La construcción en España vuelve a repuntar
La construcción en España vuelve a repuntar - EFE

El empleo en la construcción toma otra vez altura, pese a la falta de relevo generacional

El sector supera de nuevo los 1,2 millones de ocupados, pero escasea el talento joven y cualificado

MadridActualizado:

El renovado impulso de la construcción en España ha traído consigo un aumento del número de trabajadores en este sector aunque se han producido muchos cambios en su perfil. Por un lado, se contrata más a los mayores de 60 años con experiencia que a los jóvenes de menos de 30, y por otro, se exige al nuevo personal una mayor cualificación y formación técnica.

Ya se han quedado atrás los años más duros de la crisis (2008-2012), cuando se destruyeron más de 1,3 millones de empleos en la construcción, lo que supuso un decrecimiento de la ocupación del 52,9%. Randstad, empresa de servicios de recursos humanos, ha presentado un análisis del sector de la construcción y su evolución durante la última década con los datos oficiales de la Encuesta de Población Activa (EPA). Dicho análisis confirma que la construcción vuelve a recuperar los 1,2 millones de ocupados, algo que no ocurría desde el segundo trimestre de 2012, hace seis años. La construcción da empleo a 1.215.200 trabajadores en España, un 5,5% más que en el primer trimestre del año. «Estamos muy lejos de los niveles alcanzados antes de la crisis, que no eran sostenibles», afirma a ABC Valentín Bote, director de Randstad Research. En su opinión, este sector «tendrá uno o dos años de buen recorrido, creciendo rápido, y se espera llegar a finales del 2019 con 1,4 millones de empleos». Aunque advierte que será un crecimiento «suave, nunca a doble dígito».

Madrid y Andalucía son dos de las regiones donde el sector de la construcción es más dinámico mientras que zonas como la Cornisa Cantábrica tiene muy poco movimiento, al igual que Baleares y Valencia. En términos absolutos, Cataluña, Andalucía y Madrid concentran el 47,3% de todos los ocupados del sector de la construcción. En concreto, Cataluña acoge a más de 211.000 trabajadores, seguido de Andalucía (191.000) y Madrid (172.000). En el lado contrario con el menor número de ocupados, se sitúan Navarra (18.900), Cantabria (16.300) y La Rioja (6.800).

Al analizar la incorporación de nuevos trabajadores en el sector uno de los datos más llamativos es su perfil. Por un lado, «con un grado de cualificación superior al de antes», subraya el responsable de Randstad. Se debe a que hay una exigencia mayor para cumplir las normativas existentes lo cual implica «que haya falta de profesionales». Pero otra característica de las nuevas contrataciones es que en el útimo año «ha crecido más el número de trabajadores con más de 60 años que los que tienen menos de 40. Los datos de la EPA reflejan que no se produce una renovación», señala a ABC Enrique Corral, director general de la Fundación Laboral de la Construcción. «En este repunte del último año se ha rescatado a gente del sector con mucha experiencia, que se quedó en el paro con 50 años, pero no hay incorporaciones de gente joven».

Grajera avisa que está creciendo el empleo de forma rápida y sin formación cuando se trata de un sector «que necesita tiempo para preparar bien a las personas, sobre todo en áreas como la de estructura»

Según los datos de la EPA los ocupados menores de 30 años presentan una tasa interanual de crecimiento del 7,1%, situándose en los 98.800 trabajadores, los cuales representan un 8,8% del total de los ocupados del sector. El grupo de ocupados en el sector comprendidos entre los 30 y 59 años tiene una tasa de crecimiento anual del 4,7%. Por último, los ocupados mayores de 60 años se incrementan en el sector un 7,9% con respecto al año 2016.

Para José Luis Grajera, vicepresidente de la Asociación Gestora de Viviendas (AGV), es muy preocupante que en este nuevo ciclo de crecimiento del sector exista «falta de formación técnica y la ilusión». Aunque los trabajadores puedan tener un nivel de cualificación superior al que existía hace uno años no implica que conozcan el oficio porque «en la construcción el oficial enseña al peón». Con la crisis, esa cadena se rompió y no se ha producido ese traspaso de conocimiento. Grajera avisa que está creciendo el empleo de forma rápida y sin formación cuando se trata de un sector «que necesita tiempo para preparar bien a las personas, sobre todo en áreas como la de estructura». Esta situación está produciendo una subida de los precios ya que al haber poco personal especializado, las empresas que pueden dar respuesta a lo que pide el mercado suben los honorarios.

El vicepresidente de AGV recuerda también que existe un exceso de demanda de obra ficticia porque los fondos de inversión «anuncian proyectos que no se pueden llevar a cabo en los plazos estimados». Por ese motivo espera que a finales de este año o en el primer semestre de 2019 se produzca «una racionalización de la construcción».

Nuevas tecnologías

Enrique Corral también ve un problema serio la falta de cualificación específica que se «va a agravar en los próximos años». Y recuerda que se ha producido una transformación tecnológica importante que afecta a la construcción. «Pasamos de trabajar sobre los palanos a una maqueta digital, un software que contiene mucha información y que se debe saber trabajar sobre ella. Eso implica que se encarguen cada vez más cosas prefabricadas y en la obra se produzca el samblaje».