mercados | madrid

Sin dramatismos: adiós a la 'AAA' francesa

El Ibex salva la jornada en positivo pese a las rebajas generalizadas de Standard & Poor's a varios países

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una fecha que no trae buenos augurios. Pero la jornada pintaba bastante bien por la mañana. Los índices de renta variable europeos mantenían la inercia positiva de la sesión anterior, alimentada además por una subasta de deuda italiana, la primera de bonos del año, que aunque sin el brillo de la española del jueves, se saldó con éxito.

En la agenda macroeconómica de la sesión europea contábamos además con la publicación de la balanza comercial de Europa correspondiente al mes de noviembre y tuvo más superávit del esperado: parece que un euro más débil ayuda a las exportaciones del Viejo Continente, lo que puede reducir la dimensión de la recesión que ya está a las puertas.

Así las cosas, el Ibex-35 se acomodaba por encima de los 8.500 puntos. A los índices de renta variable europeos les ayudaba también la fuerte corrección de las primas de riesgo. La de España caía por debajo de los 325 puntos básicos en la apertura. La de Italia, hasta los 460 puntos básicos. Y el euro, por su parte, intentaba la reconquista de 1,29 dólares.

Pero a última hora de la mañana comenzó a correr el rumor de que la agencia de calificación crediticia Standard & Poors anunciaría en algún momento del día, bien después del cierre de las Bolsas europeas, bien después del cierre de Wall Street, la rebaja del "rating" de varios países europeos, entre ellos, Austria y Francia. Ambos perderían su matrícula de honor, su "AAA". Una noticia que no debería sorprender a nadie, dado que se lleva especulando con ella desde el verano pasado. Quizás esos insistentes y periódicos rumores fueron los que provocaron que la prima de riesgo de Francia, aunque subió una vez estallaron los rumores, tampoco es que se fuera por las nubes: si comenzaba la sesión más o menos en los 120 puntos básicos, la terminó en los 130. Tocó máximos en los 135. El tipo de interés del bono a diez años sólo subió del 3,04% al 3,07%.

Las primas de riesgo de España y de Italia también se vieron afectadas por los rumores sobre la inmediata actuación de S&P: la de España subió hasta niveles de 345 puntos básicos. La de Italia llegó por un momento a superar los 500 puntos básicos, aunque cerró la sesión por debajo de los 490. Eso sí, al final de la sesión se conoció la noticia de que la cámara de compensación LCH elevó las garantías requeridas para invertir en deuda italiana, lo que seguramente penalizará al país a partir del lunes. También la posible rebaja del "rating" de España, Portugal e Italia en dos escalones, según publicaba el diario francés "Les Echos".

Aunque hubo un lógico repunte de las rentabilidades de los bonos periféricos, no hay que olvidar que la prima de riesgo de éstos se vio perjudicada por la caída del interés del bono alemán a diez años desde el 1,83% hasta el 1,76%. El rumor de que Alemania estaba excluida de las amenazas de rebaja de su calificación provocó una huida hacia la calidad que, en el Viejo Continente, está monopolizada ya por Alemania. Junto a Alemania, sólo parecían a salvo Holanda y Finlandia.

Desplome del euro

Pero el único refugio de verdad es el dólar. Por eso, uno de los principales efectos de la filtración sobre las intenciones de S&P fue un verdadero desplome del euro, que bajó desde 1,287 unidades hasta 1,262, aunque, al cierre, recuperó posiciones de manera marginal hasta 1,267 dólares.

Contra Europa también cotizó el fracaso de las negociaciones entre la banca y Grecia sobre la dimensión de la quita. Y esto es importante porque bloquea la recepción del segundo rescate y aboca al país a un impago total, a la bancarrota.

En las Bolsas el efecto fue fulminante. Cuando comenzó a circular el rumor, a eso de las tres de la tarde, el Ibex cayó desde los 8.525 puntos hasta tocar mínimos de la jornada pasadas las cuatro de la tarde en los 8.368 puntos. Pero fue capaz de recuperar posiciones para dar un último cambio en los 8.450,60 puntos, lo que supone un avance del 0,28%. El selectivo español fue el único de entre los grandes europeos que terminó la sesión con ganancias.

Síntoma de que la noticia estaba hasta cierto punto descontada fue el hecho de que el Cac 40 francés apenas cediera un 0,11%. El Ftse 100 británico y el Dax alemán terminaron la sesión con pérdidas de alrededor de medio punto porcentual.

Los datos económicos que se publicaron en Estados Unidos tuvieron un tono mixto: por un lado, la balanza comercial tuvo más déficit de lo esperado en noviembre, quizá por la fortaleza del dólar, que merma las exportaciones. La buena referencia vino del consumidor americano: el indicador que mide su confianza y que elabora la Universidad de Michigan subió desde los 69,9 puntos hasta los 74, cuando se esperaba que se quedara en los 71,5 puntos.

Wall Street tampoco pudo tomarse muy bien el buen dato de confianza porque los resultados de JP Morgan no fueron muy satisfactorios: ése era el valor que más caía en el Dow Jones.

Repunte de los bancos

En el mercado español, los bancos fueron los valores más rentables. El que más subió fue CaixaBank, que se apuntó un 2,40%, seguido del Popular, que se apuntó un 2,36%. Santander y BBVA también se colocaron entre los valores que más subieron: ganaron un 1,21% y un 1,07%, respectivamente. Bankia también cerró al alza: ganó un 0,76%, mientras que Bankinter subió algo más de medio punto porcentual.

Sabadell fue la excepción: sufrió un descenso del 2,11%: la entidad propondrá en una junta extraordinaria una ampliación de capital de hasta un 43%, lo que le permitirá mejorar su fortaleza ante la futura integración de la CAM. Entre los valores al alza, también IAG, Dia y Amadeus, que subieron más de un 2%.

Técnicas Reunidas fue el valor más castigado, con un descenso del 2,28%. Pero hubo valores defensivos, como Grifols, Endesa o Ebro que sufrieron caídas importantes de entre un 1,5% y un 1,9%. FCC, Enagás y Gamesa también perdieron más de un punto porcentual.

Fuera del selectivo, Fergo Aisa fue el valor que más cayó, con un recorte del 11,76%, seguido de Baviera, que bajó más de un 5%, y de Urbas y Banco de Valencia, que perdieron más de un 4%. En el otro lado de la tabla, dos inmobiliarias: San José, que ganó un 6,71%, y Quabit, que subió un 5,88%.

En el Eurostoxx 50, el peor valor fue Volskwagen, que retrocedió un 2,17%. Munich Re, Deutsche Boerse e ING también perdieron más de un 2%. En verde, siguen aguantando los bancos, con BNP Paribas y Deutsche Bank a la cabeza. En el mercado sigue calando la idea que transmitió el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que opina que ahora hay más estabilidad financiera. Y, además, las entidades están a la espera de la próxima subasta de liquidez a tres años del BCE con las arcas llenas de bonos que utilizar como colateral