Sin balcón en Génova ni ovación en Ferraz, así ha terminado la noche electoral más fría
Así lucía la sede del PP, en la calle Génova, tras conocerse su victoria en las elecciones europeas - Angel de Antonio
Elecciones europeas 2014

Sin balcón en Génova ni ovación en Ferraz, así ha terminado la noche electoral más fría

El Partido Popular cancela la celebración en su sede. Solo Podemos ha calentado la resaca de unas votaciones atípicas

Actualizado:

No parece la noche de este 25 de mayo el cierre esperado a cualquier jornada electoral. Ni balcones, ni grandes discursos, ni ovaciones. Ni siquiera el habitual aforismo que antes recorría las tertulias del «parece que todos han ganado». La pérdida de votos de las dos grandes formaciones –entre PP y PSOE apenas llegan al 49%– y la abstención de un 54,16% parecen haber desactivado cualquier amago de celebración.

El propio Partido Popular, que de la mano de Miguel Arias Cañete ha logrado retener la condición de grupo más votado en España, ha suspendido a última hora las celebraciones. En la calle Génova, donde después de cada victoria se reúnen centenares de simpatizantes, se han apagado las luces. No habrá foto desde el balcón. Y estaba todo dispuesto para ello, incluido los andamios y hasta una gran pancarta con un «Gracias» que el PP quería dedicar la victoria a sus acólitos.

Las sedes eran también un lugar atípico. Otrora, cuando salían los candidatos, las salas de conferencia se convertían en un hervidero de aplausos. Aunque los resultados de la noche electoral dijeran lo contrario, la sala rompía en aplausos muchas veces arrancados por el equipo de campaña. Esta noche ni eso. Elena Valenciano salió a rueda de prensa sin amago de palmas y se fue en silencio.

La ausencia de líderes ha marcado esta extraña noche electoral. La resaca de los comicios obligará a que este lunes Alfredo Pérez Rubalcaba salga a valorar los resultados, pero hasta ese momento, tanto Rajoy como el secretario general del PSOE, han preferido permanecer en un segundo plano.

Adiós a los grandes fastos

En la sede de Izquierda Unida sí hubo una breve ovación, pero pese a la evidente alegría de sus líderes, no han querido celebrar mucho. Quizá ver cómo una nueva formación de izquierdas, de apenas unos meses de vida, se quedaba a solo un escaño les ha hecho retirarse pronto a reflexionar.

Más allá de Podemos, solo UPyD se ha atrevido a lanzar un gran discurso congratulándose por los resultados: «El doble, hemos duplicado los últimos resultados», gritaba a un enfervorecido público su cabeza visible, Rosa Díez.

[Consulta todos los resultados de las elecciones europeas]