González ve probable que abaratar el despido «facilite la contratación»

A su juicio, la reforma laboral en sí «no crea empleo», porque los puestos se generan «cuando se crece»

EFE | MADRID
Actualizado:

El ex presidente del Gobierno Felipe González cree que el "abaratamiento del despido probablemente facilitará las cosas desde el punto de vista de la contratación".

En unas declaraciones a Televisión Española, González ha apuntado, no obstante, que, independientemente de los tipos de indemnización por despido, "nada ha impedido que hayan desaparecido dos millones de puestos" de trabajo, con mayor o menor coste para las empresas.

En su opinión, la reforma laboral es "imprescindible" en España, aunque ha advertido de que, a la hora de plantearla, hay que tener en cuenta que el aparato productivo de este país es distinto al de otros europeos, con una fuerte temporalidad en sectores como el turismo y la construcción en la economía española.

Además, ha considerado que aunque se aspire a aumentar la contratación indefinida, no se debería penalizar la temporalidad que tenga relación con actividades determinadas. Felipe González ha admitido que no conoce a fondo la propuesta del Gobierno para reformar el mercado de trabajo, pero sí cree que debe combatir la dualidad de éste.

En cualquier caso, ha recordado que la reforma en sí "no crea empleo", porque los puestos de trabajo se generan "cuando se crece", aunque cuando eso ocurra sí hay que estar preparados y contar ya con "un buen mercado laboral".

«España genera más empleo y destruye más empleo»

Además, ha destacado el hecho de que la economía española "genera más empleo que ninguna de las europeas en fase de crecimiento" del mismo modo que "destruye más empleo que ninguna" cuando decrece.

El ex jefe del Ejecutivo ha defendido, por otra parte, la congelación de las pensiones y ha admitido que él habría hecho lo mismo.

En otro momento de la entrevista ha hecho una férrea defensa hacia el sector de la construcción. "Nado contra corriente", ha admitido, al señalar: "tenemos una de las mejores industrias de la construcción del mundo, de las más eficientes del mundo".

No obstante, ha reconocido que "se han cometido excesos" en ese sector que han llevado a elevados crecimientos económicos pero también a que se haya "consumido" en viviendas "lo que no podemos ahorrar".