mercados | madrid

Alcoa, Japón y las materias primas hunden las bolsas

El Ibex-35 cierra la sesión con un retroceso del 0,86%, para dar un último cambio en los 10.784,50 puntos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ya lo advertía Jesús de Blas, de Crédit Agricole-Mercagentes, la semana pasada: los mercados descontaban buenos resultados, especialmente en Estados Unidos, por lo que había que estar pendiente ante cualquier posible decepción. Durante los tres primeros meses del año ha habido varios elementos que han podido desestabilizar las cuentas de las compañías: por ejemplo, la subida del precio de las materias primas, pero también la dramática depreciación del dólar. Estos dos factores estuvieron detrás de la decepción propinada por las cuentas del gigante del aluminio Alcoa porque, si bien los beneficios lograron superar las expectativas de los analistas, no ocurrió lo mismo con las ventas. Probablemente, la depreciación del dólar, moneda en la que obtiene sus ingresos, y la apreciación de muchas de las otras divisas, en las que tiene sus costes, fueron parte del problema. Y, por el lado de los costes, el incremento del precio de las materias primas, que el mercado duda que esté siendo capaz de trasladar a sus productos finales. Lo cierto es que, en la apertura de la Bolsa de Nueva York las acciones de la empresa bajaban más de un 5%.

En España, Alcoa tuvo sus réplicas, con ArcelorMittal como mejor exponente, dado que retrocedió un 2,92%. Acerinox, mientras, se dejó un 1,13%.

En general, no fue un buen día para las materias primas. Un informe de Goldman Sachs advirtiendo de una corrección de los precios a corto plazo fue suficiente argumento para recoger beneficios. Porque las materias primas pueden caer por una eventual reducción de la demanda que pueda provocar un crecimiento económico más débil. Aunque el aumento de la aversión al riesgo provocada por el agravamiento de la calificación de la crisis nuclear japonesa hasta el nivel de la de Chernobil también jugó su parte. Y, por último, que, finalmente, el encarecimiento de las 'commodities' provoque un enfriamiento de la actividad económica, según alerta el Fondo Monetario Internacional. De ahí que el precio del crudo, en solo dos días, acumulara la mayor caída de los cinco últimos meses.

En el caso del barril de Brent, de referencia en Europa, de los 127 hasta los 120 dólares; y en el caso del barril de West Texas, desde los 112 hasta los 106 dólares. Descensos también para el oro y la plata, que retrocedieron más de un 1%, al igual que el cobre. Pero las materias primas agrícolas bajaron todavía más: el algodón, un 3,4%; el trigo, un 4,2%.

Confianza en la deuda española

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar se mantuvo por encima de 1,44 unidades. Pero el yen se reforzó, al igual que el franco suizo, también por el incremento de la aversión al riesgo. De hecho, el interés del bono alemán bajó del 3,49% hasta el 3,44%. También bajó el interés del bono español del 5,24% hasta el 5,19%, mostrando la renovada confianza de los inversores en la deuda española, sobre todo después de que China reafirmara su compromiso con España y sus cajas. Con la bajada del interés de ambos bonos, el de referencia y el español, la prima de riesgo se mantuvo en el 1,74%. En el resto de las deudas periféricas se mantuvo también estable, pese a que este martes volvieron a saltar analistas advirtiendo de próximas reestructuraciones de deuda en Grecia, Irlanda y Portugal. Este martes lo dijo PIMCO, que se planteaba: "Es muy probable que necesitarán reestructurar la deuda. La pregunta es cómo hacerlo sin contagiar a España y otros países y, por tanto, sin provocar un verdadero caos".

En la zona euro conocimos datos definitivos de inflación correspondientes al mes de marzo. De acuerdo con lo previsto, en Alemania subieron un 2,1% interanual. En España, un 3,6%, en línea también con lo anticipada. La referencia más importante del día era el índice de confianza en la economía alemana y de la Unión Europea, el Zew. En su capítulo germano batió las expectativas de los analistas en la evaluación de la situación actual, pero no así en la evaluación del sentimiento económico, lo mismo que sucedió con la situación de la zona euro.

En el Reino Unido, la inflación se situó en el 4%, cuatro décimas por debajo de lo esperado lo que, junto a la caída de las ventas minoristas, ayudó a que los temores a próximas subidas de tipos se disiparan, provocando una corrección en la libra.

En Estados Unidos, la referencia principal fueron los precios de importación del mes de marzo, que subieron más de lo esperado, en una clara importación de inflación por parte del exterior. Mientras tanto, la balanza comercial del mes de febrero fue más deficitaria de lo esperado por los analistas. Y eso que contaban con la ventaja de un dólar débil. Peor dato fue el indicador que mide la confianza de los pequeños negocios, que se deterioró por sorpresa en marzo.

Pero las que pesaban en contra del mercado americano eran las compañías ligadas con las materias primas. La apertura a la baja de la Bolsa de Nueva York fue un argumento más para que los índices europeos engordaran sus descensos.

Madrid, a la cabeza de los parqués europeos

En este contexto, hay que reseñar el buen comportamiento del Ibex-35, que fue el mejor índice europeo, con un retroceso del 0,86%, hasta los 10.784,50 puntos. Posiblemente, por el buen comportamiento de la deuda y porque apenas tiene exposición al sector de las materias primas. Pero, con todo y con eso, los 11.000 deberán esperar a mejor ocasión. El peor de todos los índices del Viejo Continente fue el Ftse Mib de Milán, con un retroceso del 1,55%, después de que Monte dei Paschi anunciara una ampliación de capital de 2.500 millones de euros. A continuación, el Cac 40 francés, con un descenso del 1,54%. El Ftse 100 británico perdió un 1,47% y el Dax alemán, un 1,42%.

En el selectivo español, junto a ArcelorMittal, entre los peores del índice se situaron Repsol YPF, que perdió un 3,03% y Técnicas Reunidas, que cedió un 2,82%, también relacionada con el sector de las materias primas. Por eso, fuera del mercado español se colocaron Tubos Reunidos y Tubacex, que sufrieron caídas de un 4,69% y de un 3,70%, respectivamente.

Endesa fue el otro valor que perdió más de dos puntos porcentuales. Gamesa y Ferrovial retrocedieron un 1,91% cada uno. Entre las peores compañías, también Grifols, en una clara recogida de beneficios tras el calentón de la jornada anterior.

Para el sector financiero, la de este martes era una sesión señalada, porque Banesto presentaba resultados. De acuerdo con lo previsto, la entidad vio deterioradas sus cuentas alrededor de un 20%, pero lo más alarmante es que el banco ha liquidado sus provisiones genéricas. Ha agotado ese colchón. Con todo, al cierre de la sesión se dejaba tan sólo un 0,13%. En el Ibex, lo hicieron peor otras entidades financieras, como el Santander, que perdió un 1,06%, o como BBVA, que perdió un 0,97%, o el Popular, que retrocedió un 0,62%. El Sabadell, mientras, perdió un 0,13%, pero Bankinter fue el segundo valor más rentable de la jornada, con una revalorización del 2,48%, sólo por detrás de IAG, que vivió una sesión de respiro por la caída del precio del crudo. Al cierre, la aerolínea avanzaba un 3,90%, para dar un último cambio en los 2,53 euros.

En el mercado continuo, a la aerolínea sólo le ganó Vértice en rentabilidad. Convenció con la presentación de sus perspectivas. En el Ibex, OHL, Inditex y BME completaron la lista de valores en verde dentro del selectivo.