RAÚL DOBLADO
RAÚL DOBLADO - Los expertos admiten que el primer comprador suele ser un vecino de la zona y el segundo un amigo o un familiar

Cinco consejos para vender rápido una vivienda

Una mala estrategia podría hacer que el inmueble languidezca y no cierres la operación tan rápido como habías pensado

Actualizado:

2018 está llegando a su fin y te has marcado el objetivo de vender tu vivienda antes de entrar en el nuevo año. Si vas a tratar de darle salida en el mercado a tu casa y quieres recibir ofertas a buen ritmo, es fundamental que enfoques correctamente el proceso. Una mala estrategia podría hacer que el inmueble languidezca y no cierres la operación tan rápido como habías pensado. Desde pisos.com, queremos darte algunos consejos para que realices una venta exitosa antes de las campanadas de 2019:

1. Precio competitivo – Todos los vendedores quieren extraer algo de beneficio ante una transacción de este tipo, por lo que pueden caer en el error de subir demasiado el precio de venta. Es cierto que el mercado ha remontado, pero los salarios no han subido a la misma velocidad. Debes buscar un equilibrio justo entre las ofertas similares de tu zona y el perfil de la demanda interesado. Es importante que estés dispuesto a hacer una rebaja y no te cierres en banda a la hora de negociar.

2. Cuidada presentación – Los compradores ya no se conforman con lo primero que ven. Una casa destartalada baja mucho el ánimo. No se trata de reformar la vivienda de arriba abajo, sino de presentarla de un modo que el comprador pueda ver su potencial. No pongas una cocina nueva, pero tira los electrodomésticos antiguos. Vacía el dormitorio y el salón de esos feos muebles heredados que solo comen espacio y acumulan polvo. Una mano de pintura nunca viene mal. En el baño, que todo este limpio.

3. Pagos al día – Uno de los aspectos que más desalienta a los posibles compradores es que el vendedor no esté al día de los pagos correspondientes. Es vital que se haya cumplido diligentemente con todas las mensualidades hipotecarias, que no haya recibos del IBI atrasados y que la comunidad de propietarios pueda certificar que se está al corriente de las cuotas ordinarias y extraordinarias. Con todo este papeleo listo, no solo ahorras tiempo, sino que también te ganas la confianza del futuro propietario.

4. Amigos y familiares – Antes de anunciar tu casa en los portales inmobiliarios, prueba a correr la voz entre tu círculo cercano. Los propios expertos admiten que el primer comprador suele ser un vecino de la zona y el segundo un amigo o un familiar, mientras que el tercero es ya un desconocido. Pide consejo a alguien de confianza para que te diga qué posibles fallos saltan a simple vista. Si el boca a boca no te funciona, recurre a la ayuda de un agente inmobiliario. Su profesionalidad será determinante.

5. Buscando alternativas – ¿Te has preguntado si necesitas vender realmente? Si necesitas el dinero porque vas a comprarte otra casa, es obvio que sí, pero si no tienes una necesidad urgente de liquidez, quizá deberías valorar la posibilidad de recurrir al mercado del alquiler. Las rentabilidades que proporciona la fórmula del arrendamiento son muy atractivas en estos momentos, sobre todo, si el inmueble está bien situado. Se trata de ingresos sostenidos en el tiempo que podrían completar tu sueldo.