Cinco argumentos para convencer al banco para que te conceda la hipoteca

Acceder a la financiación es una de las labores más complicadas al comprar una casa. Desde pisos.com te dan las claves para lograr el respaldo de las entidades financieras

MadridActualizado:

A no ser que se tenga la posibilidad de comprar una casa al contado, solicitar una hipoteca es el trámite por el que deben pasar obligatoriamente todos los que deseen convertirse en propietarios. Acceder a financiación es una labor compleja que requiere mucho esfuerzo y grandes dosis de planificación. Desde pisos.com te damos algunos consejos para elevar tu capacidad de persuasión ante las entidades financieras:

1. Cuanto más ahorro, mejor. La mayoría de los bancos respetan la proporción 80%-20%. Esto significa que el potencial comprador debe aportar la parte no financiada, que suele representar el 20% del cómputo total de la operación. Asimismo, otro punto a favor sería disponer de un 10% adicional para cubrir los gastos asociados al préstamo, desde los honorarios del notario hasta los impuestos aplicados a la compra de la vivienda, pasando por el coste de la tasación y las tareas realizadas por la gestoría.

2. Una vinculación fuerte. Seguro de hogar y de vida, tarjetas de crédito con gasto mínimo, un plan de pensiones… El catálogo de productos que ofrece la entidad sirve para elevar el nivel de compromiso del cliente, pero también para facilitar la obtención de un tipo de interés más atractivo o reducir el diferencial. Además, si se está dispuesto a vincularse mucho con la entidad es posible negociar un porcentaje de financiación algo mayor al habitual, algo que no aparece en las condiciones estandarizadas de una hipoteca, pero que surge durante la negociación personalizada con la oficina.

3. Capacidad de endeudamiento razonable. Los bancos sienten predilección por aquellos clientes que tengan un empleo estable derivado de un contrato indefinido, pero las condiciones laborales actuales no siempre van en esta línea. Es por ello que se debe convencer a la entidad de que cada mes se tendrán los ingresos suficientes para hacer frente a la cuota aportando documentación. En este sentido, el solicitante debe asegurarse de que la cuota de la hipoteca no va a superar el 30%-35% de sus ingresos netos mensuales.

4. La opción de los avalistas. La posibilidad de que los clientes cuenten con un avalista puede resultar imprescindible para acceder al préstamo. Esta figura tendría que hacer frente con su patrimonio en caso de impago. Este recurso ha caído en desuso debido a los problemas que suscitaron las ejecuciones hipotecarias en el pasado a estos avalistas. A día de hoy, es más común el hipotecante no deudor, que no compromete sus bienes presentes y futuros, sino que simplemente hipoteca un porcentaje del cómputo global de su vivienda.

5. Bien informados. Al margen de las posibilidades de negociación con las entidades bancarias, los clientes deben contar con información suficiente sobre su futura condición de hipotecados. Hay que estudiar la relación directa entre el porcentaje que se destinará al préstamo cada mes con el plazo de amortización del mismo, que ronda las tres décadas. Igualmente, hay que estar al día de las posibles comisiones que se aplican a esta clase de operaciones y de si conviene más una hipoteca variable o fija.