Inés Arrimadas en un mitin del 21-D
Inés Arrimadas en un mitin del 21-D - EFE

Entre fotos presidenciales, parecidos polémicos y heroínas: los carteles de la campaña del 21-D

Como en toda campaña, la propaganda electoral ha jugado un papel fundamental. Marcada por la actualidad del desafío secesionista, los candidatos han perseguido plasmar sus valores y virtudes con el objetivo de atraer a los votantes

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Colores, eslóganes, imágenes en primer plano… Todo vale para conseguir el mismo objetivo en los carteles electorales: «Activar la atención y el interés. Buscan generar la identificación con los candidatos porque cuanto más familiar te resulta una cara, más tiendes a identificarte con esa persona», resume Luis Arroyo, experto en comunicación política. Y todo ello, lleno de intención.

Por norma, en España, la propaganda electoral tiende a ser conservadora. Una imagen, un eslogan y un rasgo distintivo de cada partido. Características que casi todas las candidaturas al 21-D cumplen excepto una: el PSC. «En el caso del PSC es un cartel muy sencillo que juega con tres elementos, la bandera, el personaje y la tipografía, pero no deja ver ninguna marca de partido», asegura Javier Peña, director creativo del Grupo Fibonad.

Este diseñador gráfico destaca que la omisión de siglas busca «jugar con la dualidad de independiente del candidato». Un rasgo que también delata la elección de colores del cartel de Miquel Iceta. « Mientras que en el PSOE se utiliza la potencia del rojo, el fondo aquí es un gris tirando a blanco», afirma este profesional.

Un parecido polémico

Si el cartel del PSC muestra a un Iceta presidencial, los carteles de Junts per Catalunya y Catalunya en Comú-Podem apuestan por algo «distinto a lo ya visto». Para Nacho Clemente, diseñador gráfico y profesor de la Escuela ArteDiez de Madrid, las dos campañas, «que tienen un parecido bastante grande» en su opinión, utilizan «carteles que recuerdan a los de cine, de las películas de acción».

«Aparece solo el rostro y para darle dinamismo se recurre a deformar la letra e inclinarla de forma ascendente», matiza. Para Javier Peña, la elección de esta tipografía inclinada persigue la idea del «cambio».

La elección de colores en ambos casos tampoco es baladí. Ambos cuentan con un degradado, pero en el caso del cartel del partido de Carles Puigdemont «incide más en el concepto del catalanismo por el rojo y amarillo como fusión de la bandera», señala Nacho Clemente. En contraposición, en el de los comunes, Clemente resalta el fondo de la imagen: «Tras el degradado se ve un entorno obrero, una alusión al proletariado muy sutil pero que ahí está».

Pero no todo son aciertos en estos carteles. Para Javier Peña el recurso de estos carteles más «de acción» son «un inconveniente para el receptor si busca cierta estabilidad en su voto. Están orientados para la gente joven», destaca.

De candidata, a heroína

En el caso de Ciudadanos, Javier Peña ve «un cartel muy sencillo, pero, en cuanto a composición, el más potente». «La fotografía es un gesto natural, que está mirando a los ojos del receptor, con un gesto amable». Para Nacho Clemente, el fondo persigue destacar la idea política de Ciudadanos, que recae en el corazón que porta Arrimadas. El color naranja, por su parte, busca la identificación de la marca: «Es un naranja que tú ves y, en el momento, sabes qué es».

Precisamente, Inés Arrimadas ha revolucionado la campaña en sus últimos mitines luciendo un cartel en el que, con un toque pop-art, emulaba a una heroína. «Es un cartel original para lo que se ha hecho hasta ahora en España», sostiene Peña. Un ejercicio de asociación de ideas en el que este diseñador ve que intenta reflejar la situación actual: « Es una heroína que defiende sus ideas contra todos. Por eso ese toque».

Asociación de ideas

Del cartel del PP, ambos diseñadores coinciden en la idea de «naturalidad» que se ha buscado destacar al mostrar a Xavier García Albiol en una imagen sacada de un mitin. «Tiene un toque populista», asegura Peña, que además señala la elección de la tipografía como el detalle de mayor intención. «Hay dos tipos de letras, que es algo que está hecho aposta. España y Xavier están en tipografía serif -más clásicas- y García Albiol y el eslogan en una más redondeada y juvenil», apunta.

Presentando el cartel de campaña: #Españaeslasolucion #lasolucionespp

Una publicación compartida de PPCatala (@ppcatala) el

Por la naturalidad también ha optado ERC que, con la inclusión en primer plano de Oriol Junqueras, quieren «plasmar la idea de que soy lo que ves», señala Peña. «La idea de mirar al horizonte -que en comunicación política denota liderazgo- buscar asegurar la idea de ‘ sé que lo voy a conseguir’». Una idea que, en la opinión de Nacho Clemente, se remarca con la elección del tipo de letra con el que se muestra el eslogan: letras muy gruesas, «con mucha fuerza».

Por último, Nacho Clemente destaca la elección de la CUP. En la opinión de este profesional, el colectivo busca mostrar «un cartel más político». «De una forma mucho más metafórica no te vende tanto al candidato sino el partido», asegura. «Tiene una gráfica mucho más callejera, más violenta, hace guiños al fotoperiodismo… En eso se ve que están cargados de intención».