La apertura de empresas en España cuesta más que en el resto del mundo - efe
informe del banco mundial

España, el país desarrollado donde más se tarda en abrir un negocio

En Canadá o Francia la duración media es de entre 7 y 9 días mientras que en nuestro país el plazo se alarga hasta los 61

patricia morales
madrid Actualizado:

En plena crisis económica, abrir un negocio en España no resulta fácil. En un informe elaborado por el Investing Across Borders, promovido por el Banco Mundial, y en el que se analizan las economías de 87 países, España es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el que más tiempo se tarda en abrir una empresa, ya se trate de la filial de una compañía extranjera o de una firma nacional.

Según el informe, se necesitan 13 procedimientos y 61 días para establecer una empresa en nuestro país por parte de una compañía extranjera. Se trata del procedimiento más largo de los países con ingresos altos de la OCDE y el más largo en el cómputo global de los analizados por el Banco Mundial.

Los plazos no son muy inferiores para los emprendedores españoles, que precisan unos 47 días de media para crear una empresa, frente a los 13 de media en los países de ingresos altos de la OCDE, según los datos del BM.

La inversión extranjera, perjudicada

El informe señala que requisitos como abrir una cuenta bancaria, obtener permisos municipales o registrarse con la seguridad social son los más largos y los que más retrasan la apertura de un nuevo negocio en España. El registro comercial de una compañía de nueva creación tiene una plazo de 15 días de media, algo que contrasta con los procedimientos de otros países en los que se puede realizar este trámite a través de internet.

En líneas generales, el informe menciona que la existencia de leyes «excesivamente restrictivas y obsoletas» en muchos países son un impedimento para atraer inversión extranjera directa. Janamitra Devan, vicepresidente de Desarrollo del Sector Privado y Financiero del Banco Mundial, mencionó en un comunicado que «la inversión extranjera directa es crítica para el desarrollo de los países, especialmente en tiempos de crisis económica» como los actuales. Devan indicó que la inversión extranjera ayuda a crear nuevos empleos y estimula la competencia, además de mejorar el acceso de los ciudadanos a bienes y servicios.