Decreto de Navidad

Industria no sabe qué hacer para solventar la insuficiencia crónica de los ingresos del sistema eléctrico

Actualizado:

El Ministerio de Industria no sabe qué hacer para solventar la insuficiencia crónica de los ingresos del sistema eléctrico y busca recónditos acomodos para evitar que el recibo de la luz se convierta en una espada de Damocles sobre la cabeza del Gobierno. Ahora, y para suavizar la necesaria subida de precios a partir de Año Nuevo, el ministro Sebastián se ha sacado de la manga un real decreto que echa por tierra gran parte de los acuerdos establecidos en 2009 con el sector. El listón del déficit de tarifa previsto para el próximo ejercicio se eleva en 1.000 millones con la supuesta pretensión de poder bajar los costes de acceso que son uno de los dos grandes vectores, junto al precio de la energía, que conforman la factura eléctrica. El Gobierno recorta además las primas fotovoltaicas por la vía de la limitación de horarios con el fin de ahorrarse 800 millones extra en subvenciones, al tiempo que hace pagar a las eléctricas otros 500 millones por planes de ahorro y eficiencia y por peajes de transporte eléctrico. El decreto de Nochebuena debería servir también para rebajar el «regalito» de esa subida del 10% anunciada en el recibo de la luz. A simple vista sería una buena noticia pero en todo caso el decreto de Noche Buena no es más que otra trampa en el solitario energético que maneja Sebastián.