Elecciones Cataluña

Elecciones Cataluña

Alicia Sánchez-Camacho: «CiU nos conduce a un desierto de cuarenta años»

Con la opción de situar al PPC como segunda fuerza en el Parlamento autonómico, acusa a CiU de perder el sentido de la realidad

Día 12/11/2012 - 12.34h
Alicia Sánchez-Camacho: «CiU nos conduce a un desierto de cuarenta años»
INÉS BAUCELLS

En el arranque de la campaña, la candidata del PPC asume que la próxima legislatura va a ser decisiva. Su partido, asegura, es la garantía de la permanencia de Cataluña en España.

-Hace pocos meses el escenario actual era inimaginable. ¿Cree que responde a una estrategia planificada de antemano por CiU, o es fruto de la improvisación?

-Es una estrategia perfectamente trazada. Tras ver que lo que llamaron «el gobierno de los mejores» se convertía en el de los peores, cuando incluso los datos de paro y de endeudamiento que dejó el tripartito empeoraban, CiU optó por el tacticismo, yendo a unas elecciones en las que se niega a responder de la acción de gobierno, buscando culpables en el exterior, agitando el antiespañolismo, y llevando a Cataluña al escenario de transición nacional con el que empezaron la legislatura. Y ahora, de la inconcreción de la transición nacional pasamos al Estado propio.

-Hay quien apuesta porque después del 25-N Artur Mas rebajará el tono, que «bajará el suflé», como se dice.

-Quien piense eso se equivoca. Mas ha tenido una transformación sobrevenida, en la que él se cree un mesías de Cataluña, el Moisés que nos traerá a la tierra prometida. Ha pasado de ser un político responsable, que al menos trabajaba por lograr los objetivos de déficit, a convertirse en un Moisés que nos llevará no a la tierra prometida sino a cuarenta años de desierto e incertidumbre.

-El cambio ha sido radical. De un inicio de legislatura de colaboración con el PPC a uno de ruptura. ¿No les ha sorprendido?

-Pues no. Si uno escucha el discurso de investidura de Mas y mi respuesta, verá que no. El PP votó no, por primera vez, a la investidura de un presidente de CiU. Cuando vimos la alusión a la transición nacional ya le dije claramente a Mas que lo que quería era conducirnos a la ruptura con España. Y ante eso ya le dije que nos tendría enfrente. Pero también le dije que si la prioridad de su gobierno era sacar a Cataluña de la crisis, ayudar a los catalanes que lo están pasando mal, ayudaríamos, y eso hemos hecho. Lo lamentable de todo esto es que mientras el Gobierno y el resto de comunidades autónomas se aplican con determinación en la contención presupuestaria, Mas anuncia más gasto para crear una consejería de Exteriores y estructuras de Estado.

Pacto por el empleo

-¿Cómo responde el PPC?

-Frente a una CiU que dice que la primera acción política que tomará es una declaración soberanista en el Parlamento autonómico para avanzar hacia la consulta ilegal, el PPC propone un pacto por la ocupación, con el compromiso de intentar reducir el paro a la mitad. En definitiva, un pacto por la gobernación, no por la parálisis. El contraste es obvio.

-El otro día el presidente de la CEOE, Juan Rosell, pedía a Mas y a Rajoy que hablen, que se reúnan tras el 25-N. Usted se ha pronunciado también en la misma línea, pero ¿qué se puede ofrecer a Mas para reconducir esto?

-En primer lugar, el Gobierno no ofrece nada a CiU, sino a Cataluña. Lo que ofrecemos es negociación para reformar y modernizar el Estado de las autonomías. Evaluar, revisar y modernizar el sistema de financiación para corregir los desequilibrios que existen. Es lo que debería hacer Mas si pensase en los intereses de Cataluña, y no en los suyos.

-Pues el presidente de la Generalitat ha dicho que ni la mejora de la financiación sin salir del régimen común ni el pacto fiscal son suficientes.

-Está claro que quien ha perdido el sentido de la realidad, el sentido común, y no quiere negociar es Mas. Cuando alguien dice que está por encima de la ley, de los tribunales, de los tratados internacionales, es que ha perdido el sentido común y la racionalidad exigible en democracia. Estamos delante de un gobernante muy irresponsable, es impropio de un gestor público serio. Artur Mas al final incluso ha hecho bueno a Carod-Rovira y a Laporta. Ha pasado de la centralidad a la radicalidad.

-Aparte de apelar al ordenamiento jurídico, ¿qué se puede hacer desde la acción política? ¿Es posible plantearse una acción conjunta con el resto de partidos que rechazan la independencia?

-Primero hay que ver los resultados, y espero que el PP sea capaz de parar los pies a los planes rupturistas de Mas. Si CiU se queda con 62-63 diputados (la mayoría absoluta está en 68) después de todo este lío no sé si podrán sostener su apuesta. Y los escenarios que vengan después, ya veremos. Lo que sí es seguro es que el PP seguirá defendiendo la libertad y la pluralidad en Cataluña. Utilizaremos todos los mecanismos legales e intentaremos todos los acuerdos posibles para lograrlo.

-Al margen de si CiU obtiene la mayoría o no, ya ha dicho que la consulta, sí o sí, va a celebrarse. Concibe un escenario de confrontación real, de ruptura...

-Creo que no hará falta que intervenga el Estado, a Mas ya se lo ha dicho Europa. Su viaje a Bruselas fue clarificador. Europa ha sido más dura que la propia oposición catalana. Le han tildado de irresponsable por atreverse a llevar a Cataluña a la independencia. Europa ya le ha dicho no, y le ha cerrado la puerta a una Cataluña independiente.

-Antaño se hablaba del efecto moderador de Josep Antoni Duran Lleida. ¿Cree en él?

-Mire, Duran ha acabado por dar la razón al PP cuando ha dicho que una Cataluña independiente estará fuera de Europa. En cambio, Duran pedirá al voto por la independencia, porque el voto de CiU ahora es solo un voto por la separación de España y la convocatoria de un referéndum ilegal. Lo del efecto moderador de Duran ha pasado a la historia.

«No se puede engañar»

-Les acusan de hacer una campaña basada en el miedo.

-Todo lo contrario. Hacemos una campaña en positivo, destacando los beneficios de seguir unidos, desde el punto de vista cultural, económico... Otra cosa es que no escondamos la realidad. Si las consecuencias de la independencia no son buenas, lo explicamos. No es el discurso del miedo, es la realidad. Mire, a Alex Salmond en Escocia lo están investigando por engañar, por decir a sus ciudadanos que la continuidad en Europa de una Escocia independiente está garantizada. Mas puede defender lo que quiera dentro de la legalidad, pero no engañar a la gente.

-¿Que es lo que más le preocupa?

-Lo que más me preocupa es que en medio de una crisis económica, con una ciudadanía que está soportando grandes sacrificios, subidas de impuestos, lo único que le ofrece su gobierno es incertidumbre. Que a la crisis económica se haya añadido una crisis política e institucional es de una gran irresponsabilidad.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.