Elecciones Generales
Ciudadanos resultados elecciones generales 2016

Ciudadanos pierde ocho escaños y sigue sin ser la llave para formar gobierno

Rivera achaca la caída a la ley electoral, de la que hace su nueva prioridad

MadridActualizado:

Ha perdido ocho escaños, casi un punto porcentual de sus votos, y por sí solo, Ciudadanos sigue sin ser decisivo. Sin embargo, ayer, tras una jornada en la que el partido se temía lo peor, acabó con un resultado que superaba la barrera psicológica fijada por el equipo en los 30 escaños. Por ello, el candidato de la formación, Albert Rivera, salió ayer visiblemente aliviado y volvió a ofrecerse a conformar una mesa de negociación con PP y PSOE, «sin poner sillones por delante». Pero, de no ser así, Rivera insistió en que está dispuesto a «esperar desde la oposición».

[Consulta los resultados de las elecciones generales del 26 de junio]

En seis meses, Ciudadanos se ha dejado casi un punto porcentual de votos. Ha pasado de lo que en diciembre fue interpretado como un gran comienzo, pasando de 0 a 40 escaños, a perder de golpe casi una decena. En concreto, en los comicios de diciembre el partido obtuvo 3,5 millones de votos en toda España, con un 13,93 por ciento de votos y 40 diputados. Ayer, los votos de la formación superaron ligeramente lo tres millones y se quedó en un 13 por ciento.

«Ciudadanos ha venido a pedir cambios y a dialogar, y es lo que vamos a hacer», dijo Rivera a medianoche desde la sede en la calle Alcalá. Por ello, insistió en su disposición de sentarse a negociar desde este mismo lunes, pero también «a cambiar las cosas». No habló de nombres, pero sí de «no poner los sillones por delante» y dejó claro que su partido «no ha venido a que todo siga igual». Además, también lanzó la idea de que su partido «espere desde la oposición» en caso de no conseguir un acuerdo.

Sobre los resultados de Ciudadanos, Rivera achacó ayer la pérdida de escaños a la ley electoral, sobre la que dijo que reformarla será su prioridad. «No podemos ir otra vez a las urnas con esta ley electoral». En número de escaños, Ciudadanos ha sido el gran perjudicado de estas elecciones. Ha caído uno en Sevilla, Salamanca, Coruña, León, Madrid, Albacete, Guadalajara y Toledo. La polarización entre PP y Podemos, la lógica del voto útil y las dudas sobre dónde acabaría el apoyo del partido de Albert Rivera han sangrado a Ciudadanos.

Sin embargo, desde el partido, la lectura oficial es clara: Ciudadanos se ha «consolidado» en un espacio de centro que existía en el sentir de los españoles, pero no tenía su traducción en escaños hasta ahora. Una alternativa, insisten, de centro y moderada.

No lo tenían tan claro a primera hora de la tarde de ayer. La tensión en Ciudadanos se captaba en la sede. La llegada de Rivera, poco antes de las 20 horas, a paso rápido y gesto serio, no dejaba lugar a dudas. Ya en la primera valoración a las 20.30 horas, el vicesecretario general del partido José Manuel Villegas resumía en dos puntos la caída que auguraban los sondeos que estaban llegando: la baja participación y la ley electoral. Aunque finalmente la participación fue similar a la registrada en los anteriores comicios, Rivera insistió en ella y, sobre todo, en la ley electoral.

Circunscripciones

La suma en coalición de Podemos e Izquierda Unida ha perjudicado a Ciudadanos en las circunscripciones más pequeñas, en las que se repartían menos escaños y en las que la formación naranja entró por poco. Rivera intentó paliarlo con una campaña más sectorial, con visitas a algunos de sus puntos débiles, como Albacete, Ciudad Real, Guadalajara, Burgos o La Rioja. Sin embargo, la formación de Albert Rivera ha perdido toda su presencia en Castilla La Mancha. En Albacete, con casi el mismo resultado, el escaño va a parar a Unidos Podemos. En Toledo, en cambio, se dejan un punto porcentual de voto, y en Guadalajara uno y medio.

También pierden su posición en Coruña, donde se dejaron cerca de diez mil votos; igual que en Sevilla, en donde pasan de tener dos asientos a tan solo uno. En Salamanca, la pérdida se produce tras obtener cuatro mil votos menos. En el caso de León, la formación ya lo daba por perdido, ya que en estos comicios se repartía un escaño menos, el último que obtuvieron, por movimiento poblacional. Solo mantiene intacta su posición en número de escaños en Comunidad Valenciana, en Murcia y en Cataluña.

Fuera del Congreso

En Madrid, donde Ciudadanos había obtenido siete escaños en diciembre y esperaba conseguir uno más ahora, finalmente se quedó con seis: ha registrado unos 70 mil votos menos. Un golpe para la formación, ya que implica que el secretario de Organización, Fran Hervías, se queda fuera del Congreso al ir de número 7 por la capital.

También hasta el último minuto hubo tensión por la situación en Cataluña. En diciembre Ciudadanos obtuvo 4 diputados por Barcelona y uno por Tarragona. Este último lo revalidaba con holgura, pero hasta las 22.30 horas, el partido pensaba que el número 4 por Barcelona no lo conseguía. Los gritos y aplausos se oían en la sede provenientes de la cuarta planta cuando lo hacía: era una escaños de gran importancia, el de Villegas, secretario general de la formación, director de la campaña y mano derecha de Rivera.

Lo mismo ocurría a última hora cuando Melisa Rodríguez renovaba en Tenerife, algo que no estaba nada claro como demostró el mismo Rivera durante la campaña: a ella le dedicó el mitin más emotivo de los quince días.

Desde la oposición

A partir de este 27 de junio Ciudadanos se enfrenta al reto de no quedar marginados en las negociaciones si quieren formar parte del Gobierno. Algo que será complicado si cumplen la promesa más repetida durante la campaña, la de no apoyar ni con sus votos ni con su abstención a un Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy. En Ciudadanos opinan que el candidato del PP mantendrá el pulso hasta el último momento, y ahora, con los resultado electorales, será aún más complicado.

Sin embargo, anoche Rivera reiteró su intención de formar un gobierno de consenso y llamó a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez para proponerles constituir una mesa de negociación entre los equipos de los tres partidos.

En cualquier caso, Ciudadanos dejó patente que no descarta una segunda opción en caso de que las negociaciones no fructifiquen: la de mantenerse los próximos años representando el papel de una oposición moderada y alternativa que podría favorecerles de cara al futuro. De antemano, ya barajaban que de no ser decisivos, obtener entre 30-35 escaños era una buena cifra para conformar su grupo parlamentario en esta posición.