La Bolsa compra el acuerdo (otra vez)
Imagen del parqué madrileño. / Efe
mercados | MaDRID

La Bolsa compra el acuerdo (otra vez)

El selectivo español cierra hoy en los 8.818 enteros, a la espera del segundo rescate

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los mercados compraban desde por la mañana que el Eurogrupo, es decir, la reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro, aprobaría el segundo rescate de Grecia por valor de 130.000 millones de euros, así como los términos bajo los que se concederían estos nuevos préstamos, la posible contribución de los bancos centrales y el canje de bonos con el que los acreedores privados asumirían parte del coste de salvar al país de la quiebra.

A los mercados les fue posible ir de menos a más. La convicción respecto a que habría acuerdo respecto a Grecia fue creciendo a medida que pasaban los minutos. En esta ocasión, ni analistas ni los líderes políticos jugaron, como en otras, a rebajar las expectativas de éxito. Todo lo contrario. Algunos de los reunidos en Bruselas, con sus declaraciones, contribuyeron a alimentar el optimismo. Por ejemplo, el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que aseguró que esperaba el acuerdo sobre el segundo rescate. “Me gustaría asumir que podemos concluir las negociaciones hoy. Los griegos han cumplido muchos de los esfuerzos preparatorios que les habíamos pedido. Tenemos que concluir hoy, no hay más tiempo que perder”, afirmó Juncker a la entrada de la reunión del Eurogrupo.

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, expresó además su confianza en que el Eurogrupo desbloquee el segundo rescate de 130.000 millones y aseguró que ya se había llegado a un acuerdo sobre el 90% del paquete. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, apuntó: “Aún tenemos algo de trabajo que hacer. Pero tengo confianza”. Y, mientras, Evangelos Venizelos, ministro griego de Finanzas, explicaba: “Estamos preparados para concluir hoy este largo proceso sobre el programa de asistencia financiera a Grecia, y también para iniciar oficialmente el camino de la participación del sector privado”. “Soy optimista, pero ahora necesitamos una aprobación política clara de la eurozona”, añadió.

Pero el otro 10% que quedaba por negociarse o por acordarse tenía mucho que ver con la soberanía que está dispuesta a perder Grecia a cambio de no ir a la quiebra. Posiblemente por eso, ya desde por la mañana, el columnista del Financial Times Wolfgang Münchau, titulaba su artículo: “Grecia debe quebrar si quiere democracia”. Efectivamente, Alemania quiere que Grecia ceda soberanía fiscal en varios ámbitos. Y el ministro holandés se manifestó en los mismos términos: al afirmar que la clave del acuerdo serán los mecanismos de control que se establezcan sobre Atenas. ¿Pasará otra vez Grecia por el aro?

Una vez que el Eurogrupo haya aprobado la liberación del rescate por al menos 130.000 millones de euros, Grecia presentará su oferta de reestructuración de deuda, que supondrá el canje a los inversores privados de alrededor de 200.000 millones de euros en bonos que pasarán a valer la mitad. El 8 de marzo sería el último día para acudir a esa oferta de canje, para un par de días más tarde, ejecutarse. Hasta ese momento, habrá otras citas, como el 1 y el 2 de marzo, cuando se celebrará el consejo europeo, en que los líderes del Viejo Continente darán su visto bueno al segundo rescate griego, o la votación en el Parlamento alemán al respecto. A finales de mes, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G-20 se reunirán en México para discutir el aumento de los fondos del FMI, algo que podría producirse si la zona euro incrementa la capacidad de su fondo de rescate.

Por eso, aunque se aprobara el rescate de Grecia, aún hay citas por delante que pueden ocasionar problemas y volatilidad en los mercados.

Pero hay muchos analistas optimistas. Por ejemplo, Peter Garnry, de Saxo Bank, quien, en declaraciones a Bloomberg, explicó: “El interés de la mayoría de los países es que se mantenga la Unión Europea y el euro. Creemos que habrá un acuerdo y que China desempeñará un papel estabilizador para Europa, porque es uno de sus principales mercados”.

Por eso, el Ibex-35, por ejemplo, cerró la sesión en sus máximos intradiarios. Dio un último cambio en los 8.818,10 puntos, lo que supone una revalorización del 1,86%. El selectivo español fue el más rentable de toda Europa, con permiso del griego que, de haber estado subiendo más de un 2% durante la sesión, la terminó ganando apenas medio punto porcentual. ¿Eran los flecos que quedaban por negociar demasiado importantes como para que la Bolsa helena subiera con tanta alegría?

Tras el Ibex se situó el Dax alemán, que ganó un 1,46%. También el Ftse Mib de Milán se apuntó más de un punto porcentual. El Cac 40 francés ganó un 0,96%, el Ftse 100 británico, un 0,68% y el PSI-20 de Lisboa, de un 0,45%. En el selectivo español, sólo Enagás terminó la sesión en rojo: retrocedió un 0,10%. Y, en verde, los que más ganaron fueron valores cíclicos, como Mediaset, que rebotó casi un 4%. A continuación, Sacyr Vallehermoso y Técnicas Reunidas, que se apuntaron más de un 3%. ArcelorMittal, por su parte, ganó un 2,90%. Y también FCC, Abengoa, Ferrovial y OHL avanzaron más de un 2%.

También destacó el comportamiento del sector financiero. En él, el más rentable fue BBVA, que ganó un 2,90%. CaixaBank y el Santander, por su parte, se apuntaron un 2,53% y un 2,37%, respectivamente. Atrás se quedaron el Sabadell y Bankia, que se apuntaron un 0,27% y un 0,81% por ese orden. Entre los grandes, buen comportamiento para Iberdrola, que ganó casi un 2%. Telefónica se apuntó un 1,57% y Repsol, un 1,38%.

Fuera del selectivo, Renta Corporación fue el principal protagonista, con una revalorización de más de un 25%. A continuación, Sniace, Prisa y Urbas, que avanzaron más de un 5%. Inypsa fue el valor que más cayó, con un recorte del 6,75%. Codere y San José se dejaron más de un 5%. Codere, como consecuencia de la multa de 115 millones de euros a la que la justicia italiana le ha condenado.

La buena marcha de los valores cíclicos se debió, en parte, a las noticias de China. Los expertos hacía tiempo que llevaban esperando medidas de expansión monetaria en el país. Y llegó este fin de semana: la autoridad monetaria decidió rebajar en 50 puntos básicos el requerimiento de reservas que tienen que atesorar las entidades financieras del país, una medida que entrará en vigor el día 24 de febrero. El objetivo es que circule más el crédito y, así, se deje de enfriar la economía.

Alto precio del crudo

Además, esta política ha provocado que el precio del crudo se mantuviera alto. El barril de Brent, de referencia en Europa, permanecía por encima de los 121 dólares. Pero detrás de la fuerte subida del precio del crudo continúa estando Irán. El Gobierno de Teherán anunció el domingo la suspensión de las exportaciones a Francia y al Reino Unido, un gesto simbólico, porque ambos países ya habían suspendido sus compras. Todos estos problemas han provocado que JP Morgan haya afirmado que el precio del crudo podría alcanzar los 135 dólares el barril próximamente.

También subieron el cobre y el oro. La onza de este último metal subió desde los 1.720 dólares hasta los 1.734 dólares. En el mercado de deuda, las primas de riesgo se redujeron. La de España, desde los 332 hasta los 319 puntos básicos. El interés de los bonos españoles a diez años bajó del 5,25% hasta el 5,15%. El interés de los bonos alemanes a diez años, mientras, subió del 1,92% hasta el 1,96%. La prima de riesgo de Italia bajó del 3,65% hasta el 3,51%, con el interés del bono a diez años bajando desde el 5,57% hasta el 5,47%.

El euro registró una fuerte subida: avanzó desde 1,3160 unidades hasta 1,3245 unidades, también como consecuencia de las esperanzas renovadas sobre Grecia. La moneda única comunitaria registró su mayor avance de las dos últimas semanas en su tipo de cambio con el dólar. Y, mientras, Wall Street, ausente. La Bolsa de Nueva York permanecía cerrada por la celebración del día de los presidentes.