Pero si es que Sánchez ha secuestrado al PSOE! ¿Me ves tú a mí pactando con quien me cesó, con quien quería engañar a los españoles? Me veo incapaz.

—¿Es viable un indulto a los líderes del «procés»?

—La ley del indulto es una ley antigua, antiquísima. Cs quiere acabar con esta posibilidad. Hay muchas otras formas de corregir el exceso en la aplicación del Código Penal previstas en el propio Código Penal. Siempre me ha parecido el indulto una intromisión inadmisible del Poder Ejecutivo dentro del Poder Judicial.

—¿El Supremo no puede paralizarlo?

—No, de ninguna manera. El tribunal tiene la potestad de pedir al Gobierno el indulto total o parcial, pero si el Gobierno decide de oficio, el Poder Judicial no puede decir nada.

«El Gobierno de España no quería que en nuestro escrito apareciera la violencia»

—¿Cuál va a ser su implicación en la campaña electoral?

—Yo aquí vengo a darlo todo. Desde luego no se le escapa a nadie que mi intervención principal en la política obviamente va a ser el tema Cataluña, del que sabemos que el PSOE ha ordenado no hablar. Yo aquí voy a hablar para que los ciudadanos no se olviden de los peligros que se plantean por delante en el caso de que el día 28 de abril Sánchez tenga alguna posibilidad de ser presidente del Gobierno con los apoyos infaustos que se va a buscar.

—Si el PP gana a Cs y suman para formar gobierno, ¿se ve de ministro de Justicia de Pablo Casado?

—No quiero ni pensar en ser ministro de Justicia. Yo trabajo ahora para el día 28 de abril. Mi ilusión en este momento es ser diputado. ¿Que puedo ser ministro de Justicia? Pues maravilloso. Ya veremos lo que pasa después, qué números salen, si hay un gobierno de coalición...

—Parece que hará falta también el apoyo de Vox, ¿le preocupa esto?

Vox ahora mismo va hablando de pistolas, generando ocurrencias, insultando a Rivera y a todo el que se pone por delante y no nos deja claro qué es lo que va a hacer el 29 de abril. Habrá que ver si quieren que gobierne el PSOE, Bildu, ERC y PDECat.

—Una de las propuestas estrella de Ciudadanos siempre ha sido cambiar el sistema de elección del poder judicial, ¿cómo debería ser?

—Lo primero, que es una idea que he transmitido en alguna otra intervención, estamos hablando de normas, de elementos, que constituyen la columna vertebral de nuestra democracia. De ninguna forma, lo mismo que decía antes con relación a Vox, se puede legislar esto a base de ocurrencias, de oportunismo político, de «uy, qué bien me viene ahora». Aquí hay que sentarse todos los partidos y hay que llegar a una solución de consenso. Una ley orgánica como la del Poder Judicial no se puede cambiar desde la prepotencia de la mayoría absoluta, hay que negociarlo desde el consenso político.

—El jueves pasado asistimos a la detención de un hombre por ayudar a su mujer enferma a morir tras pedírselo esta, ¿qué opina de la eutanasia?

—Se te parte el corazón cuando ves este dolor, este sufrimiento. Y lo entiendes. Yo, en mi propia óptica personal, siempre he sido partidario de la muerte digna. Mi padre sufrió un cáncer que le llevó a una agonía larga durante un año y al final la cosa es verdaderamente dura. Cs en su programa va a llevar propuestas concretas en relación a este problema.