La desviación del IPC costará 2.472 millones en pensiones

La inflación alcanza en noviembre el 2,2%, frente al 1% que subieron las prestaciones en enero

MADRID Actualizado:

La inflación se ha situado en noviembre en el 2,2% en tasa interanual, una décima menos que el mes anterior, pero muy por encima de la estimación que el Gobierno utilizó para subir la nómina a los pensionistas el pasado mes de enero, un 1%.

De confirmarse este dato adelantado del IPC —para lo que habrá que esperar a que el INE publique el definitivo el próximo 15 de diciembre—, la Seguridad Social tendrá que compensar a ocho millones y medio de pensionistas por esta desviación lo que, según cálculos del Ministerio de Trabajo, tendrá un coste de 2.472 millones de euros para las arcas públicas.

Esta compensación se abonará en una paga, que se realizará en torno al 20 de enero, y cuya cuantía será del 1,2% de la prestación bruta que ha recibido el pensionista en 2010. Es decir, un jubilado con una pensión mensual de 700 euros, que multiplicados por catorce pagas dan 9.800 euros anuales, recibirá una compensación de 117,6 euros. El coste para las arcas públicas de esta paga será de 1.135 millones de euros.

Se consolida en la nómina

Además, esta compensación para evitar que los pensionistas pierdan poder adquisitivo se consolidará en la nómina para el próximo año 2011, lo que supondrá un coste adicional para la Seguridad Social de otros 1.337 millones de euros. Siguiendo con el ejemplo anterior, un pensionista con una jubilación mensual de 700 euros, cobrará a partir de enero 708,4 euros, es decir tendrá una subida mensual de 8,4 euros.

Trabajo explica que esta compensación que la ley exige para que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo significa a efectos prácticos que, pese a la congelación aprobada, algo más de cinco millones de pensionista verán incrementada su pensión a partir de enero un 1,2%, mientras las nóminas de los 3,3 millones de perceptores de pensiones mínimas, SOVI, pensiones no contributivas y prestaciones familiares subirán un 2,2%.

La congelación, por tanto, en lo que se traducirá es en que pase lo que pase con los precios en 2011, los pensionistas no tendrán ninguna compensación el año que viene, es decir perderán poder adquisitivo, y más cuanto más suba el IPC el próximo año.

Y respecto a la evolución de la inflación, el INE explica que la ligera reducción de la tasa interanual en noviembre, hasta el 2,2% frente al 2,3% de octubre, se explica porque los precios de carburantes y combustibles han subido en menor medida que en noviembre del pasado año 2009.