Posibilitum exige a Kirchner 1.100 millones por el «caso Aerolíneas»

Los compradores de Marsans presentan una demanda contra el Ejecutivo argentino

MADRID Actualizado:

Golpe de efecto de Posibilitum, empresa propietaria de Viajes Marsans, después de meses de gestión «in extremis» marcados por la solicitud de liquidación anticipada del grupo turístico y del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por el 65% de su plantilla. La sociedad presidida por Ángel de Cabo, que adquirió Marsans el pasado mes de julio, ha presentado ante el Banco Mundial al Gobierno argentino 1.100 millones de dólares (807,26 millones de euros) el memorial de la demanda por la expropiación de Aerolíneas Argentinas en diciembre de 2008, según ha podido saber este periódico de fuentes cercanas a la operación.

El bufete de abogados King & Spalding entregó el pasado 25 de septiembre el documento contra la administración de Cristina Fernández Kirchner. La sociedad tasadora LECG fue la encargada de valorar la indemnización por daños y perjuicios de la nacionalización de las aerolíneas, que se produjo cuando Gerardo Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual aún dirigían el operador turístico. El procedimiento, que afronta ahora el periodo de alegaciones, deberá resolverse antes de finales del próximo año.

La última palabra le corresponde al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), institución del Banco Mundial encargada del arbitraje de las inversiones internacionales. Posibilitum confía en que un dictamen favorable permitiría saldar las deudas de Grupo Marsans, denunciado recientemente por más de 60 compañías aéreas, incluidas seis españolas, por apropiación indebida de fondos.

Un balón de oxígeno

El rescate de Air Comet, que quebró el pasado mes de diciembre después de que un juez británico dictara una orden de embargo de 13 de sus aviones, se ha convertido en una de las prioridades del nuevo consejo de administración. De Cabo espera que, una vez liquidadas todos los compromisos de la compañía aérea, aún quedarán 500 millones en caja para saldar el resto de las deudas del grupo.

Con un saldo en caja de 700.000 euros y sin apenas activos para pagar la totalidad de sus deudas, Viajes Marsans está forzada a acudir a la compensación del Gobierno argentino, de ahí la magnitud de la demanda de Posibilitum, una de las diez primeras por cantidad reclamada que ha recibido el Ciadi en los más de cuarenta años de su historia.

Con esta operación, De Cabo pretende reflotar el «touroperador» decano y reanudar su actividad comercial, actualmente «nula», como han reconocido sus propios gestores. Hace unas semanas, incluso, Posibilitum reconoció que resultaba «inviable» reactivar la venta de viajes, por lo que solicitó ante el Juzgado Mercantil Número 12 de Madrid la liquidación anticipada de Viajes Marsans, con el fin de «salvaguardar» los intereses de los acreedores.

De Cabo avanza en el control de la totalidad del grupo matriz. Esta semana anunció la compra de Trapsatur y Trapsa, dos de los negocios filiales que Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual conservaron tras deshacerse de Marsans.