mercados | madrid

El crudo marca el son

El Ibex se deja un 1,1% y cae hasta los 10.600 puntos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los analistas más políticamente incorrectos advertían desde hace muchos días de que en Libia lo que de verdad se estaba cocinando era una intervención de la OTAN o, en su defecto, de las tropas estadounidenses. Los marines americanos ya están frente a las costas del país norteafricano. Ahora la duda está en si finalmente intervendrán, cómo lo harán y cómo será acogida la noticia en el resto de los países del área. Sobre todo en cómo responderá Irán. Porque Arabia Saudí ha sido, tradicionalmente, un aliado de Occidente.

Lo que está claro es que el mercado cotizó que la crisis geopolítica se agravará, se alargará y se extenderá. Y que ello se traducirá en más inflación y menos crecimiento económico. El mensaje del presidente de la Reserva Federal norteamericana, Ben Bernanke, alertando sobre los peligros inflacionistas, metió miedo de verdad. Por eso, las referencias con las que se despertaban las Bolsas del Viejo Continente eran bastante preocupantes: el Dow Jones había salvado por los pelos el nivel de los 12.000 puntos el día anterior y el índice Nikkei de Tokio sufría su mayor caída de los últimos seis meses.

El Ibex-35 comenzaba la sesión con una caída muy vertical y perdía los 10.600 puntos. De hecho, marcaba sus mínimos intradiarios en los 10.577 puntos al filo de las diez de la mañana, tras conocerse que el paro en España había crecido en 68.300 personas en febrero. Está claro que no gustó el dato. Además, hay que tener en cuenta que el Ibex-35 era el indicador que más caía, posiblemente también porque el ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Kenneth Rogoff, afirmó en una conferencia en Madrid que España tendrá inevitablemente que pedir un rescate.

Los analistas de Axa, mientras, pusieron fecha al rescate de Portugal: lo pedirá a lo largo de este mes de marzo. La agencia de calificación crediticia S&P también cree que habrá rescate y condiciona el mantenimiento de la calificación de deuda en el nivel actual dependiendo de las condiciones de ese rescate. Parece que está poniendo el foco en la reunión que los mandatarios comunitarios mantendrán el 25 de marzo donde se tratará la flexibilización del rescate. Aunque la subasta de deuda y la recompra de bonos que realizó el Tesoro luso no fue demasiado mal. No tensionó los tipos en el secundario. Todo lo contrario. El interés del bono portugués a diez años se relajó levemente hasta el 7,46%, lo que supone una prima de riesgo respecto al alemán del 4,26%; mientras que el tipo de interés del bono español bajó hasta el 5,32%, lo que supone una prima de riesgo del 2,13%.

El selectivo español rebotó ligeramente desde sus mínimos intradiarios, pero otro elemento se interpuso en su camino: los precios de producción de la zona euro, que subieron un 6,1% interanual en enero, cuatro décimas más de lo previsto por los analistas consultados por Bloomberg. Una noticia que da más munición a los temores a una próxima subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo. Mañana mismo celebra el BCE su reunión ordinaria de política monetaria. El mercado estará muy pendiente de lo que diga Trichet. Y, mientras, el euro se reforzaba con respecto al dólar hasta recuperar y superar de nuevo el nivel de 1,38 dólares por euro, pero aún parece no tener la suficiente fuerza como para alcanzar 1,40 dólares, aunque, según comentan los analistas de CMC Markets, el presidente del BCE emitirá un discurso más agresivo, aunque su margen de maniobra es reducido por los problemas de la periferia de la zona euro. Es posible, según CMC, que el dólar recupere posiciones si el informe de empleo americano del viernes es positivo.

El Ibex, el peor índice del Viejo Continente

El selectivo español estuvo, entre la publicación de este dato y las dos y cuarto de la tarde probando el soporte de los 10.600, que parecía funcionar. A las dos y cuarto de la tarde se publicaba la referencia más importante de la sesión: el informe de empleo privado de la agencia ADP, que fue mucho mejor de lo esperado. En febrero se crearon 217.000 puestos de trabajo en Estados Unidos, más de los 180.000 previstos por los analistas, y más de los 189.000 que se crearon en enero, según el dato revisado al alza.

Buenos augurios para los datos oficiales sobre el mercado de trabajo que se darán a conocer el viernes: los analistas esperan que el informe recoja que durante el mes de febrero se hayan creado 190.000 empleos no agrícolas y que la tasa de paro aumente una décima, hasta el 9,1%. Este dato permitió al Ibex recuperar posiciones y superar la cota de los 10.700 puntos. También hacía posible que los indicadores de Wall Street comenzaran la sesión con subidas. Pero el selectivo, al final, cerraba la jornada por debajo de los 10.700 puntos. También los índices de Wall Street aflojaban mientras los índices del Viejo Continente daban los últimos cambios. Y todo porque el precio del crudo volvía a repuntar. Normalmente, los informes de empleo son los que marcan la pauta en los mercados, pero en los últimos tiempos, el que lleva la batuta es el petróleo.

El barril de Brent, que durante toda la sesión estuvo rondando los 114 dólares, al cierre de la sesión europea se cambiaba por algo más de 116 dólares. En Estados Unidos, el barril de West Texas se comercializaba por 101 dólares. El oro, refugio por excelencia, no paró su carrera alcista en todo el día, marcando niveles récord rozando los 1.440 dólares por onza. Aunque, como señalan los expertos de CMC Markets, otros ganadores del vuelo a la calidad son el franco suizo y la plata.

El Ibex daba un último cambio en los 10.643,80 puntos, lo que supone un retroceso del 1,10%. Con ello, fue el peor índice del Viejo Continente. Mañana, atención al mensaje del BCE y a los 10.580 puntos del Ibex. El Cac 40 francés perdió un 0,81%, el Dax alemán, medio punto porcentual, mientras que el Ftse 100 y el PSI-20 de Lisboa, un 0,35% y un 0,18%, respectivamente. El Ftse Mib de Milán, mientras, subió un 0,05%.

En el selectivo, sólo media docena de valores cerraron la sesión con subidas. Técnicas Reunidas fue el más rentable, con una revalorización del 1,55%, seguido de Sacyr Vallehermoso, que ganó un 0,92%. Indra y Repsol avanzaron alrededor de un 0,85%, mientras que Acerinox y Gamesa se apuntaron un 0,74% y un 0,30%, respectivamente. Mapfre fue el peor valor del Ibex, con un recorte del 2,66%, seguido de Grifols, que perdió un 2,33%. Entre los peores se situaron algunos de los grandes, como Iberdrola o el Santander, que cedieron alrededor de un 1,6%. Telefónica, por su parte, retrocedió un 1,41%. BBVA se comportó algo mejor, aunque también retrocedió más de un 1%.

Fuera del Ibex, la inmobiliaria Quabit fue el valor más rentable, con una revalorización de casi un 8%, seguida de Enel Green Power, Vidra y Urbas, que ganaron más de tres puntos porcentuales. La Seda, con un retroceso del 7,29%, Montebalito, con un descenso del 6%, y Nyesa, con caídas de un 5,76%, fueron los valores que más perdieron.