ESPAÑA ANTE LA CRISIS

Zapatero se compromete ante los empresarios a acelerar las reformas económicas

El presidente de Mercadona, Juan Roig, y el consejero delegado de Cepsa, Dominique de Riberolles, excusan su presencia en Moncloa

MADRID Actualizado:

Casi cuatro horas de reunión entre el presidente del Gobierno y los representantes de 37 de las empresas más importantes del país. Un encuentro del que José Luis Rodríguez Zapatero ha salido satisfecho y con varios compromisos sobre la mesa. Compromisos del Ejecutivo y también compromisos del empresariado para reforzar la confianza en la economía española y para acelerar las reformas económicas pendientes. La reunión, apuntaba el presidente en la comparecencia posterior, ha sido "extraordinariamente útil" y "muy positiva" porque "hemos reforzado un compromiso entre el Gobierno y los empresarios por la estabilidad de la economía y la recuperación". "Estoy convencido de que (la reunión) tendrá efectos porque hoy ha sido un día que ha fortalecido la confianza".

Zapatero ha puesto el mayor énfasis en el compromiso para seguir con las reformas económicas estructurales y llevarlas a la práctica "con la máxima celeridad posible". También ha reiterado ante sus invitados en el Palacio de La Moncloa su propósito de austeridad y reducción del défict, algo que ha insistido en que se está cumpliendo no sólo por parte del Ejecutivo sino también de las Comunidades Autónomas. Un tercer pilar de ese compromiso del Gobierno detallado por Zapatero es acometer con celeridad el proceso de reforma del sistema financiero. Así, ha explicado que el sector se ha comprometido a que antes del 24 de diciembre esté culminado todo el proceso de fusión de las cajas, con la puesta en marcha de nuevas entidades.

Ha habido compromisos más concretos como la creación de una Comisión Nacional de la Competitividad, independiente e integrada por "personalidades de relieve". Por parte de los empresarios, Zapatero ha asegurado que han puesto de manifiesto su compromiso de llevar a la práctica todas las reformas para favorecer e impulsar la inversión y ayudar a la mejora de la confianza y la recuperación el empleo.

La cita en la Moncloa, mientras Cataluña reflexiona antes de las elecciones de mañana, comenzaba poco después de las 10.30 horas. Los interlocutores de Zapatero han sido los máximos representantes de casi cuarenta empresas del país y el objetivo, analizar la situación económica y la salida de la crisis. Al encuentro han acudido los responsables de 37 de las 39 empresas invitadas, y sólo han excusado su presencia los de CEPSA y Mercadona.

Botín y Francisco González

Desde antes de las 10.00 horas han ido llegando a la sede del Gobierno los presidentes de estas compañías y entidades financieras, que han tenido que recorrer a pie unos cincuenta metros desde sus vehículos hasta la entrada del edificio en el que se ha desarrollado la reunión. Muchos de ellos sin abrigo y mientras posaban de forma individual ante los informadores gráficos, han tenido más de un comentario sobre el frío que hacía esta mañana en Madrid. Ha sido el caso del presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, uno de los más madrugadores en llegar al complejo de la Moncloa junto con el vicepresidente de Inditex, Pablo Isla. Pese a la baja temperatura, Botín no ha puesto inconveniente alguno en pararse un instante para que los fotógrafos pudieran cumplir con su labor. Otros han sido más reacios y se han limitado a una breve mirada hacia los objetivos, pero sin apenas dejar de caminar.

Los responsables del servicio de protocolo de Moncloa han sido los encargados de dar la bienvenida a los empresarios, quienes han aguardado en una dependencia del Palacio hasta el inicio de la reunión. A ella sólo han asistido, por parte de los empresarios, dos mujeres: Petra Mateos, presidenta de Hispasat, y Carmen Riu, de la cadena de hoteles a la que da nombre su apellido. Entre los presentes estaba también el presidente del BBVA, Francisco González, pese a que se había barajado la posibilidad de que no pudiera acudir a la cita.

Zapatero ha estado flanqueado en la reunión por el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba y la vicepresidenta Elena Salgado. Los tres presidían la gran mesa en forma de 'U' que se ha instalado en el salón de Tapices de Moncloa. Junto a Salgado estaba sentado Botín, y al lado de Rubalcaba, el presidente de Telefónica, César Alierta.

Más inversión y empleo

El presidente del Gobierno ha instado a las grandes empresas a que sigan apostando por invertir y crear empleo en España. Los empresarios se han ido con el compromiso del presidente de que hará las reformas estructurales, ya que, si no se aceleran, los mercados van a arremeter más contra España.

Finalmente ha habido seis entidades financieras representadas en Moncloa: Banco Santander, BBVA, Banco Popular, Banco Sabadell, Caja Madrid y La Caixa. Del ámbito energético estaban Endesa, Gas Natural-Unión Fenosa, Iberdrola, Repsol-YPF, Gamesa y Abengoa, mientras que del sector de la construcción, Acciona, ACS-Dragados, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr-Vallehermoso. También han acudido responsables de Telefónica, Indra, Hispasat, ANFAC, El Corte Inlés, Grupo Mondragón, Inditex, Iberia, Globalia, Aguas de Barcelona, Grupo Planeta, Abertis, Técnicas Reunidas, Ebro Foods, Telecinco, Grifols, Mapfre, Sol Meliá y Hoteles Riu.