MERCADOS | MADRID

Grecia impide los 8.900 puntos

El Ibex cierra la sesión prácticamente plano, con una subida del 0,03%

CRISTINA VALLEJO
MADRID Actualizado:

Grecia a punto de quebrar y el Ibex atacando los 8.900 puntos, un nivel que no veía desde finales del mes de octubre. Así estuvo el selectivo durante toda la jornada. El indicador tocó máximos de la sesión en los 8.921 puntos pasadas las diez de la mañana. Y a ese nivel se acercó dos veces más: a las dos y a las cuatro de la tarde. El selectivo español, además de lidiar con Grecia, se enfrentaba al aumento de la prima de riesgo de la deuda española, que subía desde los 310 hasta los 323 puntos básicos, con el interés del bono a diez años encareciéndose desde el 5,06% hasta el 5,20%. En cambio, la prima de riesgo de la deuda italiana se mantuvo estable, con la rentabilidad de sus bonos en el entorno del 5,6%. También se mantuvo la de la deuda alemana por debajo del 2%. ¿Por qué este castigo especial a la deuda española en la sesión de hoy? Según Eric Wand, estratega de renta fija de Lloyds Bank, se debe al aumento de la oferta de bonos a diez años, puesto que el Tesoro español realizó una emisión sindicada sorpresa de 4.000 millones de euros, para la que obtuvo una demanda que duplicó la oferta. Normal que aumentara la prima de riesgo, pero también mejora la liquidez. Es una buena señal que implica que hay apetito inversor por la deuda española. Como las empresas, el Tesoro español también está aprovechando la estabilidad del mercado para captar dinero, por si empeora la situación en los próximos meses. Por eso, éste era un factor que no tenía por qué frenar al Ibex.

Lo que de verdad pesaba era la incertidumbre sobre la situación de Grecia, los continuos retrasos para aprobar el acuerdo que abra la puerta al segundo rescate. No fue el domingo, ni el lunes, ni el martes.

Y, al cierre de la sesión del miércoles sólo sabíamos que el primer ministro griego, Lukas Papademos, estaba reunido con los líderes de los tres partidos que forman la coalición de Gobierno, el del Pasok, que sigue siendo Yorgos Papandeu, el de Nueva Democracia, Antonis Samaras, y el del ultraderechista LAOS, Yorgos Karatzaferis. Una de las medidas que más controversia han suscitado es la reducción del 22% en el salario mínimo de 751 euros, que podría extenderse a los trabajadores del sector privado con sueldos superiores a esa cantidad. Y también los recortes de las pensiones.

La reunión comenzaba a las cinco de la tarde, pero parece que en el último tramo de la sesión las ilusiones sobre un acuerdo se desvanecieron, porque el Ibex-35 se desinfló desde los 8.900 puntos hasta los 8.849,30 puntos, es decir, sus mínimos de la sesión. No cerró en rojo por la mínima. Pero el Dax alemán y el Cac 40 francés sí terminaron la jornada con un ligero recorte. Y el Eurostoxx 50. Aunque el Ftse Mib de Milán logró cerrar la jornada con una revalorización del 1,08%. Fue la excepción.

Posiblemente los inversores optaron por replegarse en Bolsa ante la posibilidad de que los partidos no dieran su visto bueno a los recortes que impone la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea). Así, en declaraciones a Bloomberg, Michael Woolfolk, de Bank of New York Mellon, explicó: "Grecia, sus dirigentes y su pueblo no van a aceptar ningún acuerdo a menos que exista un resquicio de esperanza de retorno al crecimiento".

Además, otro de los motivos que desembocó en esa corrección de los avances vino del Banco Central Europeo, sobre el que se especuló ('The Wall Street Journal' lo publicaba por la mañana) que podría haber comprometido su participación en el rescate griego aceptando una quita en los bonos helenos que tiene en balance. Pero, por la tarde, se desvanecía ese rumor: según trascendió, el Banco Central Europeo aún no habría decidido poner de su parte en el rescate griego. Tampoco lo descarta.

Tras el cierre de la sesión, se anunciaba que los ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán mañana a las seis de la tarde. ¿Será para sancionar el acuerdo al que llegarían los políticos griegos o para presionarles para que firmen ya el rescate con las condiciones impuestas? Además, la reunión tendrá lugar pocas horas después de la reunión ordinaria de política monetaria del Banco Central Europeo, en que se prevé que su presidente, Mario Draghi, mantenga los tipos de interés.

ArcelorMittal, el mejor de la jornada

Aunque las Bolsas sí flaquearon al final, el euro no lo hizo y terminó la sesión por encima de 1,325 unidades.

En el selectivo español, ArcelorMittal lideró los avances, con una revalorización del 4,32%. A continuación, Sacyr Vallehermoso, que sumó un 3,02%. CaixaBank, Gas Natural y FCC fueron los valores que ganaron más de un punto porcentual.

Entre los grandes valores, el mejor fue Repsol YPF, que se apuntó un 0,51%. Iberdrola, por su parte, ganó un 0,36%. Pero Santander y Telefónica se dejaron un 0,34%, mientras que BBVA perdió un 0,47%.

Gamesa fue el peor valor de la sesión, con un recorte del 1,48%, después de que se publicaran los resultados de su competidora danesa Vestas, que perdió 166 millones de euros el año pasado. Tras conocerse esas cifras, los títulos de la danesa se desplomaron casi un 14%. BME, y Acerinox perdieron más de un punto porcentual. Mapfre, que presentó hoy resultados, terminó la jornada con un recorte del 0,35%.

Fuera del selectivo, el peor valor fue Fersa, que retrocedió un 8%. Tavex fue el mejor valor, con una revalorización superior al 10%.

En el Eurostoxx 50, el mejor fue Enel, que ganó un 5,39%. A continuación, ArcelorMittal. Entre los bancos, buenos resultados bursátiles para Intesa SanPaolo, Unicrédito, Deutsche Bank y BNP Paribas. Uno de los mayores castigo fue para Sanofi después de presentar sus resultados.

Los índices de Wall Street abrieron en verde, pero los índices pronto se dieron la vuelta. En Estados Unidos no había referencias macroeconómicas de relevancia. Pero sí las hubo en Europa. En primer lugar, la balanza comercial de Alemania. Aunque tuvo más superávit de lo esperado en diciembre, bajo esa buena noticia se esconde otra que no lo es tanto: las exportaciones cayeron un 4,3%, por encima del 1% que esperaban los analistas, síntoma de que sus clientes lo están pasando mal. Y, posiblemente, también los propios alemanes, porque sus importaciones bajaron un 3,9%, cuando los analistas esperaban un crecimiento del 0,8%.

En el mercado de materias primas, caída para el precio del barril de Brent, hasta los 116 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se mantenía sobre los 98 dólares. El oro, en el último tramo de la jornada cayó de los 1.750 dólares hasta los 1.735.