¿Imagina una casa en la que un sistema autónomo decida si es preciso regar las plantas?
¿Imagina una casa en la que un sistema autónomo decida si es preciso regar las plantas? - ÁNGEL DE ANTONIO

La casa del futuro se hace esperar

Innovaciones relacionadas con la domótica o la eficiencia energética van haciéndose hueco en las nuevas promociones pero siguen sin ser factores cruciales al cerrar una compra

FINANZAS.COMActualizado:

¿Se imagina una casa en la que las persianas bajen de forma automática cuando llueve para que los cristales no se manchen?, ¿en la que la puerta de entrada se abra con la huella dactilar o el móvil?, ¿en la que un sistema autónomo decida si es preciso regar las plantas en función de la humedad de la tierra? Éstas y otras muchas innovaciones son ya una realidad, tal y como señala el experto Fernando Rodríguez de Acuña, de Acuña y Asociados.

Sin embargo, su introducción en la vivienda española está siendo más lenta de lo que cabía esperar hace algunos años por diversos motivos. La primera razón es obvia: la crisis inmobiliaria vivida en nuestro país, que ha frenado dramáticamente la promoción de vivienda. Pero también el hecho de que sigan siendo otros factores los que resulten decisivos para comprar una casa, como el precio, la ubicación, la iluminación, los metros cuadrados o la distribución, según relata Karen Storms, directora de ventas internacionales de la inmobiliaria de lujo Lucas Fox.

Alfonso Gutiérrez, presidente de la Asociación Española de Construction Management, está de acuerdo: «La gente demanda fundamentalmente ubicación, vistas, un determinado tamaño. Cosas fundamentales. Al final, la tecnología la introduce el promotor no tanto por demanda sino por diferenciarse de la competencia y ofrecer un producto mejor».

En todo caso, el hecho de que actualmente no haya una gran demanda no quiere decir que el progreso se vaya a frenar, según Gutiérrez, quien pone el ejemplo de las televisiones planas. «La gente no las demandaba pero, una vez aceptadas, ya no había marcha atrás», recuerda. En ese sentido, «de cara a un medio plazo, ese tipo de innovaciones van a calar bastante», coincide Rodríguez de Acuña.

Lee la noticia completa en Finanzas.com