Un empleado lleva el voto por correo a un colegio electoral el 20-D
Un empleado lleva el voto por correo a un colegio electoral el 20-D - EFE
Elecciones Generales

El crecimiento del voto por correo engorda el optimismo en las filas del PP

Génova cree que el miedo a la izquierda radical puede movilizar a votantes que se abstuvieron el 20-D

Actualizado:

El ánimo de los populares va en aumento según se acercan las elecciones y se conocen nuevos datos. La última alegría ha llegado con las solicitudes de voto por correo que ascendieron a 628.402 la semana pasada triplicando la participación registrada por esta vía en el mismo momento de la precampaña del 20-D.

Los datos son aún provisionales ya que los ciudadanos pueden seguir solicitando esta fórmula hasta el próximo 16 de junio, pero todo apunta a que la tendencia se mantendrá hasta el final del plazo ya que el crecimiento de peticiones es sostenido semana a semana.

Récord histórico

Evidentemente, la coincidencia de los próximos comicios con el inicio de los desplazamientos veraniegos soporta este increíble crecimiento, pero ya en las elecciones del 20 de diciembre el sufragio por vía postal alcanzó cotas históricas por su corresponderse con el inicio de los viajes navideños.

Los populares están convencidos de que la mayoría del votante por correo se corresponde con un perfil conservador y de mediana edad que vota a Mariano Rajoy. Y que esta gran movilización es un indicio de que la abstención de sus electores, que tanto daño hizo al PP el pasado 20-D, puede ser menor que entonces, ya que todos los partidos coinciden en que la abstención total sí aumentará en las próximas elecciones. Esto es, a costa de los partidos de izquierdas.

Cambio en el abstencionista

Hasta ahora el principal temor de los populares era el efecto que las novedades sobre los casos de corrupción que afectan al partido pudieran tener sobre sus votantes. No en vano, este problema estuvo detrás de que una parte de su electorado se quedara en casa las pasadas elecciones de diciembre. Sin embargo, el crecimiento del voto por correo les hace augurar ahora un cambio en esos electores. ¿La razón? Según un dirigente popular, el miedo al ascenso de Unidos Podemos.

«Los votantes por correo son ciudadanos que se movilizan porque quieren que su voto cuente y quieren hacer todo lo posible porque los comunistas no lleguen al Gobierno. Es posible que vean en el PP alguna cosa que no les guste, pero les gusta menos la posibilidad de que la izquierda radical pueda controlar el país», señala. «Todos los que nos votaron en diciembre tienen las mismas razones para volver a votarnos ahora, y los que hasta entonces nos votaban pero dejaron de hacerlo tienen una razón para volver: lo que tenemos enfrente. Hay miedo a Podemos en el votante del PP», comenta una cabeza de lista.

Cruzando los dedos

En esta carrera de fondo, a tan solo dos semanas de las elecciones, el temor a la coalición de izquierda radical está alejando así la sombra de la corrupción que pesa cada vez menos. «Siempre está ahí y es un tema que sigue saliendo pero la sensación que tenemos es buena. Lo que esperamos es que no salte ningún nuevo caso, porque eso sí que nos podría volver a perjudicar de cara al 26-J. Ahora mismo, los nuestros están movilizados y hay más interés en la calle que en el 20-D», admite un miembro de la dirección de campaña.

CLAVES: ¿Cómo votar por correo?

-La solicitud debe cursarse antes del 16 de junio. los impresos se encuentran en las oficinas postales.

- Entre el 6 y el 19 de junio el elector recibirá en su domicilio la documentación para el voto por correo. La entrega se realiza personalmente.

-Del 6 al 22 de junio los electores podrán remitir su voto por correo, con la documentación correspondiente por envío certificado, urgente y gratuito.

Según los datos oficiales a los que ha tenido acceso Servimedia, este 1 de junio había contabilizadas 628.402 demandas admitidas para votar a distancia en los comicios del 26 de junio, mientras que en la fecha comparable del 20-D, el 25 de noviembre, se habían recibido 205.663 peticiones.