Pablo Casado conversa con una alumna del centro de formación técnico-profesional del metal de Las Palmas de Gran Canaria
Pablo Casado conversa con una alumna del centro de formación técnico-profesional del metal de Las Palmas de Gran Canaria - EFE
Elecciones Generales 2019

Casado promete un Plan Marshall y dar fin al «efecto llamada»

El líder del PP culpa a la «demagogia» socialista del auge de las mafias de inmigración

Elecciones generales 2019, sigue las últimas noticias de la campaña electoral 28A

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

En el Partido Popular cada décima ganada en estimación de voto cuesta lo suyo y se ve como un triunfo. En Génova aseguran que tienen consolidado el 20 por ciento, diez puntos menos que el PSOE, y el bloque de centro-derecha sigue sin sumar, según sus encuestas internas. La tendencia, dicen, es al alza, pero muy poquito a poco y la campaña, aunque sea importante, dura solo diez días más. La cuestión es si llegarán a tiempo de sumar o no. Pablo Casado no pierde el ánimo y sigue confiando en que el voto oculto favorezca.

Ayer, el presidente de los populares estuvo en las Islas Canarias, donde sus seis diputados actuales pueden quedarse en tres, según el CIS. Casado prometió que acabará con el «efecto llamada» en inmigración irregular que activó Sánchez, «el mayor» desde la crisis de los cayucos de Zapatero, y planteó un «Plan Marshall» para África. En el muelle de Cambulloneros, en Las Palmas, culpó al PSOE de un «efecto llamada» que se ha disparado desde que Sánchez llegó al poder, y denunció que su demagogia ha hecho fuerte a las mafias, con un coste de vidas humanas inasumible. «La hipocresía de la izquierda al hablar de inmigración también cuesta vidas. Su ambigüedad calculada es un llamamiento a las mafias que trafican con personas y a que miles de inmigrantes, que vienen a España huyendo de guerras y pobreza, se vean abocados a una mala situación vital», aseguran los populares.

Casado recordó que desde que Sánchez gobierna la llegada de inmigrantes irregulares ha crecido un 173 por ciento, con unas mafias que obtuvieron unos beneficios récord el año pasado: 7.000 millones de euros, por lo que pagaron 2,5 millones de personas por «ataúdes flotantes». A todo esto se une que la ruta oriental (Libia-Italia) utilizada por las mafias se ha desplazado completamente a la ruta occidental, que llega a Ceuta, Melilla, Canarias y Andalucía y por tanto a Europa a través de Marruecos. El presidente del PP sostiene que España es un país solidario, pero advirtió de que una política de puertas abiertas es pura demagogia.

Casado se comprometió ayer a apoyar «sin fisuras» a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a aumentar sus efectivos y a mantener los acuerdos de equiparación salarial que el Gobierno del PP rubricó. También prometió incrementar la retribución de las Fuerzas Armadas y a poner en marcha radares que están inactivos para «preservar nuestras fronteras y luchar contra los naufragios».

El «Plan Marshall» para África consistiría en que los países europeos se coordinen con acciones directas institucionales y de apoyo a la industrialización en los países de origen. Otra medida de Casado en su política de inmigración es recuperar la ley de 2012 de Racionalización del Sistema Sanitario, aprobada con Rajoy, para acabar con el turismo sanitario, según subrayó.

Además, el líder del PP alertó de las intenciones de un socio clave de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, en las Islas, por enarbolar la bandera independentista en este archipiélago en su última visita: «Es un insulto. Espero que el PSOE reaccione de inmediato, porque Pablo Iglesias a lo mejor va a pedir una consulta de independencia aquí también».