Movilizaciones en la calle

El Gobierno seguirá con las reformas pese a las protestas

El PSOE asegura que la reforma se ha hecho sólo pensando en los empresarios

SEVILLA Actualizado:

La jornada de movilizaciones en 57 ciudades contra la reforma laboral del Gobierno ha provocado una cascada de reacciones entre los dirigentes políticos. La respuesta del Ejecutivo ha sido clara y concisa. Respetan las manifestaciones pero seguirán con las reformas.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno: "Esta reforma laboral es justa y buena para España. Si no lo pensáramos así no la hubieramos hecho pero es necesaria. Si queremos que España crezca y cree empleo, hay que hacer esto que hemos hecho", ha señalado antes de sentenciar: "Así lo creo, así lo siento y así se lo digo a todos los españoles", ha dicho en el XVII Congreso del PP en Sevilla.

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno: "Desde luego el Gobierno respeta el derecho de manifestación, que es un derecho constitucional y todo el mundo tiene derecho a expresarse y como Gobierno, pues desde luego, lo que nos corresponde es trabajar y hacer las reformas necesarias para que este país pueda crecer y crear empleo, y a ésa es la tarea a la que está dedicado el Gobierno".

Soraya Rodríguez, portavoz parlamentaria del PSOE en el Congreso: "Participamos en la manifestación porque nuestro partido está al lado de los ciudadanos y contra la reforma laboral del PP, que se ha hecho pensando solo en los empresarios. Los derechos de los trabajadores están en juego".

Cayo Lara, coordinador federal de IU: "La reforma laboral es el ataque más brutal contra los derechos de los trabajadores en todo el proceso democrático de España. La reforma laboral da todo el poder a los empresarios y estrangula y quiebra la negociación colectiva y deja a los trabajadores al albur de la empresa. Tenemos que parar esta locura del PP".

Tomás Gómez, secretario general del PSOE en Madrid: "Esta manifestación es una movilización mayoritaria de trabajadores en contra de una reforma laboral que significa que los empresarios han ganado por goleada gracias a la acción del señor (presidente del Gobierno, Mariano) Rajoy y del Gobierno del Partido Popular. Es necesario defender los derechos de los trabajadores conseguidos durante más de 30 años que tanto esfuerzo y tanto sacrificio ha costado, intentando evitar así que, de un plumazo, se tire para atrás".