ESPAÑA ANTE LA CRISIS

La Caixa tendrá el 81% de Caixabank, el nuevo banco en que se convertirá Criteria

El 19% restante quedará en manos de los actuales accionistas minoritarios de Criteria, que con este cambio se convierte en uno de los principales grupos bancarios de España

BARCELONA Actualizado:

La Caixa tendrá el 81% de Caixabank, el nuevo banco en que se convertirá Criteria, tras la decisión de la primera caja catalana de 'bancarizar' su negocio, según han avanzado fuentes financieras conocedoras de la operación. El 19% restante de Caixabank quedará en manos de los actuales accionistas minoritarios de Criteria, que con este cambio se convierte en uno de los principales grupos bancarios de España.

La operación se instrumenta a través de un intercambio de activos, de manera que La Caixa traspasa a Criteria, a partir de ahora Caixabank, la mayoría de sus participaciones industriales y se queda a cambio las oficinas, la plantilla de La Caixa y el negocio bancario de la entidad de ahorro, tal y como permite la nueva ley de cajas. Habrá excepciones: el 5% de Telefónica y el 13% de Repsol, al ser considerados activos susceptibles de venta. De hecho, en el caso de Telefónica el paquete ha variado a menudo en la historia de la caja en función de sus intereses financieros.

Caixabank nacerá con un "core capital" estimado del 10,9 %, que le permitirá cumplir las nuevas exigencias del Gobierno. En un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad financiera ha explicado que ese "core capital" o capital básico -calculado conforme a las actuales normas de solvencia, denominadas Basilea II- será posible gracias a una emisión de hasta 1.500 millones de euros en bonos necesariamente convertibles en acciones y a la falta de inmuebles adjudicados hasta el momento.

La entidad financiera presidida por Isidro Fainé sotiene que asegurará la emisión de bonos que realizará Criteria, que se distribuirá a través de sus oficinas. Esta operación tiene el objetivo de "reforzar la estructura de recursos propios" de Caixabank, de acuerdo con las nuevas exigencias de capital. Para las entidades financieras cotizadas, el mínimo de "core capital" exigido estará en el 8%, un porcentaje que se podría elevar al 9% o al 10% en el caso de cajas que no coticen, que no tengan presencia de inversores privados o que capten en los mercados mayoristas más del 20% de sus activos.

Según ha explicado La Caixa, con las nuevas normas de solvencia Basilea III (que no entrarán en vigor hasta 2013), su "core capital" seguirá siendo superior al 8%.

La Caixa seguirá sin cotizar en bolsa

El nuevo Caixabank se quedará, además de todo el nuevo negocio bancario de La Caixa, todo el negocio asegurador y las participaciones en los bancos internacionales: el banco austríaco Erste Bank (10%), el Bank of East Asia (BEA) de Hong Kong (15%), el portugués BPI (30%), el francés Boursorama (20%) y el mexicano GF Inbursa (20%); entre otros.

La Caixa, que seguirá existiendo, retendrá las participaciones en Gas Natural Fenosa (35%), Telefónica (5%), Repsol (13%), Abertis (24,6%), Agbar (24%), BME (5%) y Port Aventura, entre otros, cuyos dividendos servirán para mantener la actividad de la obra social y de la fundación, de manera que aunque se 'bancariza' el negocio se mantiene el espíritu de las cajas de ahorros que siempre ha animado a la entidad.

La Caixa seguirá sin cotizar en bolsa, a pesar de que Caixabank sí que lo hará, y los accionistas de Criteria deberán ratificar estos acuerdos en una junta extraordinaria que se convocará próximamente. Este cambio en la segunda mayor caja de ahorros de España será determinante para lo que haga el conjunto del sector de entidades de ahorro del Estado, según han señalado diversas fuentes económicas y gubernamentales consultadas.