MERCADOS | MADRID

No fue sólo Moody's

El Ibex 35 retrocede un 1,17% y se sitúa en los 10.435,60 puntos, afectado por la rebaja del 'rating' de la deuda española

CRISTINA VALLEJO
MADRID Actualizado:

No pintaba bien la sesión desde primera hora de la mañana. Desde antes de que Moody's rebajara el 'rating' de la deuda española.

Porque ya los índices asiáticos habían terminado la jornada con descensos ante dos preocupantes noticias: por un lado, la balanza comercial china se saldó en febrero con el mayor déficit en siete años. Además, se trata del primer déficit desde marzo del año pasado. "¿Temporal? Probablemente", afirma José Luis Martínez Campuzano, de Citi. Si sumamos, como hace este analista, las cifras de los dos meses juntos, las exportaciones hubieran crecido en el año un 21,3%, cuando las compras lo han hecho en un 36%. Malas noticias también procedentes de Japón: según los datos revisados del cuarto trimestre del año, la caída anualizada se revisa al alza, hasta un descenso del 1,3%, frente al 1,1% de caída comunicada inicialmente y frente al 1,2% previsto por el consenso de analistas consultados por Bloomberg. ¿La diferencia? Mayor caída del consumo privado y menor crecimiento de la inversión.

Y entonces llegó Moody's con la rebaja del 'rating' de España hasta Aa2 desde Aa1 y con perspectiva negativa, lo que implica que éste puede no ser el último recorte que acometa la agencia de calificación, como consecuencia del esfuerzo de recapitalización que deben hacer las entidades financieras. "El Gobierno espera que el coste máximo sea de 20.000 millones de euros. Pero Moody's cree que el coste total podría estar cerca de los 40.000-50.000 millones de euros. Sin embargo, Moody's estima que, en un escenario de mayor estrés, las necesidades de recapitalización podrían incrementarse hasta los 110.000-120.000 millones de euros", comentaba la nota informativa de la agencia de calificación. Aunque, luego, tras el cierre de la sesión, el Banco de España contradijera de manera clamorosa a esta agencia: según sus cálculos, el sistema financiero español necesita recapitalizarse sólo por poco más de 15.000 millones de euros. El regulador también contradijo a otra agencia de calificación, Fitch, que estima que el sistema financiero podría estar a falta de 38.000 millones de euros, según su escenario base, y de 96.700 millones en un escenario para el que han tomado como referencia el caso irlandés. Veremos si el mercado se cree mañana estas cifras

Aumento de la prima de riesgo

En los primeros cambios de la sesión, tras la publicación del informe de Moody's, el interés del bono español a diez años se tensó, pero muy levemente, dado que subió hasta el 5,54%, pero pronto se relajó y cerró en niveles muy cercanos a los de la sesión anterior, en el entorno del 5,5%. Hay analistas que consideran que la deuda española ya cotiza por debajo de la nota otorgada ahora por Moody's. La prima de riesgo sí aumentó: cerró la sesión por encima del 2,26%, pero sobre todo por la significativa caída del interés del bono alemán hasta el 3,23%, recogiendo en su cotización el aumento de la aversión al riesgo y la toma de posiciones en activos de calidad. Ello influyó en que las primas de riesgo de los bonos periféricos, a excepción de los griegos, se ampliaran ligeramente.

Al frío de la rebaja de la nota de Portugal, el euro adoptó una pronunciada senda bajista, para terminar la sesión cambiándose por poco más de 1,38 dólares. Debilitamiento del euro implica fortalecimiento del dólar y su correlación con el oro y el crudo es negativa, de ahí que el precio de la onza de oro registrara su mayor caída de las siete últimas semanas, el barril de Brent, de referencia en Europa cayera por debajo de los 114 dólares y el barril de West Texas, hasta los 101,5.

También contamos con un mal dato de balanza comercial alemana, menos superavitaria de lo esperado, porque las exportaciones decrecieron, mientras que las importaciones subieron más de lo esperado. En Francia, la producción industrial superó expectativas, pero las ventas minoristas en España aceleraron su ritmo de descenso. Y el Banco Central Europeo, en su boletín mensual afirmaba: "Es fundamental que el reciente aumento de la inflación no dé lugar a presiones inflacionistas generalizadas a medio plazo". Un nuevo aviso a navegantes sobre los tipos de interés.

El Banco de Inglaterra, que parecía que iba a ser el primero en subir el precio del dinero, ayer se contuvo: parece más preocupado por la debilidad de la recuperación económica que por la inflación. Por eso, mantuvo tanto el precio del dinero como su política monetaria extraordinaria, aunque los datos macro que ayer se publicaron (sobre todo del sector industrial), no fueron demasiado malos.

Incremento del paro en EEUU

Pero los que venían de Estados Unidos sí lo fueron: el paro semanal fue peor de lo esperado (397.000 solicitudes iniciales de subsidios por desempleo, frente a las 376.000 previstas por los analistas y frente a las 371.000 de la semana anterior). Además, la balanza comercial fue más deficitaria de lo esperado. De ahí que los indicadores de renta variable americanos comenzaran la sesión con fuertes descensos, los más importantes desde el mes de agosto.

De hecho, el Ibex marcó sus mínimos intradiarios en los 10.353,60 puntos justo después de la apertura de Nueva York, aunque al cierre recuperó posiciones hasta los 10.435,60 puntos, que fue el nivel al que dio el último cambio, tras retroceder un 1,17%. Pero hubo índices más castigados, como el Ftse 100 británico, que perdió un 1,55%, o el Ftse Mib de Milán, que sufrió un descenso del 1,59%. El Dax alemán, mientras, cayó casi un 1%.

Sólo tres valores del Ibex terminaron en verde: Inditex fue el valor que más ganó, con una revalorización del 1,42%, hasta los 53 euros. A continuación, BME, con un repunte del 1,33%. Grifols completó la lista de valores en verde, pero por la mínima: avanzó sólo un 0,04%. En rojo, pero con pérdidas limitadas, de menos de un punto porcentual, el Sabadell y Ebro, que cedieron alrededor de un 0,15%. Endesa y Telefónica perdieron algo más de medio punto porcentual. ACS, Gamesa e Iberdrola Renovables también se dejaron menos de un punto porcentual.

Mapfre, Acciona y Abengoa fueron los peores valores de la jornada, con descensos de más de un 4%. ¿Vinculación al sector financiero, elevada deuda o recogida de beneficios? Quizá una mezcla de los tres factores. Amadeus, Telecinco, OHL, Criteria y Red Eléctrica se dejaron más de un 2%. Pero sorprende que el sector bancario no se colocara entre los valores más bajistas, cuando se enfrentaba a una sesión clave, la de la publicación de las necesidades de capital de las entidades, y cuando habían bajado el rating de España. El que más cayó de todos fue BBVA, que retrocedió un 1,73%. También Bankinter, el Santander y el Popular se dejaron más de un 1%.

Fuera del selectivo español, Ezentis sufrió el descenso más importante: perdió un 5,70%, hasta los 0,513 euros. Parece que no convenció su presentación estratégica. Además, en la sesión de hoy, la compañía registró un fuerte avance. En el otro lado de la tabla, Enel Green Power, a la que el mercado premió por los resultados que presentó tras el cierre de la sesión anterior.