mercados | madrid

Amargo final de trimestre

El Ibex se deja un 1,45% y cae hasta los 10.500 puntos

CRISTINA VALLEJO
MADRID Actualizado:

Sesión de temores bancarios que, en esta ocasión, sí se trasladaron a la evolución de la deuda soberana española. Por un lado, no es ninguna buena noticia que, finalmente, se haya roto el Banco Base y que la CAM haya pedido ayuda al Estado. No da buena imagen al exterior e introduce incertidumbres sobre lo que sucederá tanto con la CAM, la caja de ese SIP que más problemas tiene, como con las otras tres entidades (Caja de Extremadura, Cajastur y Caja Cantabria).

Por otro lado, el mercado también estaba nervioso por las pruebas de solvencia del sistema financiero irlandés, que se esperaba se publicaran minutos antes del cierre de la sesión. A ello se suma el más que probable rescate al que se tendrá que enfrentar Portugal, cuyos bonos están distribuidos por toda Europa y muy en particular en España. Aunque las entidades que más sufrieron en el Eurostoxx 50 fueron las italianas: Intesa SanPaolo cayó más de un 4%, mientras que Unicredito se dejó más de un 3%. El mercado percibe una débil capitalización de la banca trasalpina, por lo que existe el riesgo de ampliaciones de capital, tal y como anunció la cuarta entidad del país. En España, Bankinter fue el peor banco de la sesión, con un descenso del 3,74%. A continuación, Popular y BBVA, con retrocesos de casi un 3%. Santander y el Sabadell, mientras, retrocedieron más de un 2%.

Posiblemente, como consecuencia de las nuevas dudas que se ciernen de nuevo sobre el sistema financiero español, el interés del bono a diez años subió hasta el 5,30%, con lo que el diferencial saltó hasta rondar el 1,95%. Y podría haberse ampliado todavía más. Menos mal que el interés del bono alemán subió hasta el 3,35%, aupado por el dato de inflación de marzo de la zona euro, que subió un 2,6%, dos décimas más de lo esperado por los analistas, lo que abona el terreno a Trichet para que dentro de justo una semana suba los tipos de interés. Eso sí, el coste de los seguros contra el impago de España subían más de 16 puntos básicos, hasta los 234 puntos.

El interés del bono luso se dispara

Más grave fue lo que sucedió en Portugal. El interés del bono a diez años subió hasta el 8,40% desde el 8,10% de la sesión anterior, con lo que el diferencial se disparaba por encima del 5%. El cinco años subió desde el 9,13% de la sesión anterior hasta el 9,59%; mientras que el dos años se disparó desde el 8,02% hasta el 8,77%. O en Irlanda. El interés del 10 años subió desde el 10,10% hasta el 10,22%; el del cinco años, desde el 10,75% hasta el 11%; y el dos años, desde el 9,52% hasta el 9,86%.

Según han determinado las pruebas de solvencia a las que se ha sometido las entidades irlandesas, las cuatro principales entidades necesitan una inyección de capital que asciende a 24.000 millones de euros. El Banco de Irlanda, del que el Estado ya posee un 36%, necesita 5.200 millones más; el Allied Irish Bank, que tiene una participación estatal del 49,9%, necesita 13.300 millones; el EBS, que está completamente nacionalizado, requiere 1.500 millones; y Irish Life, 4.000 millones. El Gobierno irlandés se ha propuesto una profunda reestructuración de su sistema financiero, tras conocer los resultados de las pruebas de solvencia de cuatro entidades.

En el gráfico del Ibex 35 se observa una fuerte caída coincidiendo con la publicación de los estrés test. El indicador, que se movía en el entorno de los 10.625 puntos marcó sus mínimos intradiarios en los 10.466 puntos justo a las cinco y media de la tarde. Pero fue cuestión de brevísimos minutos porque, al cierre, dada un último cambio en los 10.576,50 puntos, lo que supone un descenso del 1,45%. El selectivo español fue el peor índice de la sesión, seguido del Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 1,24%. El PSI-20 de Lisboa, mientras, perdió un 1,34%. La Bolsa irlandesa, mientras, se dejó un 0,41%. El resto de los indicadores del Viejo Continente también cerraron la sesión con descensos. El Dax alemán fue el mejor, con un recorte del 0,22%.

Los grandes bancos europeos se comportaron muy mal en el Ibex. Pero hubo dos valores que aún lo hicieron peor: Telecinco, que retrocedió un 4,85%, y Acciona, que perdió un 4,71%. FCC también se colocó entre los peores valores de la sesión, con un descenso del 2,44%. También BME, con un descenso del 2,52%. En el otro lado de la tabla, sólo cuatro valores del Ibex cerraron en positivo: Acerinox y Gamesa, que subieron poco más de un 0,3%, mientras que Ebro ganó un 0,24%. Abengoa también se salvó de las pérdidas, pero apenas pudo avanzar un 0,04%. Sacyr Vallehermoso, que anunció una ampliación de capital de 200 millones de euros a través de bonos convertibles, cerró la sesión con un retroceso del 2,02%.

El Ibex-35 pone un final amargo al trimestre

El Ibex-35 puso un final amargo a un trimestre que, por lo demás, podemos calificar de bueno. En él, el indicador subió un 7,28%, con Sacyr Vallehermoso en cabeza, con una fuerte ganancia de casi un 74%. A continuación se colocó Acciona, que ganó un 44,68%. Gamesa, Mapfre, Abengoa y Criteria rondaron el 27% de rentabilidad. Apenas cinco valores del Ibex despidieron el trimestre con descensos: Amadeus y Técnicas Reunidas, con retrocesos de dos dígitos, mientras que ACS y ArcelorMittal cayeron más de un 5% y Telecinco, un 1,85%. Pese a que la deuda española sufrió una recaída, lo cierto es que en el primer trimestre del año, el diferencial ha mejorado de manera sustancial: desde niveles del 2,67% que marcaba a mediados del mes de enero, hasta el 1,94% en que se situaba ayer.

Además del dato de inflación, en la zona euro se publicaban más referencias, como las ventas minoristas de Alemania, que cayeron por sorpresa, mientras que su tasa de paro bajó dos décimas en marzo, hasta el 7,1%, cuando los analistas esperaban un descenso de sólo una décima. En Estados Unidos, el paro semanal fue peor de lo esperado y el dato de la semana pasada se revisó a la baja. Dato negativo también en los pedidos de fábrica, que retrocedieron un 0,1% en febrero, cuando los analistas esperaban un avance del 0,5%. En cambio, el índice de gestores de compras de Chicago fue mejor de lo previsto: se contrajo menos de lo esperado. La Bolsa americana oscilaba entre los números rojos y los verdes en el último día de un trimestre que prometía convertirse en el mejor primer trimestre desde 1998. En el caso de España, era el mejor primer trimestre desde 2006. En el mercado de materias primas, fuerte subida para el barril de Brent, que se comercializaba por algo más de 117 dólares, mientras que el barril de West Texas volvía a superar el nivel de los 105 dólares. Mientras, el oro alcanzaba máximos anuales muy cerca de los 1.440 dólares por onza.