MERCADOS | MADRID

Las siete últimas sesiones 'arreglarán' el mes de abril

El Ibex-35 permanece ajeno a los elevados datos de desempleo y cierra en los 10.878 puntos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las Bolsas europeas cerraron su séptima sesión consecutiva al alza, en la que se ha convertido en la etapa más larga de subidas de este año, gracias a los buenos resultados empresariales y, sobre todo, a los de Estados Unidos. Este viernes contamos con los de Merck, Caterpillar y Chevron, que fueron mejores de lo esperado por los analistas. Y, también, gracias al mensaje del presidente de la Reserva Federal norteamericana, Ben Bernanke, que, junto a la debilidad de algunos datos macroeconómicos presentados en Estados Unidos, retrasa la posibilidad de una subida de los tipos de interés al otro lado del Atlántico.

Estas siete sesiones de ganancias han permitido que los principales índices europeos hayan cerrado el mes de abril en positivo, con ganancias de alrededor de un 3%, de media, aunque con casos tan sobresalientes como el del Dax alemán, que cierra el mes con una subida de más del 6%, inmune a la destacable apreciación del euro, en máximos desde principios de 2010. El euro comenzaba el mes cambiándose por 1,42 dólares y lo cierra por encima de 1,48 unidades. La subida de los tipos de interés acometida por el Banco Central Europeo a principios de mes y sus advertencias de que, posiblemente en junio o en julio habría nuevos movimientos al alza en el precio del dinero, pusieron de su parte. También, la política monetaria expansiva por la que apuesta Bernanke, más preocupado por el crecimiento que por la inflación. Y, por último, una menor aversión al riesgo siempre es favorable a la divisa comunitaria.

Pero las compañías exportadoras alemanas no temen la pérdida de competitividad de sus productos. De hecho, entre los valores más rentables del índice alemán se colocaron compañías netamente exportadoras como Volkswagen o Adidas.

Y, al tiempo que el dólar se iba debilitando, el oro se ha ido fortaleciendo: la onza comenzaba abril cotizando en 1.420 dólares por onza y lo termina rozando los 1.549 dólares, niveles récord. Mientras, el barril de Brent, ha pasado de los 119 a los 125 dólares, aunque marcó máximos del mes en los 126,7 dólares el 8 de abril.

El Ibex-35 acumuló una rentabilidad de un 2,86% en el último mes, con Grifols, OHL e Indra en cabeza como valores más rentables, con avances de más de un 8%, mientras que Gamesa fue el peor, con un recorte del 13,45%. El selectivo español marcó mínimos el día 18 de abril, en los 10.344,90 puntos, coincidiendo con un cúmulo de malas noticias: la extrema derecha finlandesa había obtenido un éxito electoral sin precedentes, lo que ponía en riesgo la negociación del rescate de Portugal; además, los rumores sobre la inminencia de la reestructuración de la deuda de Grecia llegaban a su punto culminante; y, por último, la puesta bajo vigilancia negativa de la deuda estadounidense por parte de S&P. Los analistas veían al Ibex camino de los 10.000 puntos. Pero la campaña de resultados empresariales en Estados Unidos vino al rescate y las subidas se han sucedido sin solución de continuidad. También en Wall Street, donde los índices han vuelto a marcar máximos de los tres últimos años.

Este viernes, además de contar con buenos datos micro, hubo buenas referencias macroeconómicas, como los ingresos y gastos personales de marzo en Estados Unidos: los ingresos, que aumentaron en marzo algo más de lo esperado, mientras que los gastos se desaceleraron menos de lo estimado. Aunque otros datos fueron algo peores, como el indicador de confianza de los consumidores que elabora la Universidad de Michigan y que mejoró menos de lo estimado: de los 69,6 puntos a los 69,8, cuando los analistas esperaban que llegara a los 70. Y débil dato industrial también: el índice de gestores de compras de Chicago bajó de los 70,6 puntos hasta los 67,6.

Todos estos datos, al igual que los resultados, cotizaron al alza en Wall Street, lo que ayudó al cierre en positivo en los mercados europeos.

Aumento de la inflación en la zona euro

El Ibex-35 cerró la sesión con una revalorización del 0,10%, dando un último cambio en los 10.878,90 puntos. El indicador tocó mínimos de la jornada en los 10.806 puntos a las diez y media de la mañana y los máximos a las dos de la tarde cien puntos por encima.

En el resto de Europa, el resultado de la sesión fue muy similar: el peor fue el Cac 40 francés, que cerró plano, y el mejor, el Dax alemán, que avanzó algo más de medio punto porcentual.

Las referencias más importantes que traía la sesión en Europa eran de inflación y paro. En la zona euro, los precios subieron un 2,8% interanual en abril, una décima más de lo esperado, mientras que el paro se mantuvo en el 9,9% en marzo. La M3, que mide la liquidez circulante en el sistema, subió un 2,3% interanual en marzo, una décima más de lo estimado. Esta referencia es importante, dado que es muy seguida por el Banco Central Europeo para tomar sus decisiones sobre los tipos de interés. En España, mal dato de paro: la tasa de desempleo subió del 20,33% hasta el 21,29% en el primer trimestre, por encima del 20,65% que esperaban los analistas. Y mientras, los precios en España suben a un ritmo del 3,8%. Además, las ventas minoristas cayeron en España un 8,6% en marzo, frente al descenso del 4,9% que esperaban los analistas consultados por Bloomberg. En Alemania, las ventas minoristas también se comportaron peor de lo esperado: bajaron un 3,5%, cuando los economistas esperaban una mejora del 1,4%.

La deuda española obvió la agenda macro española: la prima de riesgo de España bajó hasta el 2,05%, porque el interés de los bonos a diez años cayó hasta el 5,29% desde el 5,38% de este viernes.

El buen comportamiento de un puñado valores hizo posible que los malos datos macro publicados en España quedaran en segundo plano.

Por su importante peso en el Ibex, fue fundamental el apoyo de Telefónica, que ganó un 0,41%, mientras que el Santander ganó un 0,24% y BBVA, un 0,05%. Repsol, al menos, no se puso en contra y cerró la sesión en tablas. Iberdrola, por su parte, apenas cayó un 0,03%.

Mapfre fue el valor más rentable de la sesión, con una revalorización del 1,29%. A continuación, OHL, que ganó un 1,13%. Acerinox y ArcelorMittal remontaron con ganancias de algo más de un 0,6%.

Sacyr Vallehermoso sufrió el mayor castigo de la sesión: retrocedió un 2,21%, hasta los 8,53 euros. A continuación, Telecinco, Criteria y Ebro, que cedieron más de un 1%. Estas dos últimas empresas presentaron este viernes sus cuentas del primer trimestre. Criteria obtuvo un beneficio neto de 369 millones de euros, lo que supone un incremento del 8% respecto al mismo periodo de 2010. La compañía alimentaria, por su parte, obtuvo un beneficio neto de 32,16 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un descenso del 20,2% respecto al mismo periodo del año anterior, que incluía el negocio lácteo, vendido a Lactalis. Excluido este negocio, el beneficio neto en gestión continua subió un 9,6%.

Algo mejor les fueron las cosas a las compañías de fuera del Ibex que habían presentado resultados antes del cierre de la jornada. Sobre todo a Metrovacesa, que se apuntó un 5,83%, convirtiéndose en el mejor valor de la jornada. La compañía obtuvo un beneficio neto atribuible de 8,9 millones de euros frente a las pérdidas de 8,2 millones del mismo periodo de 2010. También Renta Corporación presentó sus cuentas este viernes. Y con éxito en Bolsa, dado que ganó un 1,96%. Tavex, por su parte, avanzó un 1,30%. Biosearch fue el peor valor de la sesión, con un descenso del 3,70%.