Varapalo al euro con una masiva rebaja de la deuda
La sede de la agencia crediticia Standard & Poor's. / Archivo
crisis financiera

Varapalo al euro con una masiva rebaja de la deuda

S&P retira a París la triple A en una decisión histórica que amenaza con resucitar el caos en la moneda única

CORRESPONSAL EN BRUSELAS Actualizado:

La Eurozona ha sufrido un histórico revés que amenaza con dinamitar la frágil estabilidad lograda desde que arrancó el año. Standard and Poor's, al igual que hizo con Estados Unidos el pasado agosto, anunció al cierre de los mercados internacionales que despojaba a Francia de la triple A, la matrícula de honor en la calificación de la deuda soberana.

La agencia norteamericana también rebajó las notas de otro ramillete de países del euro, entre ellos España, que cae al nivel A. La evaluación deja a Alemania como la única gran economía de la moneda común con la máxima calidad crediticia, lo que pone en riesgo la fortaleza del fondo de rescate que sufraga los salvavidas de los socios en apuros. La degradación de Francia, la segunda economía europea, estaba cantada desde hace meses. Incluso, la propia Standard and Poor's difundió por error en noviembre que había tomado la decisión ante el estupor de las autoridades galas.

Oficialmente, sin embargo, la agencia norteamericana puso en revisión la deuda francesa el 5 de diciembre junto con las de otros catorce países del euro por los devastadores efectos del contagio griego. La advertencia llegó apenas unos días antes de la última cumbre europea que alumbró un nuevo pacto fiscal concebido para blindar la disciplina presupuestaria de los gobiernos. En aquellas fechas, el BCE también puso en marcha créditos baratos y más flexibles a la banca que han contribuido a rebajar las tensiones.

Pese a la relativa calma de los últimos días, el Gobierno francés confirmó a última hora de la tarde que Standard and Poor's ya no le considera un país triple A. La segunda economía del euro ha acabado pagando sus dificultades para reducir el déficit. Según los últimos datos, su desfase presupuestario alcanza el 5,7% -el más elevado de los socios en mejor posición financiera- y su deuda asciende a 1,7 billones, el 85% del PIB.

Durante el terremoto en los mercados en la recta final del año pasado, la prima de riesgo del Tesoro galo se distanció notablemente de la alemana y llegó a pagar el doble de intereses. Entonces, ya se dio por sentenciada una calificación que tampoco tienen EE UU y Japón.

Primer golpe al Ejecutivo de Rajoy

La decisión de la firma medidora de riesgos, que de entrada puede suponer mayores costes de financiación en los mercados, no solo se llevó por delante la codiciada nota francesa. El Gobierno de Mariano Rajoy recibió su primer varapalo dentro de la revisión general realizada a 15 de los 17 países del euro. La agencia rebajó en dos escalones la deuda de España, hasta quedar en el nivel A. La revisión se conoció en plena resaca de la exitosa subasta llevada a cabo por el Tesoro el jueves.

En ella, se consiguieron colocar 10.000 millones -el doble de lo previsto- con unos intereses más bajos que en anteriores operaciones. La rebaja de Standard and Poor's podría borrar las vibraciones positivas, pero habrá que esperar al lunes para corroborarlo. Ayer, el Ibex-35 cerró en verde (0,28%) pese a las moderadas pérdidas en el resto de plazas europeas. La prima de riesgo tampoco se resintió en exceso, aunque cerró al alza con un diferencial de 341 puntos sobre el bono alemán. Distintos analistas aseguraron que el BCE salió rápidamente en apoyo de España e Italia comprando su deuda para evitar que la volatilidad se disparara.

En cualquier caso, el Tesoro afronta la próxima semana dos nuevas subastas que aclararán el efecto real de la bajada en la calificación. Junto a Francia y España, otra serie de países se vieron afectados por la revisión crediticia. Son los casos de Portugal, Italia, Eslovaquia y Austria. En este último caso, Viena también perdió la preciada triple A por las debilidades de sus bancos, dejando como únicos virtuosos del euro a Alemania, Holanda, Finlandia y Luxemburgo.

Standard and Poor's resucitó los viejos fantasmas sobre la supervivencia del euro, pero lo cierto es que permanecen muchos frentes abiertos. Ayer, se conoció que Grecia no logra alcanzar un consenso con sus acreedores privados para aplicar la quita del 50% de su deuda pactada hace varios meses. Al parecer, ambas partes no consiguen definir la letra pequeña y han decidido darse varios días para "reflexionar sobre los beneficios de un acuerdo voluntario".