Drástica reforma laboral

UGT y CC OO piden a Rajoy que reflexione tras las protestas

Asegura que en muchas empresas de servicios han procedido a rebajar los sueldos de los trabajadores

MADRID Actualizado:

Los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han enviado un mensaje al Gobierno para decirle que todavía está a tiempo de rectificar la reforma laboral que ha aprobado. En rueda de prensa para presentar la constitución de la Plataforma Social para la defensa del estado de bienestar, ambos líderes han subrayado que las manifestaciones de ayer en contra de la reforma laboral han sido las más importantes de la democracia.

Toxo espera que el Ejecutivo "lea bien" el mensaje de lo que ocurrió en 57 ciudades españolas y "evite" al país la escalada de movilizaciones que puede producirse si mantiene el "sostenerla y no enmendarla". Según ha manifestado, le hubiera gustado anunciar que ha recibido la llamada del Gobierno para abrir un proceso de negociación, pero ha dicho que "no es el caso, aunque está a tiempo" porque la situación de España es grave. Por ello, ha sugerido al Gobierno que durante su trámite parlamentario abra en paralelo una mesa de negociación con patronal y sindicatos para llevarlo después como enmienda al Congreso.

El líder de CC OO cree que la reforma puede "enmendarse" en varios escenarios, a partir del próximo día 8, cuando se convalida el decreto, si se abre el proceso de introducir enmiendas, ya que hay posibilidades de modificar su contenido. En este sentido, ha dicho que ya se han reunido con los diversos grupos parlamentarios y ha anunciado que el jueves lo hará también con el PP.

Al igual que declaró ayer, ha reiterado que el objetivo de los sindicatos no es sacar "cuanta más gente a la calle" sino buscar soluciones, "si es posible concertadas", para los ciudadanos, pero que si se cierran puertas, como lo ha hecho el Gobierno con el decreto, la movilización está justificada. Tanto para Toxo como para Méndez es preferible introducir enmiendas al texto como lo que ocurrió en 2002 cuando tras la huelga general el Gobierno tuvo que modificar la reforma laboral que había aprobado el Parlamento.

Afluencia masiva

Méndez ha opinado que las multitudinarias manifestaciones de ayer reflejan un doble sentimiento por parte de la opinión pública: el de la inseguridad que tienen los ciudadanos, pero no su resignación, "la gente quiere participar y coprotagonizar un modelo de lucha contra la crisis más justo y equilibrado", ha sentenciado.

El líder de UGT se ha referido al "grandísimo alcance" de las movilizaciones no sólo en las grandes ciudades, una afluencia que puede considerarse "de las más altas de la historia de la democracia española". Ha insistido en que en la reforma hay mucha "injusticia, desequilibrio y ninguna armonía", por lo que ha pedido al Gobierno que reflexione porque ante una situación "difícil" como la actual, hay que poner "cauces" para trabajar unidos y no "a golpe de decreto".

En su opinión, imponer una reforma por decreto cuando el propio Gobierno reconoce que no se va a notar en los próximos meses ha sido "una desgraciada decisión" y lo lógico sería que durante su tramitación en el Parlamento se buscara una fórmula que le devuelva "un cierto equilibrio y armonía". La reforma lleva "frustración" a los ciudadanos, "pero es una frustración activa", ha subrayado Méndez.

Respecto a la convocatoria de una huelga general ha dicho que los sindicatos determinarán qué hacer cuando el Gobierno "hable".