Hochtief excluye a los consejeros de ACS para armar su defensa ante la OPA

La constructora alemana quiere frenar a Florentino Pérez obligándole a comprar su filial australiana Leighton

CORRESPONSAL EN BERLÍN Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El consejo de supervisión de Hochtief, la tercera constructora del mundo, ha roto el principio de una voz y un voto al convocarse de espaldas a los consejeros de ACS, con el fin de pertrecharse frente a la OPA de sus accionistas españoles (29,9%).

Haciendo oídos sordos de la recomendación de otro de sus accionistas importantes, el fondo de riesgo Centaurus, fuentes cercanas reconocen que el propósito es "preparar la estrategia de defensa" frente a ACS, en lo que Hochtief ha buscado el asesoramiento de Goldman Sachs. Su primer ejecutivo, Herbert Lütkestratkötter, asegura defender así exclusivamente los intereses de sus accionistas.

Para ello se ha excluido a ACS de su consejo y se busca ahogar en el intento al grupo de Florentino Pérez, al forzarla a una compra subsidiaria en Australia. Hochtief ha solicitado a la autoridad bursátil australiana (ASIC) que fuerce a ACS a asumir también la compra de su filial participada, Leighton.

El director general de ACS, García Altozano, ya ha dejado claro no tener interés en ampliar directamente su participación en Australia, aunque Hochtief cree que regulaciones locales de la ASIC podrían obligar a ACS, si quiere proceder con la adquisición de la constructora madre de Essen. Éstas dicen que quien tenga más de un 20% en la empresa principal, representada en una compañía local, puede ser forzada a una OPA total, aunque esta situación ya se daba con la presente participación de ACS en Hochtief.

Leighton, que a 7.500 millones de euros cotiza al doble que Hochtief, ha buscado protegerse asimismo de la pelea excluyendo, a su turno, a los gestores de la empresa alemana, y anunciando que les limitará la información por temor a que sea empleada, de forma privilegiada frente a otros accionistas del grupo, en su estrategia contra ACS. En estos momentos, el 55% de Hochtief en Leighton vale ya tanto como el valor bursátil de todo el consorcio alemán.

Campaña contra la OPA

Entre las medidas previstas, Hochtief apuesta por una camapaña de movilización de la opinión, mientras sus empleados protestan casi a diario contra la OPA. Asimismo ha logrado la protesta proteccionista del partido Socialdemócrata y del ramo de la construcción, que manifiesta su preocupación por la oferta pública de adquisición española.

El presidente de la asociación de constructores, Michael Knipper, muestra al Financial Times Deutschland su "preocupación porque a nivel mundial, apenas quede algo de la industria alemana".

La OPA podría servir de ejemplo para otros grupos europeos que busquen oportunidades en Alemania: "Las empresas alemanas son vulnerables y pueden ser absorbidas debido a su débil base en el mercado y sus escasos réditos en el país".

Mientras Knipper acusa al ministro alemán de Economía, el liberal Rainer Brüderle, de dejar solos a los constructores del país en adversas condiciones, el jefe de la oposición, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, viaja a Essen a mostrar su respaldo y preocupada por el destino de la histórica constructora alemana.

El SPD teme que si la OPA de ACS sale adelante, siente precedente y legendarias empresas alemanas, con fragilidad en el mercado, queden a la merced de otras empresas europeas. "Todos queremos mercados abiertos", dice Knipper, "pero necesitamos las mismas condiciones de competencia en los mercados individuales".

Por el momento, Hochtief ignora el comunicado del fondo Centaurus, que ha prevenido a sus administradores contra movimientos como el australiano que "dañen el valor de la compañía" y dado por primera vez la pública "bienvenida a ACS". Patrick Bierbaum, jefe de inversiones del fondo aduce que "Hochtief vale más de que lo que muestra su cotización bursátil. Y sus directivos han sido incapaces de cerrar ese desfase".

En cambio el fondo de inversión Hermes parece secundar la vía proteccionista y su gestor, Hans Christoph Hirt, ha dicho temer que en caso de llevarse a cabo la OPA, Hochtief pueda quedar desvalorizada en Bolsa. Según afirma en Handelsblatt, Hermes sólo apoyaría OPAs en casos excepcionales en los que se prometan sinergias o ventajas estratégicas.